4 hábitos alimenticios para mejorar la salud de tu tiroides

Okairy Zuñiga·
16 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva al
11 Marzo, 2019
¿Sabías que para cuidar de tu salud tiroidea es muy importante que reduzcas el consumo de alimentos procesados y primes el de aquellos de origen orgánico y natural?

¿Estás lidiando con la salud de tu tiroides? De ser así, ya te habrás dado cuenta que los buenos hábitos de vida son claves, sobre todo, la alimentación, pues permite regular el funcionamiento de esta glándula.

En caso de que aún no sepas bien cuáles son los alimentos que debes consumir y cuáles evitar, sigue leyendo que te lo diremos a continuación con mayor detalle para que configures una dieta capaz de aportarte beneficios.

¿Por qué es tan importante cuidar la salud de tu tiroides?

La tiroides es una glándula ubicada en el cuello, en la parte anterior y superior de la tráquea. Tiene como función primordial la producción de hormonas.

Cuando hay un desbalance, se pueden presentar el hipertiroidismo y el hipotiroidismo, según si hay un aumento o disminución en el trabajo de la tiroides. Dichas patologías desencadenan cambio en el metabolismo energético, lo cual puede resultar trascendental para la pérdida o para la ganancia de peso.

Descubre: ¿Cuáles son las diferencias entre hipertiroidismo e hipotiroidismo?

Los hábitos para mejorar la salud de tu tiroides

Mantener la salud de tu tiroides no debería ser complicado si llevas una dieta equilibrada y sana. El problema que enfrentamos hoy en día es que comer alimentos naturales es complicado con tanto producto ultraprocesado.

Sin embargo, hay productos que debes incluir siempre. Aquí los tienes:

1. Incluye el yodo en tu dieta

El yodo es un elemento esencial para tu cuerpo, específicamente para la producción de las hormonas tiroideas en el organismo. Por este motivo, cuando hay una deficiencia durante el embarazo, el bebé puede nacer un cierto grado de retraso mental.

A lo largo de la vida, es importante que incluyas yodo en tu dieta para que la tiroides mantenga su buen funcionamiento. Lo normal es que tu médico te de un suplemento de yodo si sospecha de un posible déficit de este mineral.

El consumo frecuente de alientos ricos en yodo reduce el riesgo de desarrollar un hipotoroidismo subclínico, de acuerdo con una publicación realizada en la revista Journal of Physiology and BiochemistryEsta condición puede agravarse con el paso del tiempo si no se le pone remedio a tiempo.

2. Come arándanos todas las semanas

Los arándanos son una de las mejores frutas que nos da la naturaleza. Son bajos en grasas, sodio y colesterol. A su vez, tienen un alto contenido en yodo (½ taza contiene 400 mg de yodo), en fibra, en antioxidantes y en vitaminas C y K.

Te recomendamos incluir en tu dieta dos tazas de arándanos a la semana. Aprovecha su sabor e inclúyelos en tus ensaladas o úsalos como colación acompañados de una porción de proteína.

Su contenido en antocianinas reducirá el riesgo de desarrollar enfermedades a medio y largo plazo, tal y como afirma un artículo publicado en la revista NutrientsLa ingesta regular de estos frutos se asocia con un menor grado de inflamación.

Una buena opción es incluir el jugo de arándanos como parte de tus batidos. De esta forma le darás un buen sabor a aquellos vegetales que no te gustan tanto. Una opción fácil es la siguiente.

Ingredientes

  • nueces.
  • Cubos de hielo (al gusto).
  • 1 taza de espinacas baby (60 g).
  • 1 taza de jugo de arándanos (250 ml).

Preparación

  • Licúa todos los ingredientes hasta homogeneizar.
  • Sirve y bebe de inmediato.

Descubre: Beneficios de los arándanos para tu salud

3. Incluye patatas en tu dieta

La patata es un tubérculo originario de América aporta 60 miligramos de yodo por pieza. Sin embargo, para obtener realmente los beneficios debes asegurarte de cocinarlo de la forma correcta

  • Con poca grasa: es mejor consumirla al horno o cocida. Para que tenga un poco de sabor añade sal, pero con medida.
  • Combinada con otros vegetales para aprovechar su efecto saciante y añadir fibra.
  • No te excedas. Debido a que es alta en carbohidratos, deberías comer máximo una patata mediana al día.

Algo que debes evitar es consumir grandes cantidades de patatas en sus versiones comerciales. Estas contienen altos niveles de grasas trans, sal de baja calidad y conservantes que podrían afectar la salud de tu tiroides.

4. Come lo más natural posible

Siendo sinceros, ¿cuántos productos congelados, enlatados o procesados de alguna forma comes al día? Revisa en tu alacena y seguramente te sorprendas al descubrir que la gran mayoría tienen esta característica.

Debido a que la salud de tu tiroides tiene que ver con las hormonas, es importante mantener tu cuerpo lo más libre posible de alimentos que las alteren. Esto incluye químicos, edulcorantes, conservadores, etc.

Lo ideal es que consumas alimentos frescos y de temporada

Te recomendamos que hagas la prueba unos meses. Descubrirás que no es tan complicado. Solo necesitas:

  • Cambiar los cereales de caja por cereales naturales. En la mayoría de mercados locales encontrarás versiones naturales de avena, trigo, amaranto y quinoa, entre otros. La ventaja es que, además, son más económicos.
  • Comer frutas y verduras de temporada. Al ser propias de la estación, es menos probable que hayan pasado por un proceso de congelamiento que afecte sus nutrientes.

Si te animas, incluso puedes hacer tu propio huerto en casa.

  • Preparar tus versiones caseras. El yogur y los refrescos son dos ejemplos de productos que tienen sustitutos fáciles de preparar en casa. En cuanto a los refrescos, cámbialos por infusiones o aguas de sabor que tú prepares.
  • Prepara tus propios snacks para matar el hambre entre comidas. Desde helados caseros hasta bolsitas de semillas, siempre tendrás opciones para saciar los antojos sin preocuparte por los químicos que puedan alterar la salud de tu tiroides.

Mejora la alimentación para mejorar la salud de tu tiroides

Recuerda que la salud de tu tiroides se puede regular fácilmente haciendo los cambios correctos. Llevar una dieta variada y saludable, priorizando el consumo de productos frescos frente al de procesados, podrá ayudarte a prevenir problemas con el funcionamiento de esta glándula.

  • Lopez Y., Franco C., Cepeda A., Vazquez B., Constant iodine intake through the diet could improve hypothyroidism treatment: a case report. J Physiol Biochem, 2018. 74 (1): 189-193.
  • Lee YM., Yoong Y., Yoon H., Park HM., et al., Dietary anthocyanins against obesity and inflammation. Nutrients, 2017.