10 propiedades de las remolachas que debes conocer

Las remolachas son buenas para el estreñimiento, la presión arterial alta y el empeño deportivo. ¿En qué más puede beneficiarte su ingesta? 
10 propiedades de las remolachas que debes conocer
Maria Patricia Pinero Corredor

Revisado y aprobado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor.

Escrito por Yamila Papa Pintor

Última actualización: 12 julio, 2024

Llamativas, jugosas y con un inconfundible sabor. Estas son las características que más atraen de las remolachas. Pero, en los últimos años, también se valoran por los efectos tienen en el organismo y se están haciendo un hueco entre los alimentos imprescindibles en una dieta saludable.

Por un lado, aportan energía y nutrientes que el cuerpo necesita. En paralelo, contienen compuestos como las betalaínas y los nitratos, con posibles propiedades medicinales. Repasamos 10 razones por las que vale la pena disfrutarlas con mayor regularidad.

¿Cuáles son las bondades de las remolachas?

La remolacha o betabel se conoce desde hace siglos y ya era apreciada por griegos y romanos como producto medicinal. Hoy en día se consume en muchos lugares del mundo y se valora tanto por sus cualidades gastronómicas como por sus posibles beneficios para la salud.

Lo que está claro es que se trata de un alimento saludable y nutritivo, que se puede introducir en la dieta de gran parte de la población. En el marco de una alimentación adecuada, es positiva para el organismo. Y, por las propiedades que mencionamos a continuación, puede contribuir a un mejor estado de salud y bienestar.

1. Tienen un interesante aporte nutricional

La remolacha es fuente destacada de algunos nutrientes como los folatos, la fibra y el potasio. Por otro lado, aporta algo de vitamina C y de hierro, si bien no en una cantidad sobresaliente. Así, contribuye a mejorar la calidad de la dieta y a cubrir los requerimientos diarios de dichos compuestos.

2. Ayudan a bajar la presión arterial

La remolacha contiene potasio y nitratos, dos elementos que favorecen el control de la presión arterial y que pueden contribuir a bajarla (tanto en personas con valores normales como en hipertensos).

Estudios han concluido que beber un vaso diario de jugo de remolacha durante 4 semanas mejoraba los marcadores de presión arterial en personas con presión alta.

Asimismo, se sabe que el potasio juega un rol destacado en este aspecto. Una dieta con alimentos que aporten este mineral y con poco sodio ejerce el mismo efecto positivo en la circulación sanguínea.

3. Cuidan el sistema cardiovascular

Desde la Asociación Americana del Corazón apuntan que incluir remolachas en la dieta es un buen gesto para la salud del corazón. Este efecto es debido, en parte, a la capacidad de regular la presión arterial que acabamos de comentar. Además, los antioxidantes y otros compuestos cuidan la pared arterial y aumentan el flujo sanguíneo.



4. Apoyan la salud del cerebro

Los nitratos son buenos para la salud cardiovascular y también para la función cerebral. El aumento del flujo sanguíneo que provocan puede favorecer algunas de sus labores principales:

  • Memoria.
  • Toma de decisiones.
  • Rendimiento en pruebas cognitivas.

5. Previenen enfermedades no transmisibles

Según la misma Asociación Americana del Corazón, las remolachas contienen varios fitonutrientes con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y protectoras de la integridad celular. Como resultado, se puede decir que ayudan a reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas como:

  • Algunos tipos de cáncer.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Patologías neurodegenerativas.

6. Favorecen el rendimiento deportivo

Los nitratos presentes en la remolacha se descomponen en óxido nítrico, un elemento con distintas funciones relacionadas con el desempeño físico:

  • Tal como se puede leer en la revista Nutrients, ayuda a alargar el tiempo de actividad sin llegar a la fatiga (debido a un aumento en la absorción de oxígeno).
  • Según datos publicados en Food Science and Nutrition, la complementación de la dieta con remolacha parece ofrecer una mejora en los resultados deportivos y una reducción del dolor muscular.

Dada la variabilidad de los estudios, hay que añadir que el refuerzo sobre el rendimiento depende en gran parte del tipo de ejercicio, el estado de salud de la persona y su nivel de entrenamiento.

7. Son fuente de ácido fólico

Este es uno de los nutrientes más abundantes en las remolachas. El cuerpo necesita el folato (o vitamina B9) para producir material genético, como el ADN, y para la división celular.

También resulta de especial interés durante el embarazo. Las mujeres gestantes tienen que comer alimentos ricos en ácido fólico, junto con un suplemento adecuado (y recetado por un facultativo). El objetivo es la prevención de anomalías en el tubo neural de los bebés.

8. Apoyan el funcionamiento del sistema digestivo

Las remolachas tienen una acción positiva en este sentido porque son una buena fuente de fibra. Esta última favorece la formación del bolo fecal, su paso por el aparato gastrointestinal y su evacuación. Por lo tanto, su presencia en la dieta puede ser interesante para evitar el estreñimiento.

Por otro lado, como indican Gill, Rossi y otros autores, la fibra es clave para modular la composición y la actividad de la flora intestinal. Un buen estado de la microbiota tiene implicaciones en los trastornos gastrointestinales y en la salud en general.

9. Son buenas para el hígado

Los antioxidantes preservan las funciones de desintoxicación del hígado y lo protegen del daño que causa el estrés oxidativo. Además, una alimentación saludable, del estilo de la dieta mediterránea, junto con alimentos como la remolacha resulta esencial para reducir la acumulación de grasa hepática.



10. Son versátiles y fáciles de introducir en la dieta

Existen muchas formas y platos deliciosos de disfrutar de esta raíz, que aporta color, sabor y aroma a infinidad de platos. Se puede adquirir cruda o cocida y usarla para hacer recetas variadas:

Si se compran frescas, las hojas se aprovechan y se emplean de un modo parecido a las espinacas y las acelgas: salteadas, en caldos y en tortillas.

¿La remolacha ayuda a combatir enfermedades?

Las remolachas son saludables y nutritivas. Sus nutrientes y fitoquímicos afectan de manera positiva al cuerpo, pero en ningún caso tienen propiedades curativas ni milagrosas. Por esta razón, no es aconsejable tomarlas como una forma de tratar enfermedades.

Para tener una mejor salud, hay que implementar cambios que van más allá de la dieta y más allá de un alimento en concreto. De esta forma, sí que es posible minimizar el riesgo de sufrir condiciones como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión arterial y el hígado graso (entre otras).

¿Es mejor comer remolacha cruda o cocida?

Las remolachas se pueden comer de ambas formas. Quizás la práctica habitual es comprarlas cocidas, en envases al vacío o en conserva. Pero también es fácil ver remolachas frescas en algunas fruterías y mercados locales. Estas últimas sí que se pueden comer crudas, bien limpias y peladas.

La ventaja de comer remolachas crudas es que mantienen intactos los nutrientes que se pierden con el calor. Pero también son más difíciles de digerir que las cocidas. Además, si se incluyen en jugos o batidos, conviene triturar la verdura entera y no colarla, para conservar la fibra.

La pérdida de nutrientes que se da al cocinarlas no es absoluta. En general, debe compensarse con la ingesta de otros alimentos y no tiene por qué acarrear carencias. Cocerlas al vapor es una de las mejores opciones. También se pueden saltear o asar por poco tiempo.

¿Todo el mundo puede comer remolachas?

En principio es un alimento seguro para la población en general. Sin embargo, hay situaciones en las que conviene moderar su ingesta:

  • En caso de tener cálculos de oxalato o tendencia a hacerlos.
  • En caso de tener que seguir una dieta baja en fructosa o una baja en FODMAP.

En caso de tener una resistencia a la insulina o una diabetes tipo 2, hay que tener la precaución de comerla cruda y no cocida.

Las remolachas son deliciosas y buenas para el organismo

Como hemos visto, la remolacha puede ser buena para un conjunto de funciones del organismo y puede ayudar a tener una mejor salud. Pero muchos de los estudios que corroboran estas propiedades se han llevado a cabo en grupos de población específicos o en animales. Así que conviene ser precavidos a la hora de hacer afirmaciones generales.

De lo que no cabe duda es que se trata de un producto saludable y nutritivo. Por esta razón, es un candidato ideal para formar parte de una dieta sana. Además, con su sabor y aroma inconfundibles nos hará disfrutar de platos deliciosos, que seguro querremos repetir.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.