6 formas de perder peso sin pasar hambre

Si tu objetivo es perder paso sin pasar hambre te indicamos cómo hacerlo con 6 estrategias fáciles de seguir. Con ellas podrás conseguir los objetivos a medio plazo.
6 formas de perder peso sin pasar hambre
María Vijande

Revisado y aprobado por la farmacéutica María Vijande el 22 enero, 2021.

Escrito por Okairy Zuñiga, 23 febrero, 2018

Última actualización: 22 enero, 2021

Existe la creencia de que para perder peso hay que pasar hambre. Sin embargo, si llevas una dieta sana y equilibrada puedes perder peso sin estar hambriento. Por otro lado, si te saltas comidas tu metabolismo se hará más lento y dificultará la perdida de peso.

En este artículo te daremos 6 sencillas estrategias que puedan ser de ayuda para tener un mejor estilo de vida. Descubrirás que perder peso sin sentir hambre es posible.

1. Evita omitir comidas para perder peso

perder peso sin tener hambre

La omisión de comidas pone en marcha los mecanismos ahorradores en el organismo. Es decir, el cuerpo empieza a disminuir el gasto energético y la próxima comida será mucho más abundante por el hambre acumulada. Además, tu cuerpo buscará ahorrar la energía ingerida, especialmente en forma de grasa, que se depositará a nivel del abdomen

Una estrategia para perder peso sin tener hambre es realizar 3 comidas principales (desayuno, almuerzo y cena),  y además una a media mañana y a media tarde. Por lo tanto, harás 5 comidas al día. De esta forma obtienes los nutrientes que necesitas, evitas alteraciones metabólicas y mantienes tu peso adecuado.

Lee tambien: ¿Es saludable saltarse la cena o el desayuno para perder peso?

2. Come suficiente fibra

Los vegetales y la fruta aportan fibra, que te ayuda a que el cerebro se sienta satisfecho con menos cantidad. Con la ingesta de fibra obtienes beneficios a distintos niveles .

  • Las fibras solubles favorecen la sensación de saciedad, según un estudio publicado en European Journal of Clinical Nutrition.
  • En el intestino delgado, el tiempo de tránsito de los alimentos es mayor. Esto es debido a que se forma una capa viscosa que favorece la disminución en la absorción de glucosa, lípidos y aminoácidos.
  • Estimula la producción de sales biliares y favorece la disminución de los niveles de colesterol.

3. Vigila la calidad de tus alimentos

perder peso

El exceso de peso corporal suele ser el resultado de elecciones poco saludables a la hora de comer.

Si consumes con frecuencia dulces con azúcares refinados y alto contenido de grasas saturadas, tendrá lugar un incremento de las reservas grasas del organismo. Además estos productos han demostrado ser capaces de promocionar la ganancia de peso. Por ello, resulta muy útil para perder peso sin tener  hambre aprender a elegir las mejores opciones.

Incluye alimentos que son fuentes de nutrientes, carbohidratos de buena calidad y fibra como:

  • Frutas.
  • Galletas integrales.
  • Vegetales.
  • Proteína magras como queso, atún y yogur.
  • Infusiones calientes como té verde, manzanilla.
  • Chocolate con al menos 70% cacao.
  • Frutos secos y semillas.

4. Controla la ansiedad

Muchas veces el gran obstáculo para la pérdida de peso es la sensación de ansiedad. Esta sensación, suele aparece en determinados momentos del día, especialmente en la tarde.  La verdadera causa de la ansiedad por comer no se conoce con certeza.

Sin embargo, los especialistas presentan varias hipótesis relacionadas con la ansiedad:

  • El confort psicosomático.
  • La distracción cognitiva.
  • El tratar de ocultar otras emociones.

Aunque controlar la ansiedad resulte una acción muy difícil, no es imposible. Para ello es preciso tener fuerza de voluntad.

Una buena estrategia para perder peso sin sentir hambre es establecer metas fáciles de alcanzar. Aunque tengas que salir de la zona de confort, recuerda que comes para vivir, no vives para comer.

5. Bebe suficiente agua para perder peso

beber-agua para perder peso

El cuerpo humano está formado por un 70 % de agua, por lo que es un líquido indispensable para la vida. Sin embargo, muchas veces no consumimos ni la mitad del agua necesaria para que nuestro organismo funcione de la forma correcta. Además, beber agua te ayuda a que la fibra ingerida en la dieta sea eficaz.

Lo ideal es tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día. Ten en cuenta que existen evidencias conforme la ingesta de agua antes de las comidas ayuda a generar saciedad.

6. Planifica tus comidas

Otra estrategia que te puede ayudar a perder peso es tener cierta planificación para hacer la compra.  Procura elaborar un menú semanal antes de ir a hacer tu compra. Esto te permitirá conocer los productos y cantidades que necesitarás.

Planificar los menús semanales te permite pensar en las alternativas que te gustan y en su forma de elaboración para no cansarte.

Buenos hábitos para bajar de peso

La clave de la reducción del tejido graso es la promoción de buenos hábitos de vida. Es necesario llevar una dieta adecuada, vigilar la ingesta de azúcar, realizar actividad física de forma habitual y descansar correctamente.

Además puedes utilizar ciertos suplementos que promocionan la bajada de peso, como el té verde o la cafeína. Sin embargo, estos no servirán de nada si no se introducen en el contexto de una buena alimentación. Asegura que aparecen vegetales en la dieta con asiduidad para mejorar los resultados.

 

Te podría interesar...
5 recetas saludables con jengibre para perder peso
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 recetas saludables con jengibre para perder peso

A continuación te compartimos algunas recetas saludables con jengibre para perder peso y mantener una buena hidratación. ¡Descúbrelas!



  • Warrilow A, Mellor D, McKune A, Pumpa K. Dietary fat, fibre, satiation, and satiety-a systematic review of acute studies. Eur J Clin Nutr. 2019 Mar;73(3):333-344.
  • Yoshida Y, Simoes EJ. Sugar-Sweetened Beverage, Obesity, and Type 2 Diabetes in Children and Adolescents: Policies, Taxation, and Programs. Curr Diab Rep. 2018 Apr 18;18(6):31.
  • Jeong JN. Effect of Pre-meal Water Consumption on Energy Intake and Satiety in Non-obese Young Adults. Clin Nutr Res. 2018 Oct;7(4):291-296