3 desayunos que fortalecen tus defensas naturales

25 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por Valeria Sabater
Un desayuno saludable debe incluir vitaminas, minerales y antioxidantes para ayudarnos a subir las defensas y empezar el día con buena energía. ¿Quieres conocer algunas opciones? ¡Sigue leyendo!

Hay épocas en las que tenemos las defensas más bajas. El invierno, el estrés o haber pasado una enfermedad o una intervención quirúrgica pueden hacer que el sistema inmunitario se debilite. Por fortuna, existen ciertos alimentos que, por sus propiedades, pueden contribuir a mejorar la respuesta inmune.

Si bien debemos complementarlos con otros buenos hábitos, su consumo proporciona nutrientes que le ayudan al organismo a responder ante agentes infecciosos como los que causan la gripe y el resfriado. ¿Quieres conocer algunas opciones para tu desayuno?

1. Desayuno saludable con avena y huevo para las defensas

Desayuno con avena y uvas
La avena es un alimento adecuado para el desayuno, ya que contiene fibra, vitaminas, minerales y proteínas que contribuyen a una dieta de buena calidad.
  • Jugo natural de medio limón con una cucharada de miel.
  • Tazón de avena mediano, con uvas y nueces al gusto.
  • Un huevo revuelto con ajos tiernos.

¿Por qué es saludable?

Si eres amante de la comida saludable, este desayuno te va a encantar. Además de saludable y sencillo de preparar, te puede ayudar a mejorar tus defensas.

Limón y miel para las defensas

Para empezar, el limón, como el resto de cítricos, es un alimento con antioxidantes porque contiene vitamina C, lo que contribuye a una mejor función del sistema inmunitario.

Según un estudio publicado en Indian Journal of Clinical Biochemistry, esta vitamina puede contribuir a mejorar el sistema inmunitario. Además, ha mostrado efectos positivos en el tratamiento y prevención de enfermedades como:

  • Diabetes.
  • Aterosclerosis.
  • Resfriado común.
  • Cataratas.
  • Glaucoma.
  • Degeneración macular.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Enfermedades cardíacas.

Por su parte, la miel, de acuerdo con una publicación de Official Journal of the American Academy of Pediatrics, es uno de los productos naturales valorados por su aporte nutricional y se usa no sólo como alimento sino también en la medicina tradicional y como tratamiento complementario para afecciones clínicas.

Esta publicacións sugiere que la miel tiene variedad de propiedades antibacterianas y antimicrobianas, y puede contribuir a calmar la tos.

Lee también: 3 remedios con miel de abeja para tratar la gripe de manera natural

Y, ¿qué hay de la avena?

Este alimento tiene una composición nutricional equilibrada y se ha vuelto uno de los alimentos principales a la hora de comer saludable.

Según un estudio de Journal of Food Science and Technology, es una buena fuente de carbohidratos, proteínas de calidad, minerales y  vitaminas, lo que la convierte en una opción interesante a la hora de darle una carga extra de nutrientes al organismo para aumentar las defensas.

Si a todo lo anterior le agregamos una tortilla de huevos con un poco de ajo, tendremos un plato sano y delicioso.

Huevos

Además de ser un alimento adecuado para el desayuno, un estudio publicado en National Center for Biotechnology Information, sugiere que los huevos contienen otros compuestos biológicamente activos que pueden tener un papel importante en el tratamiento y prevención de enfermedades crónicas e infecciosas.

2. Desayuno con yogur, fruta y jugo de toronja

Yogur natural
El yogur griego es una buena opción para disfrutar un desayuno más saludable. Además, es versátil y lo podemos combinar con otros alimentos deliciosos.
  • Infusión de eucalipto y miel.
  • Un tazón de yogur griego con avena, fresas y nueces.
  • Jugo de toronja o pomelo.

¿Por qué es saludable?

Eucalipto antioxidante

¿Qué te parece empezar el día con una buena infusión de eucalipto? Sus hojas poseen propiedades que podrían llegar a ser efectivas para mejorar los molestos síntomas de gripes y resfriados.

Según una publicación de Drug Discovery from Mother Nature, el eucaliptol, un óxido que se encuentra en el eucalipto, es un compuesto que ha mostrado actividad para el tratamiento de afecciones.

Al parecer, el eucalipto tiene efectos antiinflamatorios y antioxidantes en diversas enfermedades respiratorias, pancreatitis, daño en el colon, y enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. No obstante, hacen falta más evidencias para comprobarlo.

Combinada con la miel, esta planta puede contribuir a mejorar las defensas y es una buena opción para las mañanas frías en las que nos  vemos obligados a salir de casa.

Yogur griego

Por su parte, el de tipo griego es el yogur que menos lactosa contiene y es muy popular por su bajo contenido de azúcar.

Debido a su calidad nutricional, su consumo se asocia con beneficios en el sistema cardiovascular y un menor índice de masa corporal, según afirma en su estudio el International Journal of Obesity. Si le añades avena, nueces y fresas, tendrás una mezcla deliciosa y muy saludable.

Jugo de pomelo

Para completar este delicioso desayuno, el jugo de pomelo puede ayudar a elevar nuestras defensas ya que, según una publicación del Metabolism Journal, el consumo de esta fruta se asocia con una mayor ingesta de vitamina C, magnesio, potasio y fibra.

Te puede interesar: Yogur griego: beneficios y diferencias con el normal

3. Desayuno energético con jugo de verduras y huevo

Remolacha y zanahorias
Con este desayuno energético podrás empezar con pie derecho el día. Disfruta de las propiedades nutricionales que te brindan sus ingredientes.
  • Jugo de zanahoria, manzana verde y betabel.
  • Huevo revuelto con espinacas.

¿Por qué es saludable para las defensas?

Zanahoria, manzana y betabel

Para empezar, este jugo aportanutrientes gracias a la mezcla de estos tres ingredientes. Según una publicación de Nutrients Journal, el betabel o remolacha, es un alimento que tiene potencial como tratamiento terapéutico para varios trastornos patológicos.

Los efectos antioxidantes, antiinflamatorios y protectores vasculares que ofrece esta verdura, y sus componentes, han sido ampliamente estudiados en humanos y animales.

Por su parte, la manzana y la zanahoria aportan fibra dietaria y más antioxidantes, lo que hace que esta mezcla represente una buena opción a la hora de querer fortalecer las defensas.

Huevos y espinaca para obtener energía

Para empezar el día, esta combinación incluye la energía que aporta el huevo, sumado a la composición nutricional diversa de la espinaca, que, como lo detalla un estudio publicado en Royal Society of Chemistry, incluye vitaminas y minerales, y otros componentes que promueven la buena salud.

¿Qué más podemos hacer para reforzar las defensas?

El consumo de ciertos alimentos puede ayudar a fortalecer el sistema inmunitario y prevenir los molestos síntomas de los resfriados y la gripe.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la variedad es la clave para una nutrición adecuada. También hay que prestar atención a los tamaños de las porciones y la ingesta diaria recomendada para no obtener demasiado de una vitamina y muy poca cantidad de otras.

Recordemos que las necesidades nutricionales de cada uno puede variar de acuerdo a la edad, estado de salud, peso, etcétera. En este sentido, lo más conveniente es consultar al nutricionista para que nos oriente al respecto y tomar mejores decisiones.

Además de lo anterior, para mantener fuertes las defensas, es necesario:

  • Dormir bien y descansar.
  • Lavarse muy bien las manos y tener una buena higiene para prevenir infecciones.
  • Hacer ejercicio regularmente.

Como vemos, podemos emplear ingredientes deliciosos y nutritivos para disfrutar desayunos más saludables. Sin embargo, debemos tener en cuenta nuestras necesidades nutricionales y otros buenos hábitos.

  • Chambial, S., Dwivedi, S., Shukla, K. K., John, P. J., & Sharma, P. (2013). Vitamin C in disease prevention and cure: An overview. In Indian Journal of Clinical Biochemistry. https://doi.org/10.1007/s12291-013-0375-3
  • Cohen, H. A., Rozen, J., Kristal, H., Laks, Y., Berkovitch, M., Uziel, Y., Kozer, E., Pomeranz, A., & Efrat, H. (2012). Effect of honey on nocturnal cough and sleep quality: A double-blind, randomized, placebo-controlled study. Pediatrics. https://doi.org/10.1542/peds.2011-3075
  • Miranda, J. M., Anton, X., Redondo-Valbuena, C., Roca-Saavedra, P., Rodriguez, J. A., Lamas, A., Franco, C. M., & Cepeda, A. (2015). Egg and egg-derived foods: Effects on human health and use as functional foods. In Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu7010706
  • Seol, G. H., & Kim, K. Y. (2016). Eucalyptol and its role in chronic diseases. In Advances in Experimental Medicine and Biology. https://doi.org/10.1007/978-3-319-41342-6_18
  • Eales, J., Lenoir-Wijnkoop, I., King, S., Wood, H., Kok, F. J., Shamir, R., Prentice, A., Edwards, M., Glanville, J., & Atkinson, R. L. (2016). Is consuming yoghurt associated with weight management outcomes? Results from a systematic review. In International Journal of Obesity. https://doi.org/10.1038/ijo.2015.202
  • Dow, C. A., Going, S. B., Chow, H. H. S., Patil, B. S., & Thomson, C. A. (2012). The effects of daily consumption of grapefruit on body weight, lipids, and blood pressure in healthy, overweight adults. Metabolism: Clinical and Experimental. https://doi.org/10.1016/j.metabol.2011.12.004
  • Clifford, T., Howatson, G., West, D. J., & Stevenson, E. J. (2015). The potential benefits of red beetroot supplementation in health and disease. In Nutrients. https://doi.org/10.3390/nu7042801
  • Roberts, J. L., & Moreau, R. (2016). Functional properties of spinach (Spinacia oleracea L.) phytochemicals and bioactives. In Food and Function. https://doi.org/10.1039/c6fo00051g