5 recetas de helados caseros que les encantarán a los niños

Thady Carabaño·
07 Enero, 2021
Los helados caseros son deliciosos y saludables. A los niños puede fascinarles tanto hacerlos como comerlos. Aprovecha la oportunidad que te brindan para que coman más frutas.

Cremosos y dulces, los helados son preferidos por chicos y grandes a cualquier hora del día. ¿Sabías que puedes preparar helados deliciosos y nutritivos en casa? Continúa con nosotros y conoc 5 recetas de helados caseros que les encantarán a los niños y a los no tan niños.

Los helados

El helado es un postre congelado hecho de agua, leche o crema de leche, edulcorantes o azúcar. Se pueden incorporar frutas, chocolate, café, galletas, huevos… ¡La lista es casi infinita! Constituyen una buena opción para una merienda o postre, ya que los niños pueden participar en la selección de sabores y en su preparación. Además de que son ideales para refrescarlos en los días en que el calor arrecia.

En el caso de los niños con problemas de intolerancia a la lactosa, es necesario sustituir la leche por agua, por lo cual se consideran sorbetes. No esperes más y experimenta con las recetas que te presentamos a continuación.

Lee también: 5 deliciosos batidos ricos en proteína vegetal y fibra

5 recetas de helados caseros que les encantarán a los niños

helado de menta y chocolate en un bol.

1. Helado de menta y chocolate

 

Una mezcla deliciosa que podrás preparar en casa. Si lo deseas, experimenta con otros sabores utilizando estos como base.

Ingredientes

  • 100 gramos de chips de chocolate o chocolate negro rallado.
  • 125 mililitros de crema de leche o nata líquida.
  • 3 tazas de leche.
  • 150 gramos de azúcar.
  • 6 huevos.
  • Hojas de menta.

Preparación

  • Vierte la leche y la nata en una olla mediana y caliéntala a fuego medio.
  • Remueve hasta que hierva.
  • Separa las yemas de las claras. Resérvalas.
  • En un cazo, bate las claras a punto de nieve, añade las yemas y el azúcar, y bate hasta que espesen.
  • Incluye la mezcla de leche y nata removiendo constantemente hasta que esté homogénea y coloca todo a fuego lento.
  • Mientras, pica o tritura las hojas de menta. Agrega la mezcla y remueve. Deja que cueza durante unos 5 minutos.
  • Deja enfriar la preparación y luego añade los chips o la ralladura de chocolate. Mezcla suavemente.
  • Coloca la mezcla en un molde metálico (preferiblemente tapado) en el congelador.
  • Remueve cada 30 minutos durante 3 horas. ¡Y a comer!

2. Paleta de cinco colores, una de las mejores recetas de helados caseros

Paletas de helados de varios colores.

Esta es nuestra favorita entre las recetas de helados caseros. Es saludable  y no lleva azúcar ni grasa. La idea es que los niños puedan disfrutar del sabor natural de las frutas con una paleta o un polo multicolor.

Ingredientes

  • 250 gramos de fresas.
  • 2 kiwis.
  • 1 banana.
  • 1 mango mediano.
  • ½  piña grande.
  • 1 yogur.
  • 1 cucharada de chocolate en polvo.

Preparación

  • Procesa cada porción de fruta en la licuadora por separado.
  • Mezcla la piña batida con el yogur y resérvala.
  • Agrega el chocolate a la banana  y remueve.
  • Coloca 5 vasos de plástico en el congelador y añade la mezcla de banana y chocolate. Deja enfriar durante media hora.
  • Cuando se endurezca, agrega otra pulpa y la paleta de helados. Déjala endurecer y continúa este proceso hasta que obtengas una paleta de colores y sabores distintos. Seguro que tus niños lo adorarán.

3. Helado de yogur y arándanos

El arándano es una gran fuente de vitamina C, como señala este estudio publicado en la revista Agroindustrial Science. Rectifica el azúcar añadido y la dulzura del yogur. También puedes agregar un poco de mermelada de arándanos en el fondo del molde.

Ingredientes

  • 300 gramos de arándanos.
  • 300 mililitros de yogur de vainilla.
  • 5 cucharadas de azúcar.

Preparación

  • Licua los arándanos y el azúcar y añade el yogur.
  • Vierte la mezcla en vasosde  plásticos pequeños o en cubetas para hacer hielo.
  • Incorpora una paleta y llévalos al congelador hasta que endurezcan.

4. Helado cremoso de piña y mango, otras de las recetas de helados caseros

Niños compartiendo uno de los helados caseros.

La piña y el mango son una fuente maravillosa de fibra, vitaminas C, B1, B6, ácido fólico y minerales. Aunque estas recetas para helados caseros incorporan leche y azúcar a tu dieta, puedes hacer una versión con menos calorías si sustituyes la leche condensada por un yogur griego o por leche de coco.

Ingredientes

  • 300 mililitros de leche condensada.
  • 1 taza de piña y mango en tajadas.
  • 2 tazas de crema de leche para batir.
  • 1 huevo.

Preparación

  • Pon a enfriar la crema de leche con anterioridad y luego bátela hasta que tome cuerpo.
  • Tritura la fruta bien fina, mézclala con la leche condensada y unos minutos después incorpora la crema batida.
  • Vierte la preparación en un molde metálico con tapa y ponlo en el congelador durante 6 horas.
  • Si cada 30 o 60 minutos bates la mezcla, obtendrás una textura más cremosa.
  • Sirve en copas con galletas dulces.

Te puede interesar: ¿Cuáles son las 10 mejores frutas tropicales para la salud?

5. Helado de aguacate y banana

¡Atrévete! Esta receta tiene un extraordinario aporte de grasas saludables para el organismo, además de favorecer la hidratación de la piel y el cabello.

El consumo de aguacate favorece la disminución de los niveles colesterol y los triglicéridos en sangre. Y así lo evidencia esta investigación publicada en Medicina Interna de México. Asimismo, puedes sustituir la nata líquida por leche de coco para obtener una versión sin lácteos.

Ingredientes

  • 1 aguacate.
  • 1 banana o plátano.
  • 3 cucharadas de azúcar.
  • 1 taza de nata líquida.
  • Zumo de medio limón.

Preparación

  • Pasa la pulpa del aguacate y del plátano por la licuadora con la nata y el azúcar.
  • Incorpora el zumo de limón para evitar  que la mezcla se oscurezca.
  • Vierte la preparación en un molde metálico y déjala endurecer en la nevera. ¡Ya verás cómo los niños lo adoran!

En definitiva, lo bueno de hacer recetas de helados caseros es que puedes controlar la proporción de azúcar y grasas que consumen tus hijos. Enséñales a valorar los sabores naturales y verás cómo crecen sanos y fuertes.