7 cosas buenas que te ocurren cuando reduces el consumo de sal

El exceso de sal puede provocar desequilibrios en el sistema cardiovascular y derivar en complicaciones como la hipertensión, además de enfermedades crónicas e incluso infartos.
7 cosas buenas que te ocurren cuando reduces el consumo de sal
Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 21 abril, 2021.

Escrito por Daniela Echeverri Castro, 09 octubre, 2017

Última actualización: 21 abril, 2021

La sal es uno de los ingredientes que, por tradición, suelen incluirse en la mayoría de preparaciones culinarias. Su particular sabor permite realzar el sabor de los platos. Además, en pequeñas dosis, es esencial para el buen funcionamiento del organismo.

Sin embargo, el problema radica en que casi todos la ingieren en cantidades excesivas, ignorando que puede influir en el desarrollo de varios problemas de salud. Si bien para muchos puede parecer radical, limitar su inclusión en la dieta puede generar cambios positivos en el organismo, mejorando de forma considerable la salud.

En esta oportunidad, queremos compartir 7 cosas buenas que se pueden experimentar al tomar control sobre su consumo.

1. Reduces la retención de líquidos

Retención de líquidos

La retención de líquidos en los tejidos es uno de los trastornos relacionados con el consumo habitual de sal. Es una condición en la que los riñones dejan de trabajar de forma óptima, minimizando la producción de orina y causando reacciones inflamatorias.

Suele manifestarse en zonas como:

  • Tobillos.
  • Piernas.
  • Manos.
  • Rostro.

Tras dejar la sal, el sistema renal restablece su capacidad para filtrar y remover estos residuos. Así, en poco tiempo, ayuda a reducir esta condición. De todos modos, es importante también aumentar el consumo de agua para estimular la diuresis. El efecto será una reducción en la sensación de hinchazón.

2. Evitas la deficiencia de calcio con un menor consumo de sal

Aunque solemos pasarlo por alto, la acumulación de sodio en el organismo interfiere en los procesos que ayudan a sintetizar el calcio. Por lo tanto, es un factor que influye en los problemas óseos. De acuerdo con un estudio publicado en Nutrients, tanto el consumo de sodio como el de potasio podrían incidir sobre la movilización del calcio, lo cual no siempre es positivo.

El cuerpo tiende a desmineralizarse en su afán por remover este elemento del cuerpo y, a través de la orina, genera pérdidas significativas de este nutriente esencial.

3. Previenes dificultades digestivas

Trastornos digestivos

Ingerir platos demasiado salados aumenta el riesgo de sufrir dificultades digestivas, en especial cuando se acompañan con una dieta ácida.

En efecto, esta sustancia va generando un deterioro de la mucosa de las paredes estomacales, influyendo en la aparición de úlceras  y afecciones por la bacteria H. Pylori. De todos modos, existe bastante discordancia al respecto, según evidencia una estudio publicado en Porto Biomedical Journal.

4. Mejoras tu salud renal si reduces el consumo de sal

Las dietas con alto contenido en sodio están relacionadas con el mayor riesgo de padecer enfermedades en los riñones y las vías urinarias.

En efecto, este mineral sobrecarga de tareas a este órgano excretor. Por eso, al dificultar su capacidad para remover los desechos, influye en la formación de cálculos y obstrucciones.

Existen investigaciones que afirman que es importante moderar el consumo de sal y de sodio en las situaciones de patología renal, ya que se podría agravar.

5. Reduces el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Mejora la salud cardiovascular

La acumulación de este ingrediente en el organismo genera desequilibrios en el funcionamiento del sistema cardiovascular. Por desgracia, es una de las causas asociadas a la hipertensión, los infartos y otras enfermedades crónicas.

  • Por ser uno de los precursores de la retención de líquidos y dificultades renales, su ingesta habitual disminuye la capacidad del corazón para bombear la sangre hacia las demás partes del cuerpo. En casos graves, genera insuficiencia cardíaca.
  • Además, afecta la salud circulatoria y arterial, incrementando el riesgo de accidentes cerebrovasculares (ictus).

6. Pierdes peso con más facilidad

Dejar la sal no es un método para quemar grasa o algo similar. No obstante, tras reducir su consumo, los órganos excretores del cuerpo trabajan con más facilidad.

Así, eliminan de forma óptima las toxinas, por lo que se evitan interferencias en el funcionamiento del metabolismo.

  • El sodio en exceso provoca desequilibrios en los niveles de sales minerales, aumentando la sensación de sed y el cansancio físico.
  • Por esta razón, tras limitarlo en la dieta, el cuerpo se siente más liviano e incrementa su rendimiento.

Visita este artículo: 4 formas de perder peso con avena

7. Evitas los ataques de asma

asma

Los pacientes que sufren de enfermedades respiratorias como el asma pueden sentir una mejoría en su salud al excluir este ingrediente de sus planes de alimentación.

  • Los alimentos cargados de sodio aumentan la inflamación de los tejidos, dificultando el despeje de las vías respiratorias.
  • Además, sus excesos afectan las funciones inmunitarias, reduciendo la capacidad de los anticuerpos para luchar contra las bacterias y virus que provocan infecciones en el sistema.

Regular el consumo de sal

¿Sueles añadir demasiada sal a tus platos? Aunque sabemos que es difícil limitar su consumo, es primordial tomar medidas al respecto para evitar que, con el tiempo, deteriore la salud.

Por eso, remplázala por otras especias saludables y procura evitar los alimentos procesados que la contienen en grandes cantidades.



  • Wang X, Kim D, Tucker KL, Weisskopf MG, Sparrow D, Hu H, Park SK. Effect of Dietary Sodium and Potassium Intake on the Mobilization of Bone Lead among Middle-Aged and Older Men: The Veterans Affairs Normative Aging Study. Nutrients. 2019 Nov 13;11(11):2750. doi: 10.3390/nu11112750. PMID: 31766133; PMCID: PMC6893449.
  • Monteiro C, Costa AR, Peleteiro B. Sodium intake andHelicobacter pyloriinfection in the early stages of life. Porto Biomed J. 2016 May-Jun;1(2):52-58. doi: 10.1016/j.pbj.2016.05.001. Epub 2016 Jun 17. PMID: 32258550; PMCID: PMC6806953.
  • Borrelli S, Provenzano M, Gagliardi I, Ashour M, Liberti ME, De Nicola L, Conte G, Garofalo C, Andreucci M. Sodium Intake and Chronic Kidney Disease. Int J Mol Sci. 2020 Jul 3;21(13):4744. doi: 10.3390/ijms21134744. PMID: 32635265; PMCID: PMC7369961.