5 mascarillas post-solares para calmar la piel

Si has estado expuesta a la luz solar y quieres darle un alivio a tu piel, puede que algunos ingredientes naturales sean de ayuda. ¿De cuáles se trata?
5 mascarillas post-solares para calmar la piel

Escrito por Elena Martínez Blasco, 12 mayo, 2016

Última actualización: 24 julio, 2020

Pese a las recomendaciones de usar protector y no exponerse durante las horas de mayor peligro, muchos hemos sufrido las molestias de las quemaduras por el sol. No obstante, aunque la piel ya esté enrojecida, todavía estamos a tiempo de minimizar los efectos perjudiciales usando mascarillas post-solares o aftersun.

A menudo nos quemamos y nos encontramos con que no tenemos a mano la loción adecuada. Sin embargo, es muy importante tratar la piel enrojecida lo antes posible, para que se recupere con rapidez. En este sentido, un artículo de Medline Plus ofrece información valiosa con respecto al tratamiento de las quemaduras.

No obstante, el uso de estas mascarillas post-solares será adecuado siempre y cuando las quemaduras no presenten gravedad. En caso contrario, es imprescindible acudir a un especialista antes de aplicar cualquier tratamiento.

Mascarillas post-solares con ingredientes caseros

A continuación, proponemos diferentes opciones de ingredientes que la mayoría tenemos en la cocina para poder preparar estas mascarillas post-solares con efectos hidratantes, calmantes y antioxidantes

Algunas de ellas tienen respaldo científico, lo que las vuelve todavía más aconsejables, pese a que la consulta con un dermatólogo siempre es recomendable antes de utilizarlas. ¡Descubre cuáles son y elige tu favorita!

1. Yogur y cacao

Yogur y cacao

Además de su potencial para ayudar a aliviar quemaduras, algunas de estas mascarillas aftersun son comestibles. Esto significa que puedes prepararte una deliciosa merienda y utilizar las sobras para aplicártelas en el rostro enrojecido.

El yogur, que utilizaremos frío, es un ingrediente hidratante que nutre la piel sin engrasarla. Un estudio publicado por The Journal of Alternative and Complementary Medicine ratifica los beneficios de este tipo de productos fermentados para mejorar la salud de la piel.

Por su parte, el cacao es un antioxidante, por lo que previene la acción de los radicales libres. Esto es confirmado por una investigación publicada en Nutrients en 2014.

Para su aplicación, solo debemos mezclar ambos ingredientes hasta conseguir una pasta marrón. Luego, aplicar en la cara, dejar que haga efecto por unos minutos y retirar enjuagando con agua.

2. Aloe vera y melón

Cada vez son más las personas que tienen una planta de aloe vera en casa, ya que el gel que se extrae de sus pencas es un remedio natural para heridas y quemaduras, que calma y ayuda a que la piel se regenere sin dejar marcas. También podemos comprar gel de aloe vera —lo más natural posible— para tenerlo siempre a mano.

En cualquiera de sus presentaciones, esta planta presenta beneficios para el tratamiento de quemaduras y el cuidado de la piel, como afirma una publicación de Vertientes, Revista Especializada en Ciencias de la Salud.  

La textura gelatinosa del aloe vera nos permitirá mezclarlo bien con un trozo de melón, que machacaremos con la ayuda de un tenedor para sacarle el jugo y usar también parte de la pulpa.

El melón aporta hidratación y antioxidantes, de acuerdo con Food Chemistry, y esto puede favorecer la recuperación de la piel, como explicamos con anterioridad. Si nos queda una mascarilla demasiado líquida, podemos humedecer unas gasas estériles y aplicarla encima del rostro mientras estamos tumbados boca arriba.

3. Sandía y miel

Sandias

Esta mascarilla es también una deliciosa bebida que podemos tomar para hidratar el organismo por dentro. La sandía es, según la medicina tradicional china, uno de los remedios naturales que ayudan a combatir afecciones como las quemaduras. Si antes la enfriamos en la nevera, se dice que será todavía más calmante.

La miel de abeja, por su parte, le aporta a esta mascarilla un extra de hidratación y protección para el cutis, según detalla un estudio publicado por el Journal of Cosmetic Dermatology.

Para esta preparación, batiremos un trozo de sandía con una cucharada de miel de abeja. Al ser una mascarilla muy líquida, sí que necesitaremos aplicarla obligatoriamente con gasas, como con la de aloe vera y melón.

4. Aguacate y huevo

Mascarillas post-solares

Esta es una mascarilla útil para facilitar la recuperación de las pieles normales o secas que están enrojecidas por el sol. Asimismo, puede ser beneficiosa si la aplicamos antes de la exposición, para conseguir un bronceado más bonito y saludable. No obstante, ten en cuenta que no puede reemplazar el uso del protector solar.

De acuerdo con lo que afirma una tesis presentada en la Universidad Católica de Colombia en 2018, el aguacate ejerce un efecto “regenerante y protector” sobre la piel.

Por su parte, el huevo es reconocido por sus compuestos antioxidantes, ratificados por estudios como uno publicado por Nutrients en 2015. De este modo, puede aportar a la salud de la piel, como hemos comentado previamente en este artículo.

Con estos dos ingredientes, podríamos calmar las molestias en la piel y nutrirla, ya que tanto el aguacate como el huevo contienen ácidos grasos esenciales. Para su preparación, simplemente hay que batir el huevo entero y añadir medio aguacate machacado.

5. Patata y aceite de oliva

Esta curiosa mascarilla nos podría aliviar cuando la quemadura es molesta o incluso dolorosa, ya que la patata —sobre todo su cáscara— tiene efectos analgésicos y antiinflamatorios, según afirma un estudio reciente publicado en Indonesian Journal of Cancer Chemoprevention.

El aceite de oliva también podría añadir beneficios nutritivos y calmantes. No obstante, cabe destacar que esta acción no ha sido comprobada por estudios científicos todavía.

Para preparar esta mascarilla, podemos hacerlo de dos formas. La primera consiste en utilizar puré de patata frío, mientras que para la segunda deberemos licuar una patata cruda. A la forma que elijamos, le añadiremos un chorro de aceite de oliva virgen extra.

En caso de hacer el licuado, hay que usar las gasas estériles para aplicarla. En cambio, si preparamos el puré de patata, su aplicación podrá ser directa.

Las mascarillas post-solares no reemplazan la consulta médica

Para finalizar, es importante remarcar y tener siempre presente lo que mencionamos antes: si la quemadura es importante o aparecen ampollas en la piel, deberemos evitar cualquier tratamiento. En tales circunstancias, deberá ser un dermatólogo el que determine el tratamiento adecuado.

Asimismo, recuerda también que tanto estas mascarillas naturales como las que consigues en la farmacia apuntan a atenuar un daño ya hecho. Para protegerte de los efectos dañinos del sol, lo mejor es la prevención: usa protector solar y evita las horas de mayor intensidad de los rayos ultravioletas.

Te podría interesar...
Cómo preparar una buena mascarilla casera para limpiar los poros
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Cómo preparar una buena mascarilla casera para limpiar los poros

Descubre en este artículo cómo preparar una buena mascarilla casera para limpiar los poros y conseguir un cutis suave, liso y luminoso.