10 estrategias para quemar grasas

El sedentarismo favorece la absorción de las grasas, por lo que, para combatirlas, tenemos que movernos. Salir a correr o caminar deprisa media hora al día nos ayudará a mantenernos activos.
10 estrategias para quemar grasas
Valeria Sabater

Escrito y verificado por Valeria Sabater el 22 Marzo, 2021.

Última actualización: 22 Marzo, 2021

Lo sabemos, quemar grasas no es fácil. Sin embargo, no es imposible. Ahora bien, la mejor manera de hacerlo es por fases, para no perder salud, sino todo lo contrario, ganar más. En este sentido, vale la pena preguntarse: ¿de qué serviría perder varios kilos de más en poco tiempo si luego no nos vamos a sentir bien y no podremos disfrutar a plenitud de bienestar en nuestra vida? ¿Vale la pena precipitarse y luego terminar bajo tratamiento médico por algún problema?

Estamos acostumbrados a las promesas de todas esas “dietas milagro”, pero es importante no dejarse llevar por ellas y buscar mejores estrategias para lograr los objetivos de forma saludable. ¿Te animas a conocer algunas a continuación? ¡Vamos a ello entonces!

Quemar grasas: un objetivo que conviene dividir en varias fases

Quemar grasa no es fácil. Sin embargo, es posible, y sin tener que descuidar la salud.

Batido activa metabolismo.

Ahora bien, a diferencia de lo que se suele pensar, perder peso y mejorar la condición física no se trata en absoluto de dejar de comer o de comer menos en general y pasar hambre. En realidad, se trata de integrar en nuestro estilo de vida todos aquellos hábitos que nos ayuden -de manera directa e indirecta- a sumar salud y ganar bienestar. Entre los principales, se encuentran una correcta alimentación y una buena rutina de ejercicios.

  • Jamás caigamos en el error de de saltarnos una comida, una cena o menos aún, un desayuno para perder peso “más rápido” porque eso puede acarrear diversas consecuencias para la salud, desde déficits nutricionales hasta problemas de salud más graves.
  • Tampoco debemos prestar atención a lo que dicen otros mitos, como que llevar una dieta hipocalórica o sin gluten es “lo ideal”, pues esto también puede acarrear múltiples consecuencias para la salud.

De hecho, lo único que conseguiremos saltándonos comidas es llegar con más hambre a la siguiente comida, lo que nos llevará a cometer excesos con mayor facilidad (¡y frecuencia!), aparte de afectar el metabolismo y hacer que la salud en general se resienta.

Para quemar grasas debemos evitar tomar medidas que puedan poner en riesgo la salud. Para ello, hay que tener siempre presente que no hay una receta mágica, solo esfuerzo, voluntad y sentido común. 

Para ayudarte, a continuación te revelaremos algunas claves para que vayas consiguiéndolo día a día. Pero recuerda, es importante que consultes con tu médico en primera instancia y sigas todas sus recomendaciones.

1. Sal a correr o a andar a paso rápido

Si no estás acostumbrado a correr, sería indicado que al menos salieras a andar a paso más bien rápido. Basta con que dediques a este ejercicio unos 20 minutos al día. Pero eso sí, hemos de ser constantes. No debemos hacer caso a los mitos que nos aseguran que una vez que dejemos de lado el deporte, el metabolismo seguirá funcionando de la misma forma que cuando nos movemos.

2. Muévete más

Es cuestión de ser conscientes de las horas en que te ves obligada a estar sentada o inactiva. Por ello, intenta siempre que puedas salir un poco de casa: pasear al perro, salir a comprar, pasear por el parque, usar las escaleras antes que es ascensor. Es, sencillamente, “cambiar un poco el chip“.

Chica subiendo escaleras trotando.

3. Cuida tu ingesta de proteínas

Así es, comer proteína magra en el desayuno y almuerzo por ejemplo, nos va a permitir tener más energía y, por ende, más ganas de movernos. Por lo tanto, vale la pena incrementar un poco el consumo de huevo, pechuga de pollo, pescados azules o yogur griego.

4. Aprovecha el toque de canela

¿Sabías que la canela ayuda a reducir el apetito y tiene la capacidad de acelerar el metabolismo? Así es, así que vale la pena hacerte una infusión al día, o incluirlo en tus yogures o en algunas de tus frutas. Pero ojo, aprovéchala siempre con moderación y asegúrate de revisar sus contraindicaciones para asegurarte de que no te ocasionará problemas.

5. Empieza el día con agua tibia con limón

Aunque no está demostrado científicamente si esto tiene un impacto directo en la pérdida de peso, puedes empezar el día con un vaso de agua tibia con el jugo de medio limón. Esta es una manera de hidratar tu organismo desde temprano y, en cierta medida, de obtener un extra de vitamina C. 

En un estudio se explica lo siguiente respecto la vitamina C:

“En el organismo actúa como antioxidante y como cofactor de sistemas enzimáticos, de manera que se ha demostrado su papel terapéutico en múltiples patologías. A pesar de esto, en la terapia de la obesidad los estudios recientes llevados a cabo son pocos y la mayoría están desarrollados en modelos animales…”.

6. Aprende a organizar tu tiempo

Es una clave fundamental. Lo ideal es que podamos distribuir diariamente nuestras responsabilidades cuidando así nuestros hábitos.

  • Tómate tiempo para desayunar, cumple tus ocupaciones laborales y familiares, pero haz tiempo para salir a correr o andar, tiempo para relajarte, para cocinar de modo saludable y sano.
  • Intenta siempre comer a las mismas horas y dormir entre 7 y 8 horas diarias, pues esto te ayudará a mantenerte activo con más facilidad y perder esos kilos de más que te mortifican.
Entrenamiento en línea a través de las redes sociales.
Muchas personas aprovechan las redes sociales para sacar provecho de su estado físico y mejorar su estado de salud.

7. Aprovecha el té verde

El té verde es rico en antioxidantes. Aparte, es una bebida hidratante y diurética, que puede ofrecer mucho más que cualquier refresco industrial.

  • Los estudios sobre el té verde no han sido concluyentes en su relación con la pérdida de peso, pero eso no implica que no sea una bebida saludable que podamos integrar a la dieta, con moderación.
  • Otros estudios apuntan a que esta bebida ayuda a estimular el tejido pardo, perder peso (y luego mantenerlo dentro de un rango saludable). Asimismo, consideran que su impacto es mucho más notorio cuando se incluye en un estilo de vida activo.

8. Comer pomelo

No existe evidencia científica que avale sus supuestas capacidades adelgazantes, aunque esto no quiere decir que se descarte el pomelo como posible aliado.

Esta fruta, rica en fibra y agua, es una buena aliada a la hora de perder peso porque ayuda a saciar el apetito, hidrata y previene la ansiedad por comer entre horas.

Hay quienes consideran que es ideal para tus desayunos, pero puedes disfrutarla cuando lo desees. La única recomendación que debes tener en cuenta es que, aunque su jugo es fácil de consumir, lo ideal es siempre tomar la pieza de fruta entera en una merienda. De esta manera, aprovecharemos al máximo el aporte de fibra.

9. Consumir más verduras crudas

Vegetales variados sin taurina.
No es posible hallar este aminoácido en los alimentos de origen vegetal, pero sí en carnes y lácteos.

Es lo mejor para tu día a día. Ricas ensaladas de hojas verdes, tomates frescos, zanahorias, apio, puerros… Todas ellas contienen una gran variedad de vitaminas y minerales, y aportan una buena cantidad de fibra (especialmente las espinacas, la lechuga y las ya mencionadas zanahorias). Pero recuerda, debes mantener la variedad en tu dieta siempre. No te “cases” con un alimento o una forma de comerlo, y disfruta de la variedad.

10. Sé constante, motívate día a día

No pierdas la esperanza, ni te vengas a bajo si ves que pasan las semanas y no ves un cambio radical en tu silueta.

Quemar grasas y perder peso toma tiempo y constancia. Y si bien hay etapas en las que parece que los kilos “desaparecen” con mayor facilidad, es normal que haya algunas etapas de “estancamiento”. ¡Paciencia! Tu médico y nutricionista te indicarán cómo debes actuar para que puedas seguir avanzando hacia tu objetivo.

Un modo excelente de motivarte es tomarte el tiempo para apreciar lo que has logrado (por pequeño que sea), y cómo ha mejorado tu bienestar. Asimismo, puedes aplicar estrategias varias en tu día a día para mantenerte positiva, una de ellas puede ser salir a hacer deporte al aire libre con tus amigas, tu pareja o un familiar.

Como has podido ver, seguir una dieta adecuada y procurar que en el día a día falte la actividad física, son dos medidas clave para quemar grasas y mejorar la salud de manera integral, pero estas deben estar en sintonía con las recomendaciones que te dé tu médico para que puedas sentirte bien y alcanzar tus objetivos. ¡Mejora tus hábitos y empieza a disfrutar ya de los beneficios! ¡Tú puedes!

Te podría interesar...
6 alimentos perfectos para quemar grasas
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 alimentos perfectos para quemar grasas

Algunos alimentos tienen nutrientes que ayudan a quemar grasas con más facilidad. ¿Los conoces? Te compartimos 6 buenas recomendaciones.



  • Avila, E. R. (2006). La Dieta Cetogénica. Revista Chilena de Epilepsia.
  • D. Dominguez Nuñez. (2010). Nutrición y ejercicio. Endocrinología y Nutrición.
  • Tierra Orta, J., & Algarra, J. C. (2009). EDUCACIÓN FÍSICA EN ALUMNOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES. Wanceulen E.F. Digital.
  • Zúñiga, R. (1997). El ejercicio y la salud, “La Caminata”, beneficios y recomendaciones. Revista Costarricense de Salud Pública.
  • National Institutes of Health. (2017). Suplementos dietéticos para adelgazar.