6 tipos de parto y sus características

11 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
¿Hay más de un tipo de parto? Claro que sí. Existen diversas maneras de alumbrar y de dar a luz. Esto dependerá de las situaciones clínicas, la decisión de la madre y las condiciones del sistema de salud. Aquí podrás descubrir las características de las formas más relevantes.

Pensar en que hay distintos tipos de parto puede no sonar lógico en un principio, pero la realidad es que hay variadas maneras de dar a luz. El avance de la medicina también ha contribuido a la diversidad y al entendimiento de las posibilidades que existen en este proceso.

Del mismo modo, una mayor consciencia sobre lo que significa la gestación y el cuerpo de la mujer, desde aspectos filosóficos, han modificado intervenciones medicalizadas al extremo. Esto dio lugar a la aparición de variantes basadas en lo natural y con la menor incidencia posible de los individuos externos, como pueden ser los médicos.

6 tipos de parto

Vamos a concentrarnos en 6 tipos de parto para explicarlos. Esta clasificación es un tanto artificial en ciertos aspectos, ya que en términos estrictos, la salida del bebé puede ser únicamente por dos vías: vaginal o abdominal (cesárea).

De todas maneras, la forma vaginal no tiene una sola modalidad, así como tampoco la cesárea. Veamos, entonces, las características de cada forma.

Sigue leyendo: ¿Cesárea o parto natural?

1. Parto vaginal con intervención médica

Como su nombre lo indica, este tipo de parto sucede con la salida del bebé por la vagina de la madre. Es la vía natural de expulsión, tanto del niño como de las estructuras anexas, como la placenta. Recordemos que la incisión que se practica para la cesárea es un procedimiento quirúrgico.

La intervención médica tiene que ver con ciertas terapéuticas y protocolos que se aplican para disminuir el riesgo de complicaciones. Esto es algo que las asociaciones médicas de cada país y los ministerios de sanidad disponen para reducir la mortalidad materna y neonatal.

El parto sucede en un ambiente hospitalario controlado, con un equipo interviniente que suele consistir en médico, partera u obstetra, enfermeros y neonatólogos. Se cumplen una serie de pasos establecidos y se monitorean los parámetros a menudo, con la posibilidad de aplicar anestesia regional, por ejemplo.

Parto vaginal con intervención médica
Aunque se han definido seis tipos de parto, la salida del bebé solo es posible por dos vías: vaginal y abdominal (cesárea).

2. Parto natural

El parto natural es un tipo de nacimiento que sigue la vía vaginal, pero basándose en un principio de mínima intervención por parte de los agentes externos al proceso, como sería el equipo médico. Esto no significa que disminuya la seguridad, sino que se busca no incidir de manera deliberada.

Es habitual que participe una figura llamada doula. Estas son personas que se han formado para el acompañamiento del proceso de manera especial. Asisten a la madre en sus movilizaciones, sin utilizar medicaciones analgésicas o anestésicas, evitan que la mujer permanezca acostada todo el tiempo y le otorgan libertad en las decisiones.

Varios países han legislado esta atención bajo una ley de parto humanizado. Allí se establecen los derechos de las madres a optar por esta modalidad de abordaje que se centre en ellas, y que no se fundamente en imposiciones médicas que constituyan alguna forma de violencia obstétrica.

3. Parto en el agua

Una modalidad que ganó terreno en el último tiempo ha sido el parto en el agua. Consiste en la expulsión del bebé por la vía vaginal en un medio líquido. Para ello, la madre permanece sumergida en una pileta destinada a tal fin.

El fundamento científico es válido y corroborado. El niño pasa de un líquido a otro y la mujer, además, se beneficia de la hidroterapia que disminuye el dolor de las contracciones, así como el esfuerzo de la fase expulsiva, al contrarrestar la gravedad de otras posiciones.

Este tipo de parto se puede realizar en el hogar o en clínicas que están adaptadas para ello, con habitaciones que cuentan con piscinas para esta modalidad. Esto no anula la supervisión médica ni el acompañamiento por parte de doulas.

4. Parto por inducción

El parto se puede concretar por vía vaginal tras una inducción, que consiste en la aplicación de medicinas diseñadas para estimular las contracciones y la salida del bebé. La situación más común por la que se decide inducir es la gestación que supera el tiempo estipulado para la fecha probable.

La mujer es internada y el equipo médico coloca, vía intravenosa, vía vaginal u oral, sustancias farmacológicas que provocan contracciones. Al mismo tiempo, se vigila y controla la dinámica del útero, la frecuencia cardíaca del bebé y la tensión arterial de la madre. Si la inducción es exitosa, el parto sucede de manera normal.

En caso que pasen ciertas horas y no haya dilatación suficiente, las contracciones no alcancen a la expulsión o el bebé corra riesgo, se procede a una cesárea.

5. Cesárea programada

El parto cesárea es la salida del bebé por la zona abdominal de la madre mediante una intervención quirúrgica. Se puede programar esta cirugía conociendo la fecha probable de parto y las condiciones obstétricas de la gestación.

Las indicaciones de una cesárea son muchas, e incluso se concreta en mujeres que toman la decisión de no atravesar un parto vaginal. Las sociedades médicas instan a que el procedimiento se reserve para las situaciones clínicas que lo ameriten y que no signifique una comodidad, ni de la mujer ni del médico.

Cesárea programada
La cesárea implica un procedimiento quirúrgico. Se puede programar estimando la fecha posible del parto.

6. Cesárea de urgencia

Puede suceder que la gestación se complique y derive en un cuadro clínico de urgencia, lo cual ameritaría sacar al bebé para salvarle la vida y también para evitar complicaciones en la madre. En el caso de que no se inicie el trabajo de parto o sea peligroso realizarlo en esa perspectiva, se practicará una cesárea de urgencia.

Las situaciones que derivan en esta intervención son, por ejemplo, las infecciones maternas graves con fiebre elevada, la rotura espontánea prematura de membranas que no se acompaña de contracciones o la eclampsia. La decisión de realizarla es delicada, pues no deja de ser una cirugía con sus factores de riesgo.

Descubre más: Técnicas de respiración para el parto

Cada tipo de parto tiene sus peculiaridades

Los distintos tipos de parto poseen beneficios y riesgos. La elección, o el hecho de que uno suceda en lugar de otro, no implica que haya una forma mejor. Las cesáreas no son naturales, pero muchas veces representan la única vía para un desenlace sin complicaciones.

Si estás embarazada, es esencial que hables con tu obstetra del trabajo de parto y de la cesárea, siempre que puedas. Desde el inicio de la gestación, deben quedar claras las intenciones de la madre y las opciones de las que se dispone.

  • Hernández-Hernández, Diana, et al. "Complicaciones maternas y neonatales secundarias a parto vaginal instrumentado con fórceps." MÉDICA SUR SOCIED A SUR SOCIED A SUR SOCIEDAD DE MÉDICOS, AC AD DE MÉDICOS, AC 52 (2012).
  • España, José Andrés Calvache, and Juan Carlos Zafra Pedone. "Analgesia epidural para el trabajo de parto." Iatreia 21.4 (2008): ág-355.
  • Intriago, Mariela G. Macías, et al. "Importancia y beneficios del parto humanizado." Dominio de las Ciencias 4.3 (2018): 392-415.
  • Lits, Ruth Ysabel Tavera, María Verónica Aveiga Hidalgo, and Ana Morabia Gómez Vargas. "Papel de la enfermera como doula en la labor de parto humanizado." Dilemas contemporáneos: Educación, Política y Valores (2019).
  • Felitti, Karina, and Leila Abdala. "El parto humanizado en la Argentina: activismos, espiritualidades y derechos." Parterías de Latinoamérica. Diferentes territorios, mismas batallas (2018): 123-152.
  • Gesteira, Cecilia Rodríguez, and Mercedes Soto González. "Efectos maternos y neonatales del parto en el agua. Una revisión sistemática." Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia (2020).
  • Mallen-Perez, Laura, et al. "Uso de hidroterapia durante el parto: evaluación del dolor, uso de analgesia y seguridad neonatal." Enfermería Clínica 28.5 (2018): 309-315.
  • Sampedrano, Istria Molinero, et al. "Impacto del cambio de fármaco utilizado en la inducción del parto: misoprostol vaginal versus dinoprostona." Progresos de obstetricia y ginecología: revista oficial de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia 59.4 (2016): 205-210.
  • Morgan-Ortiz, Fred, et al. "Frecuencia de las indicaciones de operación cesárea de acuerdo con la clasificación de robson." Rev Med UAS; Vol 8.1 (2018).