11 estrategias que te ayudarán a ser más inteligente

La inteligencia tiene un componente hereditario, pero también puede potenciarse mediante diferentes estrategias. A continuación, te explicamos algunas de ellas.
11 estrategias que te ayudarán a ser más inteligente
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 19 diciembre, 2020.

Última actualización: 19 diciembre, 2020

Tradicionalmente, la inteligencia ha sido concebida como una cualidad única y estrechamente relacionada con las habilidades cognitivas y lingüísticas. Sin embargo, los expertos han demostrado que se trata de un constructo mucho más amplio. Por ello, si deseas ser más inteligente, has de trabajar una gran variedad de capacidades. 

Podría definirse la inteligencia como la habilidad para desenvolverte adecuadamente en el medio que te rodea. Las personas más inteligentes son las que poseen la flexibilidad necesaria para adaptarse a los cambios y responder a las exigencias ambientales. A continuación encontrarás algunas estrategias que te ayudarán a incrementar tu inteligencia a nivel general.

Dormir bien y las horas necesarias

¿Qué es el ruido blanco y cómo te puede ayudar a dormir?
El buen descanso es fundamental para el procesamiento de la información.

Mientras duermes, tienen lugar numerosos e importantes procesos a nivel cerebral. La información percibida durante la jornada se procesa y organiza, ciertos datos se descartan y otros se consolidan.

Además, la energía mental se restaura y se trabaja de manera inconsciente para hallar soluciones a cuestiones que te preocupan. Por lo anterior, es imprescindible gozar de un descanso suficiente y de calidad para funcionar de forma óptima.

Cuidar tu cuerpo

Seguramente sabes que la alimentación y la actividad física tienen un gran impacto en la salud. Ahora bien, ¿sabías que también pueden ayudarte a ser más inteligente? Por ejemplo, se ha demostrado que una alimentación rica en vitaminas y minerales no solo aumenta la atención, la concentración y la memoria sino que, además, previene el deterioro cognitivo. 

El ejercicio físico, por su lado, también se ha mostrado eficaz a la hora de potenciar las funciones intelectuales al mejorar la circulación sanguínea y, por tanto, el aporte de oxígeno y glucosa que el cerebro recibe. Así, es importante realizar actividad física moderada de manera regular.

Entrenar tu cerebro

El cerebro, al igual que los músculos, requiere de entrenamiento y práctica para no atrofiarse. Así, para ser más inteligente es importante enfrentarse a nuevos retos que desafíen la capacidad cognitiva.

Dedicar diez minutos al día a realizar actividades tales como resolver puzzles, sudokus o acertijos te mantendrá mentalmente activo. Además, existe una multitud de aplicaciones móviles que pueden facilitarte esta tarea.

Buscar desarrollar un entendimiento más profundo

Generalmente, en las escuelas se califica a los niños en función de su rendimiento en una prueba concreta. Sin embargo, las informaciones adquiridas suelen esfumarse de su mente rápidamente, ya que no se desarrolló un entendimiento profundo.

Para ser más inteligente, has de realizar aprendizajes significativos, elaborar activamente la información y ponerla en práctica. Entender cómo funciona el mundo te permitirá desenvolverte en él de manera más eficaz.

Escribir y repasar todo lo que se aprende

El aprendizaje activo te permite interioridad conocimientos.

Al respecto de lo anterior, escribir lo que se aprende es una magnífica forma de consolidar ese conocimiento. En primer lugar, porque estarás actuando activamente sobre él, en lugar de recibirlo de manera pasiva. Pero, además, porque hacerlo te da la oportunidad de revisar posteriormente esa información y mantenerla fresca en tu memoria.

Hacer cosas diferentes todos los días

La rutina proporciona una agradable sensación de familiaridad y seguridad. Sin embargo, al realizar las mismas tareas cada día, terminas actuando en piloto automático.

Por eso, es muy recomendable introducir pequeñas variaciones en la vida cotidiana que te mantengan alerta. Puedes escoger cada día una ruta diferente para ir al trabajo, relacionarte con distintos grupos de amigos o probar clases variadas que llamen tu atención.

Leer todos los días

La lectura es un hábito excelente que mejora la capacidad lingüística y potencia la creatividad. Además, fomenta la inteligencia social y emocional al permitir que te pongas en la piel de los personajes que protagonizan cada historia. También, es una forma ideal de explorar diversos temas de tu interés e incrementar, así, la curiosidad y la apertura mental.

Llevar un registro de las ideas

Cuando comiences a nutrir tu mente con nuevas informaciones y hábitos, notarás cómo esta empieza a activarse. Tu creatividad se verá aumentada y te descubrirás teniendo montones de pensamientos nuevos y originales.

Anota aquellos que llamen tu atención y retómalos después, pule y da forma a esas ideas que surgen de la nada; se convertirán en novedosas formas de expandirte intelectualmente.

Hacer las cosas diferente

Estiramiento de los isquiotibiales en el hogar.
Probar nuevas actividades o variar tu rutina puede ayudarte a ser más inteligente.

Normalmente, cuando has aprendido a hacer algo de una forma eficiente, dejas de explorar ese campo y continuas repitiendo los pasos que ya conoces. ¿Por qué habrías de cambiar algo que ya funciona?

En realidad, buscar nuevas formas de abordar una misma actividad nos ayuda a crear nuevas vías neuronales en nuestro cerebro. Por ejemplo, comenzar a utilizar la mano no dominante para realizar tareas cotidianas como comer o limpiar puede resultar muy estimulante.

Hablar y cuestionarse a sí mismo

¿Crees que hablar solo es un signo de locura? Nada más lejos de la realidad: se trata de un ejercicio de lo más saludable y que puede llevarte a ser más inteligente.

Cuando expones en voz alta tus inquietudes, tus pensamientos y tus emociones, los procesas a un nivel más profundo y activas nuevas estrategias de resolución. Por ello, acostúmbrate a dialogar contigo, a cuestionarte el contenido de tu mente en cada momento y te convertirás en alguien mucho más flexible psicológicamente.

Aprende otro idioma

Por último, aprender otro idioma expandirá tus capacidades cognitivas de forma importante. El bilingüismo mejora la fluidez verbal, potencia la atención, la concentración y la memoria. Por otra parte, ayuda a desarrollar otras perspectivas a la hora de percibir el mundo, proporcionándote una mayor amplitud de miras.

¿Cómo ser más inteligente?

En definitiva, para ser más inteligente has de nutrir tu mente y ejercitarla, afrontar retos y mantenerte activo. Los peores enemigos de la plasticidad cerebral son la rutina y la comodidad. Por ello, asegúrate de introducir pequeños desafíos en tu día a día.

Recuerda que la inteligencia no es solo una puntuación plasmada en un papel, sino tu mejor aliada a la hora de adaptarte exitosamente a la realidad. Sin lugar a dudas, vale la pena trabajar en ella.



  • Martínez García, R. M., Jiménez Ortega, A. I., López Sobaler, A. M., & Ortega, R. M. (2018). Estrategias nutricionales que mejoran la función cognitiva. Nutrición Hospitalaria35(SPE6), 16-19.
  • Chavarría, Y. A., & Rojas, W. S. (2001). Efecto agudo del ejercicio físico en la inteligencia y la memoria en hombres, según la edad. Pensar en Movimiento: Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud1(2), 1-11.
  • Anderson, A. (2011). La importancia de aprender una segunda lengua.
  • Sanz, E. (2019, octubre 30). ¿En qué trabaja el cerebro mientras dormimos? Recuperado 7 de diciembre de 2020, de https://lamenteesmaravillosa.com/en-que-trabaja-el-cerebro-mientras-dormimos/
  • Cunningham, A. E., & Stanovich, K. E. (2007). Los efectos de la lectura en la mente. Estudios públicos108, 207-228.