4 factores a tener en cuenta para un entrenamiento en la playa

El entrenamiento físico es una actividad revitalizante, y mucho más si se lleva a cabo en la playa. Sin embargo, es bueno considerar algunos factores para que entrenar arroje los resultados esperados.
4 factores a tener en cuenta para un entrenamiento en la playa
Carlos Fabián Avila

Revisado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila.

Escrito por Katherine Flórez

Última actualización: 11 abril, 2022

El entrenamiento físico es una actividad de grandes aportes para el organismo; su práctica contribuye al estado físico, social y psicológico del individuo. Existen muchas maneras de llevarlo a cabo, así como también diversos escenarios. Uno de ellos puede ser la playa.

Por lo general, el entrenamiento se realiza en superficies como la tierra o el cemento, bien sea en lugares cerrados —como gimnasios— o abiertos —en canchas o parques—. Sin embargo, aquellas personas en ciudades costeras suelen aprovechar el espacio de las playas para hacer actividad física.

El entrenamiento físico y la playa

Muchas son las personas inmersas en el mundo del ejercicio y el entrenamiento físico. Un amplio número respeta a rajatabla este hábito, sin importar el lugar donde estén. Además, también están los que aprovechan las características de cada espacio para entrenar de acuerdo a sus objetivos. Y es que no solo los individuos viviendo en las ciudades costeras utilizan la playa, sino también los deportistas.

La playa es una excelente zona para llevar a cabo rutinas de entrenamiento, en especial las enfocadas en la fuerza y resistencia. Sin embargo, existen factores que pueden influir en el rendimiento físico, ya sea en beneficio o en perjuicio, tales como:

  • La superficie: en este caso, la arena se convierte en un obstáculo importante, ya que cuando se entrena en la playa el cuerpo se siente más pesado y, por ende, es más complejo realizar cualquier esfuerzo físico.
  • Aire limpio: una verdadera ventaja de realizar el entrenamiento en la playa es la posibilidad de respirar un aire más puro y limpio. Además, el sonido de las olas rompiendo en la costa puede producir relajación y aumentar la motivación.
  • Sol: puede jugar un papel positivo o negativo. Por lo tanto, es un factor que se ha de tener en cuenta sí o sí. Para aprovecharlo, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios recomienda aplicar la protección solar suficiente en la piel. Asimismo, es fundamental elegir las horas matutinas o el atardecer para entrenar y evitar así los momentos de mayor radiación solar.

Factores a tener en cuenta en un entrenamiento de playa

entrenamiento en la playa

Aunque los 3 factores mencionados deben tenerse en cuenta, existen otro tipo de aspectos involucrados de manera directa en un entrenamiento. Estos deben conocerse para lograr buenos resultados.

La playa puede presentarse como un lugar hostil, en especial si no se está acostumbrado a ella. Por tal razón, es un ambiente que debe ser manejado con calma. A continuación, te expondremos los factores que debes tener en cuenta si vas a realizar un entrenamiento en la playa.

1. Evaluar el terreno

Sin duda, la superficie es uno de los factores más llamativos de un entrenamiento en la playa, más aún cuando se trata de una persona poco o nada acostumbrada. La transición de un terreno como el asfalto o la tierra a la arena puede ser brusco, por lo que se debe realizar una evaluación e ir paso a paso.

Por otra parte, es necesario prestarle mucha atención al choque o inestabilidad en las articulaciones inferiores; es decir, la de los tobillos o las rodillas.

Con respecto a esto, un estudio publicado por el Journal of Science and Medicine in Sport afirma que correr en la playa implica un impacto menor para las articulaciones, pero a su vez genera un gasto energético mayor.

Por otra parte, una investigación que publicó el Journal of Strength and Conditioning Research afirma que entrenar en la arena permite mejorar la capacidad aeróbica con un riesgo de daño muscular menor.

Más allá de esta evidencia, en caso de haber padecido una lesión en una de estas regiones del cuerpo, es preferible consultar con un experto en actividad física antes de iniciar cualquier rutina.

2. Mantener una buena hidratación

Comenzar en arena mojada

La playa es un espacio libre de árboles o edificios que obstaculicen los rayos del sol; si a esto le sumamos una jornada de temperaturas altas, cualquier deportista que entrene allí se ve expuesto a sufrir una deshidratación.

Por esta razón, es importante beber líquidos —preferentemente agua— antes, durante y después de los entrenamientos. Además de prevenir una caída del rendimiento deportivo, la ingesta de agua es fundamental para el buen funcionamiento del organismo en general, como explica una investigación publicada en la revista Nutrición Hospitalaria.

3. Cuidarse de la humedad

Cuando se entrena en la playa, el nivel del mar juega un papel fundamental. Más allá del calor, la humedad tiene una gran repercusión en la fisiología del organismo. Este factor tiende a incrementarse en las ciudades costeras ubicadas sobre el nivel del mar.

En estos casos, el organismo presenta dificultades para regular la temperatura corporal a través del sudor. Teniendo en cuenta esto, se recomienda un aclimatación previa para evitar malestares o hasta posibles desmayos por calor, mareos, deshidratación y lesiones.

4. Elegir la indumentaria adecuada

Por último, podemos obviar la relevancia de escoger la ropa, que debe ser fresca y suelta. Para realizar entrenamientos en la playa, lo mejor es optar por una indumentaria de calzado muy ligera.

Estar descalzo facilita el entrenamiento, siempre y cuando se adapten los pies a la superficie de manera paulatina. También deberemos hidratar bien los pies después del ejercicio con una crema hidratante.

Planifica una rutina para entrenar en la playa

Antes de finalizar, merece la pena remarcar la importancia de contar con la guía y supervisión de un profesional de la actividad física. Con su ayuda, podrás crear una rutina que se ajuste específicamente a tus necesidades y objetivos, lo que llevará a mejores resultados.

Con todo lo anterior, ya tienes las claves para tu entrenamiento en la playa. ¡Disfruta del ejercicio al aire libre y mejora tu salud día a día!

Te podría interesar...
Cuidados de la piel tras un día de playa
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cuidados de la piel tras un día de playa

Para prevenir y saber proteger la piel en la estación más calurosa del año, es indispensable tener en cuenta los cuidados de la piel tras un día de...



  • Miyama, M., & Nosaka, K. (2004). Influence of surface on muscle damage and soreness induced by consecutive drop jumps. Journal of Strength and Conditioning Research.
  • Pinnington, H. C., & Dawson, B. (2001). The energy cost of running on grass compared to soft dry beach sand. Journal of Science and Medicine in Sport.
  • Iglesias Rosado, C., Villarino Marín, A. L., Martínez, J. A., Cabrerizo, L., Gargallo, M., Lorenzo, H., Quiles, J., Planas, M., Polanco, I., Romero de Ávila, D., Russolillo, J., Farré, R., Moreno Villares, J. M., Riobó, P., & Salas-Salvadó, J.. (2011). Importancia del agua en la hidratación de la población española: documento FESNAD 2010. Nutrición Hospitalaria, 26(1), 27-36. Recuperado en 18 de febrero de 2021, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112011000100003&lng=es&tlng=es.
  • Consejos de la AEMPS sobre protección solar. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. https://www.aemps.gob.es/cosmeticosHigiene/cosmeticos/docs/proteccion_solar.pdf