6 ejercicios que puedes hacer con una silla para reducir los michelines

La ventaja de realizar estos ejercicios con una silla en casa es que puedes adaptar la intensidad a tus capacidades, por lo que se minimiza el riesgo de lesiones. Conoce algunas alternativas y cómo complementarlas.
6 ejercicios que puedes hacer con una silla para reducir los michelines

Escrito por Carolina Betancourth, 23 noviembre, 2016

Última actualización: 19 febrero, 2021

¿Deseas reducir los michelines, esa acumulación de grasa en la cintura cuya eliminación es todo un reto? Si bien estos disminuyen cuando se adopta una alimentación saludable y balanceada, también es necesario llevar a cabo una serie de ejercicios para lograr mejores resultados.

El problema es que no todas las personas tienen tiempo suficiente para ir al gimnasio, y diseñar sus propias rutinas en casa no es sencillo. Lo que muchas no se imaginan es que, con un elemento tan simple como una silla, se puede realizar un entrenamiento con enormes ventajas.

Cómo reducir los michelines en casa

Antes que nada, es preciso remarcar que no bastará solo con hacer ejercicio para reducir la grasa en la zona de las caderas, donde esta suele acumularse. Si bien es cierto que la actividad física es importante para generar un déficit de energía que promueva la pérdida de peso, como explica un estudio publicado en la revista Annals of Nutrition & Metabolism, hace falta algo más.

En este sentido, una dieta reducida en grasas puede ser útil para una disminución importante del peso corporal, sobre todo a nivel de salud más que en lo estético, según un estudio que publicó la revista BMJ. De todos modos, lo más recomendable es consultar con un nutricionista para planificar una dieta que acompañe al ejercicio en este objetivo.

Ejercicios con una silla para reducir los michelines

Para reducir los michelines es conveniente estirar antes de los ejercicios.
El estiramiento es parte fundamental de cualquier rutina de entrenamiento.

Habiendo aclarado lo anterior, podemos remarcar que el entrenamiento con una silla permite utilizar el propio peso corporal como resistencia. Además, a diferencia de otros métodos, no implica un riesgo elevado de lesionar los músculos o las articulaciones.

Si estás interesada en aprender a realizarlos, a continuación te compartimos los 6 mejores ejercicios para reducir los michelines. ¡Toma nota y anímate a practicarlos!

1. Step up: elevaciones en silla

Este ejercicio no solo sirve para tonificar las piernas y los glúteos, sino que también fortalece la zona abdominal. Su realización es muy sencilla:

  1. Apoya uno de los pies en la silla, eleva el cuerpo y estira la otra pierna hacia atrás.
  2. Contrae el abdomen y el glúteo mayor; luego, alterna con la pierna contraria.
  3. Realiza movimientos suaves y completa 3 series de 20 repeticiones.

2. Triceps dips: fondos en paralela en silla

Puede sonar raro recomendar un ejercicio para tríceps con la meta de reducir la grasa abdominal. No obstante, la grasa no se pierde de manera localizada, sino a nivel general en todo el cuerpo, como explica una investigación del Journal of Strength and Conditioning Research.

Por lo tanto, «atacar» otras zonas como los brazos —donde, por cierto, también se acumula tejido adiposo—, ayudará a crear más masa muscular y reducir el tejido graso. ¡Además, produce un efecto positivo para la apariencia!

El triceps dips es un ejercicio muy interesante para todo esto que comentamos. Estos son los pasos para llevarlo a cabo:

  1. Apoya ambas manos en la silla, lleva los codos hacia atrás en paralelo uno con el otro y deja los pies apoyados del suelo.
  2. Eleva el cuerpo y extiende los brazos mientras inhalas y exhalas. Recuerda mantener el abdomen contraído.
  3. Completa 3 series de 10 o 15 repeticiones.

3. Split: zancada con pierna elevada en silla

Este movimiento requiere un poco más de resistencia y concentración, por lo que al principio puede parecer tedioso. La zancada sirve para mejorar la elasticidad y trabajar los cuádriceps y el femoral; al igual que el ejercicio anterior, permite trabajar una zona que tiende a concentrar grasa. Se realiza así:

  1. Adelanta una pierna y apóyala en el suelo.
  2. Lleva la otra pierna hacia atrás y ponla sobre la silla.
  3. Sube y baja el tronco flexionando ambas rodillas a 90 grados para completar series de 15 a 20 repeticiones. Procura contraer el abdomen y mantener la espalda recta.

4. Abdominales en silla

Para enfocarnos en el vientre, vamos a realizar algunos abdominales desde la silla. Con esta alternativa, es necesario resistir el peso corporal y mantener el equilibrio:

  1. Siéntate en el borde de la silla con las piernas estiradas, evitando que las puntas de los pies toquen el suelo.
  2. Inclina un poco la espalda haca atrás y sube ambas rodillas al mismo tiempo.
  3. Trata de llevarlas hacia el abdomen, manteniendo la postura lo más erguida posible.
  4. Inhala al estirar las piernas y exhala al flexionarlas.
  5. Realiza 3 series de 15 repeticiones.

5. Movimiento de rodilla cruzado en silla

Esta actividad está diseñada para moldear y tonificar la cintura, los abdominales y los glúteos. Si bien no sirve para eliminar la grasa localizada, porque esto es algo imposible como explicamos con anterioridad, es un excelente complemento para una rutina más integral. A su vez, puede servir para fortalecer los músculos y huesos de la espalda.

  1. Apóyate con los dos antebrazos en la silla y desplaza los pies hacia atrás, apoyándote de puntas en el suelo.
  2. Manteniendo el abdomen abajo, eleva la rodilla derecha hasta la parte interior del brazo izquierdo, como si fueras a tocar el codo.
  3. Sostén un par de segundos y regresa a la posición inicial. Luego, repite la actividad con la otra pierna.
  4. Realiza movimientos alternados hasta completar 3 series de 15 repeticiones.

6. Contracciones laterales en silla

Este ejercicio es un buen complemento al movimiento anterior, debido a que ayuda a trabajar la cintura y los glúteos. Su ejecución es sencilla:

  1. Párate al lado de la silla, de tal forma que puedas apoyarte en el respaldo con el brazo derecho.
  2. A continuación extiende la mano izquierda sobre la cabeza y apóyate con la punta del pie izquierdo alejado del derecho.
  3. Desciende la mano izquierda y eleva el pie poco a poco para acercar el talón a la mano.
  4. Regresa a la posición inicial y repite el mismo movimiento 10 o 15 veces por cada pierna.

Cuida los hábitos para reducir los michelines

Una buena alimentación es importante para reducir los michelines.
Una alimentación balanceada es fundamental para obtener buenos resultados.

¿Lista para el reto? Como lo acabas de notar, es muy fácil ejercitarte con un elemento que seguramente tienes en casa. Dedícale unos cuantos minutos cada día y comprueba tú misma todos sus beneficios para reducir michelines y sentirte mejor contigo misma.

En última instancia, no olvides tener en cuenta la importancia de llevar una buena alimentación que permita potenciar los efectos del ejercicio. El descanso también es importante. ¡Con constancia lograrás los resultados!

Te podría interesar...
Mejor rutina de ejercicios para realizar en casa
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Mejor rutina de ejercicios para realizar en casa

Para ir al gimnasio, hay que disponer de tiempo. Por eso, hoy te brindamos la mejor rutina de ejercicios para realizar en casa. ¡No te decepcionará...



  • Ramírez-Campillo, R., Andrade, D. C., Campos-Jara, C., Henríquez-Olguín, C., Alvarez-Lepín, C., & Izquierdo, M. (2013). Regional fat changes induced by localized muscle endurance resistance training. Journal of strength and conditioning research, 27(8), 2219–2224. https://doi.org/10.1519/JSC.0b013e31827e8681
  • Strasser, B., Spreitzer, A., & Haber, P. (2007). Fat loss depends on energy deficit only, independently of the method for weight loss. Annals of nutrition & metabolism, 51(5), 428–432. https://doi.org/10.1159/000111162
  • Hooper Lee, Abdelhamid Asmaa, Moore Helen J, Douthwaite Wayne, Skeaff C Murray, Summerbell Carolyn D et al. Effect of reducing total fat intake on body weight: systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials and cohort studies BMJ 2012; 345 :e7666