7 datos curiosos sobre nuestras pupilas

Las pupilas no son solo un reflejo de nuestras emociones. Son también un indicador de nuestra salud, cuyas características merece la pena conocer por nuestra propia seguridad.
7 datos curiosos sobre nuestras pupilas
Valeria Sabater

Escrito y verificado por psicóloga Valeria Sabater el 13 diciembre, 2019.

Última actualización: 13 diciembre, 2019

Se dice que los ojos son el espejo del alma, ya que reflejan nuestros sentimientos y emociones. Las pupilas son capaces de expandirse como una flor, como un pequeño universo donde se esconden secretos muy interesantes. ¿Te has detenido alguna vez a preguntarte cuántas cosas pueden llegar a decir nuestras pupilas?

Hoy en nuestro espacio queremos invitarte a un curioso y apasionante paseo hacia el interior de nuestros ojos, hacia ese punto oscuro, mágico e inquietante que son las pupilas.

Como ya sabes, esta parte del ojo es la encargada de regular la cantidad de luz que entra en el globo ocular pero, aparte de esto, esconde en realidad muchos más secretos. Descúbrelos con nosotros. Estamos seguros de que te van a parecer muy interesantes.

1. La optografía

La optografía no es un término muy conocido en la actualidad. Sin embargo, en el siglo XIX hubo un tiempo en que era bastante habitual escuchar esta palabra. Hacía referencia a la disciplina que desarrolló el fisiólogo Wilhelm Friedrich Kühne en 1881, y que tenía como finalidad analizar la pupila de las personas que habían fallecido asesinadas.

Se pensaba que la imagen del asesino podía haber quedado “impresa” en las pupilas a modo de fotografía, de ahí que se realizaran numerosas investigaciones a nivel microscópico y de fotografía con tal de averiguar si esta premisa, si esta sospecha, podía ser cierta.

Se sabe, incluso, que durante los asesinatos de Jack el Destripador se analizaron las pupilas de alguna de sus víctimas pero, lamentablemente, no se obtuvo ninguna conclusión clara. De hecho, a día de hoy, la optografía entra dentro de las ciencias paranormales.

2. Nuestras pupilas y las emociones

Tristeza

Se sabe que emociones fuertes como la alegría, el entusiasmo o incluso el deseo sexual dilatan llamativamente las pupilas. Por ejemplo, estudios confirman la relación entre la inclinación sexual y la dilatación de las pupilas.

3. Intentar resolver un problema complejo

Concentración.

Cuando nos encontramos inmersos en un problema o en una situación que exige una alta concentración mental, podría ocurrir que nuestras pupilas se dilaten, más allá de que los especialistas no lo enumeren como una causa habitual de dilatación.

Sin embargo, podría darse, sobre todo si a la dificultad de la tarea se le suma el estrés o la ansiedad, un estado en el que se añaden, por un lado, las emociones y por otro, la saturación cognitiva.

4. La repulsión

Mirada.

Es una reacción natural e instintiva. Los seres humanos sentimos una repulsión casi inmediata a determinadas cosas: a un olor desagradable, a la materia muerta o en descomposición e incluso a estímulos que consideramos desagradables como, por ejemplo, la violencia.

Todas esas experiencias afectan también a nuestras pupilas, dilatándolas, como confirma este estudio en el que se mostraron imágenes negativas y neutrales a las personas y se analizó la reacción de sus pupilas. ¿Te habías fijado alguna vez? Se trata de un impacto en el que también se mezclan las emociones con una reacción fisiológica natural de rechazo y necesidad de huida.

5. El dolor y nuestras pupilas

Dolor de cabeza.

Seguro que este dato ya lo intuías. Se sabe que nuestro sistema nervioso autónomo reacciona ante la sensación de dolor y activa nuestros sentidos para el escape. Una de las primeras reacciones de nuestro cuerpo frente al dolor es la dilatación de las pupilas, confirman estudios.

¿Sabes por qué ocurre esto? Ante la necesidad de huir, nuestro cerebro necesita que todos los sentidos estén al máximo de su rendimiento. Así pues, la vista debe estar agudizada al 100 % para poder detectar cualquier peligro potencial en el entorno. Curioso, ¿no es así?

6. Las pupilas y los agentes químicos de nuestro entorno

Ojo humano.

No podemos pasar por alto que nuestros ojos, y en consecuencia, nuestras pupilas, son muy sensibles a todos los agentes químicos presentes en nuestra atmósfera. Así, por ejemplo, si un día nada más levantarte observas que tus pupilas están constantemente dilatadas, deberás acudir al médico de inmediato.

Entre otras causas, las pupilas dilatadas (así como la disminución de su tamaño, llamada miosis) también pueden deberse a los siguientes aspectos:

  • Venenos u otros agentes químicos a los que podemos ser alérgicos.
  • Determinadas drogas u opiáceos también suelen originar esta reacción y, como decimos, es un indicador para acudir de inmediato al médico.

7. Enfermedades neurológicas

Cerebro.

Esta información es muy importante. Si después de daros un golpe, tú o algún familiar notáis que tenéis las pupilas dilatadas, también es vital que busquéis ayuda médica de inmediato. Puede existir una hemorragia interna o cualquier otro problema neurológico que afecte el estado de las pupilas requiere una rápida intervención.

En ocasiones, las pupilas dilatadas son también signo de un posible tumor cerebral o un edema cerebral. En este caso, como decimos, es una característica que debe ser permanente. La dilatación de la pupila es constante y no se contrae a pesar de que apliquemos sobre los ojos una luz directa.

Como has podido ver, las pupilas no son solo un reflejo de nuestras emociones. Son también un indicador de nuestra salud, cuyas características merece la pena conocer por nuestra propia seguridad.

Te podría interesar...
Anisocoria o asimetría en la dilatación de las pupilas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Anisocoria o asimetría en la dilatación de las pupilas

La anisocoria es una condición en la cual el tamaño de una pupila es más grande que el de la otra. Hasta el 10 % de la población presenta esa condi...