9 laxantes naturales que no irritan el intestino

A la hora de elegir alimentos para regular el tránsito, es importante que sean laxantes naturales para evitar complicaciones. Asimismo, hemos de consumir mucha agua para facilitar el trabajo del intestino.
9 laxantes naturales que no irritan el intestino
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 23 junio, 2022

Los laxantes son una solución habitual para las personas que sufren estreñimiento. No obstante, la mayoría de ellos provocan un vaciado del intestino a partir de la irritación de este órgano, algo que, a la larga, puede dar pie a problemas más importantes e irreversibles. Por este motivo, la alternativa más saludable y también efectiva son los laxantes naturales que no irritan el intestino.

Laxantes naturales que no irritan

Laxantes naturales no irritantes

Ya sean químicos o naturales, la mayoría de los laxantes tienen efectos irritantes sobre el intestino. Por este motivo, deberían usarse solamente de manera muy puntual y siempre y cuando no nos hayan funcionado otras opciones.

De hecho, muchos de ellos ya indican que no pueden usarse a diario. Como hemos dicho, esto no sucede solo con los laxantes químicos, sino que hay algunos naturales que también son irritantes, como el sen, el aloe vera o la cáscara sagrada.

Estos se tienen que usar de manera muy esporádica; si se abusa de ellos, se podría llegar a tener intestino vago u otros problemas.

¿Cuándo tomarlos?

Para tratar el estreñimiento, elegiremos otro tipo de laxantes, con efectos más suaves y reguladores y que favorezcan el tránsito intestinal sin causar ninguna irritación o dependencia. El mejor momento para tomar estos alimentos laxantes es por la mañana en ayunas, después de beber un vaso de agua.

La mejor hora para facilitar el trabajo del intestino es entre las 5 y las 7 de la mañana. Se pueden alternar y ver cómo funciona cada uno de ellos en el organismo.

1. Manzana con cáscara

Cascaras-de-manzana-para-bajar-de-peso

La manzana con cáscara se incluye entre los laxantes naturales osmóticos; es decir, aquellos que atraen agua hacia el interior del intestino para reblandecer las heces y facilitar su tránsito.

Esta fruta es muy rica en fibra soluble e insoluble, las cuales favorecen una regulación natural del intestino tanto en casos de estreñimiento como de diarrea. Para consumir su peladura, se han de elegir manzanas ecológicas; así, nos aseguramos de que esté libre de pesticidas, ceras y otras sustancias perjudiciales para la salud.

2. Psilio

El psilio, zaragatona o ispágula es una combinación de fibras solubles e insolubles procedentes de la cáscara de una semilla que se usa tradicionalmente en la India y Pakistán. Forma parte de los laxantes ricos en mucílagos, los cuales atraen agua, se hinchan como si fueran una gelatina y mejoran el tránsito de las heces.

Siempre se debe mezclar el psilio con un buen vaso de agua. A los pocos segundos, veremos como aparece la textura gelatinosa que podremos consumir.

3. Semillas de lino

Beneficios de las semillas de lino

Las semillas de lino también forman parte del mismo tipo de laxantes naturales que el psilio; de igual modo, se destacan por su alto contenido en mucílagos. También se deben poner las semillas unas horas en remojo para que funcionen de manera correcta. Otra idea es combinarlas o alternarlas con las semillas de chía, de efectos parecidos.

4. Kiwi

Uno o dos kiwis bien maduros por la mañana, en ayunas, tienen un efecto asombroso y casi inmediato en muchas personas con tendencia a padecer estreñimiento. Son, por ejemplo, una muy buena opción para los niños.

Para las personas a las que no les gusta su sabor, pueden prepararse en forma de batido junto con otras frutas como la pera, la manzana o el coco. De este modo, se añade también más cantidad de agua y fibra.

5. Ciruelas pasas

La ciruela seca o pasa es, al igual que la manzana, uno de los laxantes naturales de tipo osmótico. Este alimento debería ser imprescindible para todos gracias a sus excelentes valores nutricionales, entre los que destaca un contenido de 16 gramos de fibra por cada 100 gramos de ciruelas pasas. 

La dosis recomendada es de entre 4 y 6 ciruelas al día, que podemos también poner en agua durante toda la noche. Además, es importante destacar que conservan mejor sus nutrientes las que incluyen el hueso.

6. El té de boldo

De los 20 alcaloides presentes en las hojas de boldo (Peumus boldus M.), la boldina es el más abundante, además de contener glucósidos y flavonoides. Destacan entre sus propiedades el estímulo de la función hepática, propia de los remedios colagogos, la cual se acompaña de beneficios digestivos, en especial como purgante intestinal.

Para preparar el té, agrega una cucharadita de hojas de boldo picado en 150 ml de agua hirviendo. Deja reposar de 5 a 10 min. y toma tibio, de dos a tres veces antes o después de las comidas. O si lo prefieres, antes de dormir para garantizar una buena digestión después de la cena.

7. La infusión de llantén

El llantén (Plantago major) es una planta medicinal muy utilizada, con comprobados efectos astringentes, cicatrizantes y depurativos. Es muy fácil de usar bastando para su preparación dos cucharadas para un litro de agua recién hervida. Beber una taza de dos a tres veces al día.

Valga resaltar que las semillas también tienen efecto laxante. La cáscara que recubre las semillas concentran el poder de la planta para combatir el estreñimiento. Para aprovecharlo, procede de la siguiente forma:

  • Poner a hervir dos tazas de agua.
  • Añadir una cucharadita de semillas de llantén.
  • Llevar a hervor durante dos minutos.
  • Sacar del fuego y con un mortero triturar las semillas.
  • Dejar reposar y endulzar con miel

8. Infusión de malva

La malva (Malva Sylvestris) tiene propiedades astringentes, expectorantes, calmantes del sistema urinario y laxantes. Se le emplea para tratar problemas diuréticos y afecciones respiratorias, así como también estomacales y digestivas.

La infusión se prepara con dos cucharaditas de hojas en 150 ml de agua, varias veces al día. Actúa como un lubricante del conducto intestinal.

9. Aloe vera

Son múltiples los beneficios que se obtienen de la planta de aloe vera. A lo que se suma el tratamiento contra el estreñimiento y su aporte nutritivo al mejoramiento de la función intestinal.

Para consumirla, se lava la hoja con agua fría y se corta en dos. Se retiran las espinas y la corteza verde, para extraer el gel que tiene las propiedades laxantes y llevarlo de inmediato a la licuadora. Podemos agregar jugo de limón, toronja o naranja.

Aunque la bebida se puede conservar por muchos más días en el refrigerador, su efectividad se concentra los dos o tres primeros días.

La hidratación es clave

Al consumir estos laxantes naturales que no irritan, no se debe olvidar beber agua suficiente a lo largo del día, ya que la fibra absorbe el agua de nuestro tracto digestivo. En caso de no hacerlo, podríamos incluso empeorar el estreñimiento.

Te podría interesar...
Los 8 mejores remedios para el estreñimiento
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los 8 mejores remedios para el estreñimiento

El estreñimiento se puede curar de forma natural. Estos 8 remedios para el estreñimiento son ideales para ayudar a mejorar la digestión y evitar el...