3 recetas para usar el amaranto en la cocina

El amaranto es uno de los pseudocereales más beneficiosos que existen. Por ello, te vamos a enseñar una serie de recetas para incorporarlo en la dieta.
3 recetas para usar el amaranto en la cocina
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 21 octubre, 2021.

Última actualización: 21 octubre, 2021

El amaranto es un producto parecido a la quinoa que se ha comenzado a introducir en la dieta de forma reciente. Se trata de un pseudocereal que cuenta con bastantes propiedades positivas para la salud.

Su densidad nutricional es elevada y presenta un menor proceso de refinado que el trigo y otros muchos cereales tradicionales. Además, no concentra gluten en su interior.

En primer lugar, hay recordar que resulta esencial garantizar la variedad en la dieta. Cuanto mayor sea el espectro de alimentos consumido, menor será el riesgo de experimentar un aporte ineficiente de nutrientes esenciales, algo que podría poner en riesgo la salud a medio o a largo plazo.

Beneficios del amaranto

3 recetas para usar el amaranto en la cocina
El amaranto es un pseudocereal con muchos beneficios para la salud.

Descubre los principales beneficios derivados del consumo regular de amaranto, antes de conocer en profundidad las principales recetas en las que se puede incluir el comestible.

Ayuda a prevenir problemas digestivos

El amaranto es fuente de fibra. Esta sustancia es capaz de mejorar el tránsito intestinal debido a que incrementa el volumen del bolo fecal. De este modo, las deposiciones serán más regulares y sencillas. Además, la propia fibra puede fermentar en el interior del tubo digestivo y servir, así, de sustrato energético para las bacterias que conforman la microbiota.

Por si esto fuese poco, una investigación publicada en la revista International Journal of Food Sciences and Nutrition señala que  el consumo regular de fibra contribuiría a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de colon. De todos modos, será necesario también asegurar un aporte continuado de antioxidantes por medio de la dieta.

La fibra también ayudará a aumentar la sensación de saciedad. Esto resulta determinante en el contexto de las dietas hipocalóricas para bajar de peso, puesto que un exceso de apetito podría condicionar negativamente la adherencia y provocar su fracaso.

Mejora la calidad del sueño

Es importante mencionar que el amaranto cuenta con más proteínas en su interior que los cereales tradicionales. Su inclusión en la dieta conseguirá ayudar a evitar déficits de estos nutrientes.

Asimismo, supone una fuente de triptófano. Este aminoácido esencial es clave para asegurar la síntesis de serotonina y de melatonina, dos elementos que regulan el reloj biológico del organismo.

De hecho, mantener un consumo regular óptimo de triptófano se ha asociado con una mejor calidad del sueño, tal y como afirma un estudio publicado en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition. Así, se reducirá también la incidencia de muchas patologías mentales asociadas a un mal descanso, como la depresión o la ansiedad.



Previene los problemas en los huesos

Dentro del apartado de los minerales, hay que destacar el contenido en calcio del amaranto. Dicho elemento forma parte de la estructura ósea del organismo. Es fundamental su ingesta para prevenir alteraciones en los huesos que puedan condicionar la salud a medio plazo, como puede ser la osteoporosis.

Ahora bien, para que el calcio dietético sea correctamente absorbido y fijado en el tejido óseo es clave que los niveles de vitamina D en el organismo se mantengan en rangos adecuados, como explica una investigación publicada en la revista BioMed Research International. Lo mejor para ello es asegurar la exposición a la luz solar de forma frecuente para estimular la síntesis endógena de la vitamina.

Recetas para usar amaranto en la cocina

Recetas con amaranto
El amaranto da muchas posibilidades en la cocina; anímate a incluirlo en tus recetas.

Te mostraremos a continuación una serie de elaboraciones que cuentan con amaranto entre sus ingredientes principales. Puedes introducirlas en el contexto de la dieta regular para mejorar el aporte de nutrientes y prevenir posibles déficits. Todas ellas se consideran saludables y están exentas de aditivos que puedan afectar a la fisiología del organismo.

Amaranto cocido

Prepara el amaranto como guarnición del mismo modo que se puede hacer con el arroz. Se trata de un alimento que cuenta con un sabor particular, parecido al de la quinoa, por lo que es posible servirlo con casi cualquier carne o pescado.

Ingredientes

  • 150 gramos de amaranto.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 litro de agua.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Paso a paso

  1. Lava bien la semilla con agua fría para que no quede amarga. Lo mejor es colocarla en un colador debajo del grifo, removiendo bien con las manos para asegurar que el líquido impregna todo el grano.
  2. Acto seguido, pon a hervir el agua con el aceite y los ajos cortados en láminas.
  3. En el momento en el que rompe el hervor, añade las semillas de amaranto.
  4. Baja el fuego y cocina todo durante unos 20 minutos, o hasta que queden lo suficientemente tiernas. A partir de aquí, solo será necesario apagar el fuego. Deja reposar la elaboración durante 5 minutos más.
  5. Para terminar, retira el agua excedente. Durante todo el proceso, el grano se habrá hinchado de forma significativa.
  6. Cuela y sirve como acompañamiento, tanto solo como con aceite u otros vegetales. También es posible utilizar este alimento para confeccionar ensaladas. Su conservación en la nevera es buena.


Papilla de amaranto

La papilla de amaranto resulta una excelente opción para los bebés y para los niños pequeños. De este modo, se asegura el aporte de carbohidratos complejos, de energía y de minerales. Es muy fácil de preparar y su sabor es rico, por lo que los más pequeños la aceptarán de buen grado.

Ingredientes

  • 1/2 taza de amaranto de grano seco entero.
  • 1 taza de agua.

Paso a paso

  1. Remoja el amaranto durante 8-12 horas a temperatura ambiente. Así, se mejora la textura de la papilla posterior. Una vez consumido el tiempo, escurre el grano con un colador de malla fina y retira el agua sobrante.
  2. Para el cocinado, utiliza agua fresca y mineral.
  3. Introduce el amaranto en una olla exprés con una taza de agua y cocina a fuego alto durante 5 minutos.
  4. Pasado el tiempo, apaga el calor y deja reposar otros 10 minutos más. Será necesario dejar salir el vapor restante y destapar la olla.
  5. Remueve todo bien y tendrás lista la papilla para su consumo. Se puede mezclar con cualquier otro líquido para mejorar su consistencia o consumir tal cual.

Pudin de amaranto y chía

Mezclar el amaranto con la chía es una excelente idea para garantizar un aporte de nutrientes esenciales de la más alta calidad. Se trata de una receta recomendada para cualquiera de las etapas de la vida. Es fácil de elaborar y también de consumir. Incluso puede servir como refrigerio, fuera de las comidas principales.

Ingredientes

  • 1/2 taza de amaranto.
  • 1/4 cucharadita de canela en polvo.
  • Una taza de leche.
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada.
  • 1/2 cucharadita de cardamomo en polvo.
  • Un pedacito de jengibre fresco.
  • 1/4 de taza de uvas pasas.
  • 1/4 de taza de albaricoque deshidratado picado.
  • Una taza de leche de almendras.
  • 1 cucharada de chía en polvo.
  • 3 cucharadas de copos de coco deshidratado.
  • Miel al gusto.
  • 1/2 taza de moras azules.

Paso a paso

  1. Coloca los primeros 8 ingredientes en una sartén pequeña a fuego medio. Lo ideal es cocinarlos durante 30 minutos a partir del momento en el que empiezan a hervir, pero siempre a potencia baja. Será buena idea añadir más agua en el caso de que sea necesario antes de que se consuma el tiempo.
  2. Una vez realizado el paso anterior, añade la leche de almendras y la chía en polvo. Mezcla todo.
  3. Por encima, incorpora los copos de coco y la miel al gusto; remueve todo bien. Solo quedará esperar unos 10 minutos hasta que la chía absorba para del líquido. Mezcla nuevamente.
  4. Para rematar la presentación, incorpora los arándanos.

Prepara recetas con amaranto

Como has podido comprobar, el amaranto es un alimento con multitud de beneficios para la salud que puede ser introducido en la dieta habitual. Es sencillo preparar platos con este pseudocereal como ingrediente principal.

Además, en la actualidad se puede conseguir en casi cualquier superficie comercial, por lo que es un producto muy accesible para todos los consumidores.

Por último, recuerda que es necesario combinar una buena dieta con otros hábitos de vida saludables para conseguir promocionar un buen estado de salud. Será determinante practicar actividad física a diario y dormir al menos 7 u 8 horas cada noche, ya que durante este tiempo se producen los procesos de recuperación del organismo y se garantiza, así, el equilibrio a nivel hormonal.

Te podría interesar...
7 cereales esenciales que debes incluir en tu dieta para combatir el estrés
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
7 cereales esenciales que debes incluir en tu dieta para combatir el estrés

Te explicamos cuáles son los mejores 7 cereales esenciales que debes incluir en tu dieta para combatir el estrés ¡Te encantarán!



  • Gianfredi, V., Salvatori, T., Villarini, M., Moretti, M., Nucci, D., & Realdon, S. (2018). Is dietary fibre truly protective against colon cancer? A systematic review and meta-analysis. International journal of food sciences and nutrition69(8), 904–915. https://doi.org/10.1080/09637486.2018.1446917
  • Kałużna-Czaplińska, J., Gątarek, P., Chirumbolo, S., Chartrand, M. S., & Bjørklund, G. (2019). How important is tryptophan in human health?. Critical reviews in food science and nutrition59(1), 72–88. https://doi.org/10.1080/10408398.2017.1357534
  • Khammissa, R., Fourie, J., Motswaledi, M. H., Ballyram, R., Lemmer, J., & Feller, L. (2018). The Biological Activities of Vitamin D and Its Receptor in Relation to Calcium and Bone Homeostasis, Cancer, Immune and Cardiovascular Systems, Skin Biology, and Oral Health. BioMed research international2018, 9276380. https://doi.org/10.1155/2018/9276380