7 hábitos poco saludables

En lugar de practicar dos horas de ejercicio tres días a la semana, a nuestro organismo le vendrá mucho mejor si realizamos 30 minutos de actividad física al día. Así no lo sobrecargaremos.
7 hábitos poco saludables
José Gerardo Rosciano Paganelli

Revisado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 20 mayo, 2021.

Escrito por Carolina Betancourth, 31 julio, 2017

Última actualización: 20 mayo, 2021

Seguro que practicas hábitos poco saludables e ignoras lo que pueden suponer para tu salud.

Para mantener una buena salud física y mental es fundamental adoptar una serie de hábitos diarios que promuevan el bienestar. El problema es que, muchas veces, nos dejamos llevar por las creencias populares o las grandes campañas publicitarias y, pensando que estamos haciéndole un bien al organismo, acabamos tomando decisiones que no son del todo buenas.

Si bien muchas prácticas son aparentemente sanas, lo cierto es que, con el tiempo, pueden provocar reacciones adversas o efectos secundarios. Considerando que muchos no saben cuáles son, a continuación queremos compartir en detalle las 7 más comunes.

1. Cenar fruta confitada o en batidos

 

Cenar fruta es un hábito saludable, dado que estos alimentos son saciantes, nutritivos y bajos en calorías. Ahora bien, la mejor manera de aprovechar la fruta es al natural, no en batidos, confitada o procesadas de otra manera.

  • Se solía creer que la fruta contenía hidratos de carbono y azúcares que, cuando no se quemaban con actividad, tendían a almacenarse. Sin embargo, está demostrado que la fruta es un alimento que puede consumirse a cualquier hora del día, siempre y cuando sea al natural.
  • Comer fruta regularmente tanto en meriendas como en comidas contribuye a prevenir la obesidad y otros problemas de salud, como indica la evidencia científica.
  • Los batidos pueden ser una buena opción durante el día, antes de realizar actividad física, pero no son lo mejor para la cena. En especial si tienen azúcar añadido o edulcorantes, siropes, mermelada, etc.

2. Basar la dieta en comestibles “light”

Los comestibles y botanas con etiquetas light o “cero grasas” tienden a confundir la mentalidad de los consumidores. Y, dado que parecen ser los más “saludables”, crean la idea de que son la mejor opción de alimentación.

La verdad de estos productos es que contienen menos calorías y grasa que las versiones originales. No obstante, también cuentan con carbohidratos, azúcares y químicos añadidos que no son del todo buenos para la salud y el peso. De hecho, la cantidad de azúcar añadida suele ser exagerada en contraposición a la versión estándar o “no light“.

  • Una dieta saludable es aquella que cuenta con todos los grupos nutricionales, a poder ser de origen orgánico.
  • Los alimentos light pueden hacer parte de la dieta, pero de forma moderada.

3. Ingerir agua en cantidades excesivas

Todos sabemos que el consumo diario de agua en cantidades suficientes es un hábito beneficioso, pues permite mejorar la salud en todo sentido así como mantenerla, además puede ayudar a mantener un buen peso corporal. Sin embargo, eso no quiere decir que su consumo deba realizarse en exceso, sobre todo cuando también se toman otros líquidos. Podría convertirse en uno de los hábitos poco saludables que cometemos a diario.

  • Es fundamental tener en cuenta que la ingesta de líquidos activa el funcionamiento renal y, por lo tanto, hace que estos órganos tengan que esforzarse más.
  • El consumo de las 6 a 8 vasos diarios de líquido es suficiente para mantener el organismo hidratado y sano.
  • Dependiendo de tu edad, sexo, estado de salud y estilo de vida, deberás beber una cantidad de agua en concreto u otra. Por ende, evita caer en la creencia de que “necesitas” obligatoriamente consumir 2 o más litros de agua al día.

4. Hacer abdominales para quemar grasa abdominal

Hay diferentes tipos de abdominales que puedes practicar.
Combina los distintos tipos de abdominales con otras actividades para obtener los resultados que deseas.

Un gran número de personas piensa que los ejercicios abdominales son los más eficaces cuando de perder barriga se trata. Lo cierto es que, aunque son un buen complemento, la pérdida de grasa solo se consigue con la combinación de ejercicios cardiovasculares y una alimentación controlada en calorías.

  • Lo ideal es alternar actividades de cardio con ejercicios de fuerza y tonificación.
  • La dieta debe ser reducida en grasa y azúcares.

5. Ingerir suplementos nutricionales, otro de los hábitos poco saludables más comunes

Los suplementos de vitaminas y minerales se han convertido en una gran alternativa para tratar los problemas de deficiencia que sufren algunas personas. Pese a esto, no está recomendada su ingesta sin supervisión médica, ya que algunas veces pueden ocasionar reacciones indeseadas y ser hábitos poco saludables.

Entonces, si no contamos con la receta del médico, lo mejor es abstenernos de empezar a tomar suplementos por cuenta propia. La mejor forma de obtener nutrientes es a través del consumo de alimentos orgánicos, dentro de una dieta equilibrada.

6. Hacer ejercicio en exceso

Todos en exceso es malo y la actividad física no es una excepción. Aunque pueda parecer saludable, el ejercicio en dosis masivas resulta contraproducente, sobre todo para la salud muscular.

Los músculos necesitan tiempo para recuperarse después del esfuerzo y, al hacer ejercicio en exceso, estos se exponen a graves lesiones.

  • Es preferible adoptar una rutina de 30 o 45 minutos de actividad diaria, que combine cardio y tonificación con estiramientos, que hacer deporte dos o tres días a la semana durante dos horas.
  • Las personas que inician una rutina deben hacerlo de forma gradual, ya que hacer demasiado esfuerzo puede causar graves lesiones.
  • El cuerpo va ganando resistencia muscular y, en función de esta, puede aumentar la intensidad del ejercicio.
  • La vigorexia puede conllevar a otros problemas de salud.

7. Limpiar los oídos con bastoncillos

No es recomendable usar bastoncillos de algodón para limpiar los oídos.

La limpieza de los oídos con bastoncillos de algodón aparenta ser un hábito de higiene sencillo e inofensivo. Sin embargo, lejos de ser bueno, este puede conducir al desarrollo de lesiones e infecciones en el canal auditivo.

  • Al ejecutar la limpieza con este elemento, lo que en realidad hacemos es empujar la cera hacia adentro, hacia la zona más delicada del oído.
  • Esto puede causar obstrucciones y, de paso, facilitar la acción de los gérmenes.
  • La mejor forma de limpiar la cera es utilizando gotas especialmente diseñadas para ello, o bien unas gotas de glicerina o aceites vegetales, como el aceite de oliva.

¿Practicas alguno de estos hábitos poco saludables? Ahora que sabes que no son tan buenos como aparentan, trata de corregirlos y toma mejores decisiones para tu salud.



  • Freire, W. B., Waters, W. F., & Rivas-Mariño, G. (2017). Semáforo nutricional de alimentos procesados: estudio cualitativo sobre conocimientos, comprensión, actitudes y prácticas en el Ecuador. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública. https://doi.org/10.17843/rpmesp.2017.341.2762
  • Machado, S. S., Silva, T. R., & Blanco, A. J. V. (2013). Análise da Rotulagem Nutricional de Alimentos Diet e Light. https://doi.org/10.5585/EccoS.n29.3671
  • Mayo Clinic. (2014). Water: How much should you drink every day? Mayo Clinic.