5 comidas que nunca deberías volver a consumir

Yamila Papa Pintor·
16 Febrero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
20 Diciembre, 2018
No tienes por qué volver a comer aquellos alimentos que no te gusten o los que te sienten mal. No lo hagas por su aporte nutricional, ya que seguro que puedes conseguirlo con otro alimento

Con frecuencia solemos consultar qué cosas debemos comer o no en determinadas circunstancias, como cuando tenemos malestar estomacal o diarrea. Pero, ¿y el resto del tiempo? ¿Deberíamos evitar algunas comidas? La respuesta a esta pregunta es sí. Deberíamos evitar consumir algunas. Veamos a continuación cuáles son aquellas comidas que nunca deberías volver a consumir si quieres mantenerte sano.

Ojo, no se trata de irse a los extremos y dejar de comerlas por temor a enfermar a la primera, sino simplemente de evitarlas -en la medida de lo posible- para que no formen parte de la dieta y nos perjudiquen a largo plazo.

Es cierto que hay alimentos que pueden ser más peligrosos que otros y que existen comidas más saludables, pero la verdad es que no podemos catalogar de “buena o mala” a la comida. Sin embargo, existen algunas señales de alerta para identificar aquellas comidas que no deberías volver a consumir.

1. Las que no te gustan

Pescados azules.
Los pescados azules son recomendados en nutrición por sus propiedades favorables para la salud humana.

La comida es nuestro sustento pero, a la vez, es placer y disfrute. Por eso, si bien es importante comer sano, también lo es hacerlo con agrado, disfrutando de cada bocado. 

Si no te gusta ese plato, no te obligues a comerlo. Muchas personas caen en esto porque creen que de una forma u otra van a obtener beneficios, y si bien esto no es del todo desacertado, tampoco es la idea comer con asco. Sucede con el pescado, los mariscos, las aceitunas, el queso fuerte y muchos otros alimentos.

Si no te gusta un alimento o un plato en concreto, es válido que le busques alternativas. Existen miles de recetas y quizás alguna se adapte a tu paladar. Pero si por más que te esfuerces, ninguna alternativa te hace comer con agrado, entonces déjalo y busca otro alimento o plato nutritivo que sí te guste. 

Ojo, ten en cuenta que la comida sana no solo consiste en brócoli al vapor, lechuga o repollo con pollo a la plancha.

Descubre: Entrevista a Carlos Ríos: y tú, ¿comes comida real?

2. Las que te hacen sentir mal físicamente

Puede que algo te encante, pero después de comerlo te sientas hinchado, letárgico y, generalmente, incómodo… entonces deberías repasar algunas cuestiones. Quizás la cantidad que tomes sea excesiva, quizás comes demasiado rápido, quizás combinas varios alimentos que -en conjunto- caen pesado, o quizás tienes algún tipo de intolerancia.

Esto puede pasar con cualquier tipo de comida, aunque las harinas blancas, los lácteos y las carnes suelen llevarse todos los premios en muchos casos.

Si el médico te indica que sufres algún tipo de intolerancia, entonces sigue sus indicaciones. Pregúntale si puedes darte caprichos puntuales o si debes olvidarte de ciertas comidas. Su consejo será realmente importante para tu bienestar.

Eso sí, si te permite darte algunos caprichos, dátelos, pero no te pases con la cantidad. No olvides que luego es probable que te sientas mal.

3. Las que te hacen sentir culpable

Comestibles industriales: una de las cinco comidas que nunca deberías volver a consumir
El consumo excesivo de ultraprocesados, comestibles llenos de grasas, azúcares y harinas está asociado con múltiples problemas de salud, no solo obesidad.

Otra de las comidas que nunca deberías volver a consumir son aquellas que te hacen sentir culpable inmediatamente después de comerlas o incluso segundos antes de hacerlo.

Después de darte el atracón, te castigas fuertemente siguiendo una dieta estricta e imposible de cumplir o entrenando demasiado. Al igual que ocurre luego de una borrachera, te dices a ti mismo que “no volverás a comer así”. Pero en el fondo sabes que la tentación será difícil de manejar.

La culpa por comer no sirve para nada, solamente te lleva a no sentirte a gusto con tu cuerpo, a castigarte y a obligarte a consumir cosas que quizás no te gustan solo porque se consideran sanas. Y esa no es la idea. En realidad, lo ideal sería que aprendieses a comer sano para cuidarte, no para castigarte ni compensar uno o varios excesos.

No es una técnica recomendable por varias razones. Primero, porque no vas a perder la grasa ya consumida y segundo, porque el estómago no comprenderá qué está ocurriendo; puede que lo vuelvas más sensible si comes sano de lunes a viernes y luego no escatimas los fines de semana.

Por eso, es mejor que sigas una dieta más equilibrada, que se adapten a tus necesidades. Una dieta que no te haga sentir que pasas hambre o que “te privas de lo bueno”, sino una que te haga disfrutar de todo un poco y que te ayude a gestionar mejor las tentaciones para no cometer excesos cada dos por tres.

4. Las que son demasiado adictivas

Si hay un comestible que no puedes parar de comer de tanto que te gusta, entonces es una de las comidas que nunca deberías volver a consumir regularmente y mucho menos en exceso.

Generalmente, esos productos adictivos son las patatas fritas, las chips, los bollos, los dulces, las hamburguesas, las pizzas, los helados y muchas otras golosinas y ultraprocesados que no tienen ningún valor nutricional y que solo invitan a cometer excesos.

Según la evidencia científica, “a pesar de los inconvenientes dietéticos de los alimentos “chatarra” y de las “comidas rápidas”, es recomendable no tomar medidas drásticas”.

5. Las que no se consideran comida real

Comida con aditivos alimentarios
Los alimentos ultraprocesados están repletos de sustancias que no son nutritivas.

De todas las comidas que nunca deberías volver a consumir, las que son consideradas como artificiales, fabricadas, ultraprocesadas se llevan el premio.

Las grandes industrias alimentarias incluyen entre los ingredientes sustancias como jarabe de maíz de alta fructosa, almidón de maíz modificado, colorantes, celulosa o propilenglicol. Estos ingredientes sirven para ahorrar dinero a la compañía y, entre otras cosas, crear una adicción en los consumidores. No aportan nada a la salud.

Lo mejor que puedes hacer es evitar comer en la calle regularmente así como evitar el consumo de snacks y similares a diario. En cambio, trata de preparar tu propia comida en casa con ingredientes reales y, en caso de duda, consultar con el nutricionista. También es recomendable usar proteína animal de alta calidad sin la presencia de antibióticos u hormonas.

Lee: Conservantes en los alimentos: mitos y verdades

¿Hay más comidas que nunca deberías volver a consumir?

Dependiendo de tu estado de salud, podrían haber más comidas que nunca deberías volver a consumir. Consulta con tu médico al respecto para informarte mejor.

Por otro lado, cuando vayas al supermercado a hacer la compra, trata de prestar más atención al etiquetado de los productos. Y no te hablamos de las “letras grandes” solamente, sino de todo lo que conforma el etiquetado. Si hay algún ingrediente que no reconoces, es probable que no sea lo mejor para tu salud.

Estas han sido solo algunas recomendaciones para que puedas disfrutar de la comida a la vez que mantienes tu salud. Si te has sentido identificado con algunas de las situaciones expuestas, es hora de que hagas cambios.

  • KidsHealth. [Internet]. La indigestión. 2015. Disponible en: https://kidshealth.org/es/kids/indigestion-esp.html
  • SuMédico. [Internet]. Efectos de los colorantes en la comida. 2018. Disponible en: https://sumedico.com/colorantes-en-alimentos/
  • Universidad de Murcia. [Internet]. La comida basura es adictiva. 2012. Disponible en: https://www.um.es/lafem/DivulgacionCientifica/CienciaySalud/Portalyblog/cienciaysalud.laverdad.es/la-alimentacion/la-nutricion-ciencia/la-comida-basura-adictiva-article.html