5 tips para cuidar de tu colon

Al igual que la alimentación, la hidratación es fundamental para favorecer la digestión, así como una correcta lubricación y evacuación de las toxinas a través de la orina y las heces
5 tips para cuidar de tu colon
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 08 febrero, 2021.

Última actualización: 08 febrero, 2021

El colon es un órgano que forma parte del intestino grueso. Entre sus principales funciones está la de absorber agua y almacenar desechos sólidos. Esto quiere decir que actúa como una especie de filtro en el organismo y, concretamente, en la fase final del proceso de digestión. ¿Interesante, cierto? ¿Sabes cómo cuidar de tu colon? Si la respuesta es sí, entonces no te pierdas todo lo que vamos a comentarte a continuación.

Otra de las funciones que tiene el colon en el organismo es que extrae la sal y el agua de los residuos tóxicos antes de que los eliminemos, lo que ayuda a mantener el equilibrio orgánico. Asimismo “contiene una gran parte de la flora intestinal o microbioma; un conjunto de microorganismos que facilitan la absorción del calcio y el hierro, favorecen el movimiento intestinal y tienen un propósito inmunológico”, como indican los expertos.

Aunque existen diversos productos que prometen renovar, repotenciar y cuidar el colon, hay que tener cuidado. No todos son beneficiosos y muchos, aún cuando se utilicen de acuerdo a las instrucciones, pueden causar problemas de salud en lugar de prevenirlos. Esto es porque no a todo el mundo le va bien este tipo de productos. Además, hay que tener en cuenta muchos factores, como el estado de salud o el estilo de vida.

Los expertos en salud indican que, en realidad, eres tú quien, mediante unas sencillas pautas aplicadas días a día, dentro de un estilo de vida saludable, puedes cuidar de tu colon. ¿Te animas a descubrirlas a continuación?

Consejos para cuidar de tu colon… ¡y no arriesgar tu salud!

En el colon habitan miles de microorganismos esenciales que, además de mantener el equilibrio del organismo, ayudan a luchar contra bacterias y levaduras perjudiciales.

Si nos empeñamos en limpiar el colon de cualquier manera, correremos el riesgo de alterar el equilibrio de esa microbiota, y con ello, eliminar una parte de los microorganismos que nos protegen. Por tanto, hay que ir con cuidado.

Tus dos objetivos a la hora de cuidar de tu colon serán proteger estos microorganismos benéficos y evitar sobrecargar de desechos y toxinas el órgano.

1. Desayuna bien por la mañana

No olvides desayunar para cuidar tu colon

Todos lo sabemos, pero en esta ocasión no nos vamos a fijar en el desayuno como ese modo ideal de empezar el día con una buena dosis de energía.

El desayuno (y una buena alimentación en general) es un mecanismo perfecto para estimular el movimiento intestinal para evitar el estreñimiento y cuidar de la flora bacteriana (también conocida como microbiota intestinal). Para ello debemos ingerir algo de fruta, fibra y alguna bebida caliente.

Medio mango, por ejemplo, alguna leche vegetal con un poco de avena y una infusión de manzanilla y anís puede ser una buena combinación de desayuno para cuidar de tu colon e intestinos.

2. Consejos a la hora de ir al baño

Lo primero, cuando tengas ganas de evacuar, no te aguantes. Retener las ganas de ir al baño es algo muy negativo para el colon. Las heces pueden endurecerse, además de que podemos acumular más toxinas en la flora y dañarla.

Otro aspecto a recordar, los médicos nos advierten que no es recomendable “hacer esfuerzos”. Son muchas las personas que, al no poder evacuar, hacen mucha fuerza pudiendo llegar así a aparecer algunas lesiones o fisuras en el ano.

¿Un consejo? En caso de que no puedas, en un momento dado, tómate algo caliente, espera unos minutos y vuelve al baño.

Lo ideal es sentarnos en la taza del váter poniendo los pies sobre un taburete, ya que esta posición facilita mejor la evacuación.

3. La importancia de un yogur fermentado

Los yogures fermentados contienen probióticos naturales que nos permiten cuidar y mantener la flora intestinal, esencial para cuidar de la salud del colon. Mejora las digestiones y es un remedio sencillo al que no debemos tener miedo a pesar de ser parte del grupo de los lácteos.

Existen muchas recetas caseras de las que podemos beneficiarnos. Para cuidar de tu colon, no dudes en tus propios yogures caseros.

4. Frutas y verduras frescas

Frutas en el desayuno.
El mejor horario para incorporar las frutas es después de la comida del mediodía.

Todos conocemos los grandes beneficios de consumir frutas y verduras. Pero piensa también en la salud de tu colon para motivarte aún más a la hora de incluirlas diariamente en tus platos.

Las frutas y las verduras naturales (sin cocinar) nos ofrecen enzimas esenciales para hacer la digestión y cuidar del intestino y colon.

5. ¿Cuánta agua bebes al día?

Te lo hemos dicho muchas veces en el espacio: al día debes beber dos litros de agua. ¿Pero, lo haces realmente?

Es básico y esencial que aportes una correcta hidratación al organismo, de este modo facilitamos la digestión, eliminamos toxinas y mejoramos el funcionamiento del organismo.

6. Alimentos para cuidar tu colon

Semillas de lino vs semillas de chía.

Existen determinados alimentos que nos pueden ayudar a cuidar del colon y por tanto, merece la pena incluirlos en el menú semanal:

  • Mangos: ayudan a combatir el estreñimiento, cuidar del intestino, la flora intestina y el colon.
  • Fresas: consúmelas siempre frescas cuando estén de temporada. Son una fuente natural de minerales, vitaminas y fibra, que nos ayudan además a desintoxicar el organismo. Ideal si las tomas como fruta, pero recuerda, no les añadas ni azúcar ni nata.
  • Semillas de lino: son una fuente de proteínas, ácidos grasos esenciales y fibra. Son fáciles de digerir y podemos incluirlas en alimentos y batidos.

¿Qué te parecen estas ideas para cuidar de tu colon? Seguramente te parecerán mucho más fáciles de aplicar en tu rutina que recurrir a cualquier producto artificial de composición dudosa.

Recuerda que en caso de tener dudas acerca de cómo mantener buenos hábitos de vida, o bien cómo mejorarlos, siempre puedes consultar con el médico.