7 preguntas sobre el preservativo femenino

El preservativo femenino es una alternativa al preservativo masculino que, teniendo los mismos niveles de eficacia, posibilita que las mujeres no dependan de nada ni de nadie para protegerse contra los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual.
7 preguntas sobre el preservativo femenino
Sergio Alonso Castrillejo

Revisado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo.

Escrito por Victoria Blázquez

Última actualización: 05 octubre, 2022

El preservativo femenino es un método anticonceptivo que además de actuar como dispositivo de control de natalidad, protege frente a las enfermedades de transmisión sexual. Hay una serie de datos que debes conocer antes de proceder a su uso.

Datos sobre el preservativo femenino

1. ¿Cómo se coloca?

El preservativo femenino consta de dos anillos: uno en el extremo cerrado y otro en el abierto. Para colocarlo correctamente debes tener en cuenta lo siguiente:

  • El anillo interno ha de colocarse sobre el cuello uterino, para ello, introduce el extremo cerrado en tu vagina y empuja el anillo hasta que notes que llega al cérvix.
  • El anillo externo cubre la vulva y no hay que introducirlo en la vagina. Asegúrate de que este sobresale unos 2-3 cm.

2. ¿Cómo se retira?

Para retirarlo, tienes que localizar el anillo externo, apretarlo, doblarlo y tirar suavemente. Es importante que no reutilices los preservativos, has de usar uno nuevo cada vez que mantengas una relación sexual con penetración. Además, recuerda que no se puede desechar por el inodoro: para evitar obstrucciones hay que tirarlo a la basura.

3. Ventajas del uso de preservativos femeninos

  • Protege frente a enfermedades de transmisión sexual.
  • Protege frente a embarazos no deseados.
  • No requiere receta médica.
  • Es barato y fácil de conseguir.
  • Al ser un método anticonceptivo no hormonal, apenas reporta riesgo de efectos secundarios.
  • Permite que la mujer adquiera el control sobre su salud sexual sin depender del preservativo masculino.
  • No necesita que el pene esté erecto y se puede colocar hasta ocho horas antes de mantener la relación sexual.
  • Se puede usar durante la menstruación y el embarazo.
  • Es fácil de colocar y retirar.

4. Desventajas del uso de preservativo femenino

El preservativo femenino origina problemas
Es probable que aparezcan algunas complicaciones locales derivadas del uso de preservativo femenino.
  • Aunque no suele ser común, puede provocar reacciones alérgicas (picor, hinchazón).
  • No hay contacto directo entre el pene y la vagina, por tanto, es posible que disminuya la estimulación. Además, la fricción puede llevar a una falta de lubricación, lo que puede derivar en relaciones sexuales insatisfactorias. El uso del lubricante suele ayudar a contrarrestar estos incovenientes.
  • El preservativo se puede romper.
  • El anillo externo puede resbalarse dentro de la vagina durante la relación sexual.
  • El preservativo se puede salir de la vagina.

5. ¿En qué se diferencia el preservativo femenino del masculino?

A diferencia del preservativo masculino, que suele estar fabricado con látex, los preservativos femeninos o internos está hechos a partir de poliuretano o nitrilo. Por ello, puede usarse en aquellas personas que sean alérgicas a los componentes del preservativo masculino.

Tampoco suelen verse afectados por la humedad ni los cambios de temperatura, como si ocurre en el caso del preservativo masculino. Además, en lugar de colocarse sobre el pene, el preservativo femenino se coloca dentro de la vagina.

6. ¿Es un método adecuado para mí?

Es importante que visites a tu médico o ginecólogo para que valore tu situación personal y determine el mejor método anticonceptivo para tu caso particular.

Gracias a la variedad de dispositivos que hay en el mercado, puedes elegir el más acorde a tus necesidades e ir cambiándolo según la etapa en la que te encuentres. De manera general, deberías valorar otros métodos anticonceptivos diferentes al preservativo en las siguientes situaciones:

  • Tienes una pareja sexual estable y mantienes relaciones con frecuencia: en este caso, podrías considerar algún método anticonceptivo que no requiera colocación cada vez que vayas a mantener una relación sexual (DIU, pastillas anticonceptivas), ya que el preservativo femenino es más indicado para relaciones esporádicas.
  • Eres sensible o presentas alergia al nitrilo o poliuretano.
  • Presentas dificultades para insertar y colocar correctamente el preservativo.
  • Presentas anomalías anatómicas que interfieren en el ajuste del preservativo femenino.

7. ¿Es un método eficaz?

Preservativo
Con un uso correcto, la eficacia de este método anticonceptivo barrera es superior al 95 %.

La eficacia del preservativo femenino depende de si haces un uso correcto del mismo. Si se utiliza en todas las relaciones sexuales y se coloca correctamente, presentan una efectividad del 95 %. Pero, como normalmente no se dan las condiciones para que su uso sea perfecto, la efectividad disminuye al 79 %.

En caso de que requieras mayor protección, puedes usar el preservativo femenino junto con pastillas anticonceptivas, dispositivos intrauterinos (DIU) o implantes anticonceptivos. No se debe usar junto con un preservativo masculino, ya que lejos de aumentar la eficacia, podría provocar roturas por la fricción entre distintos materiales.

Te podría interesar...
¿Cuáles son los métodos anticonceptivos que más se utilizan?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son los métodos anticonceptivos que más se utilizan?

Existe una gama de métodos anticonceptivos que además de impedir el embarazo, protegen contra enfermedades. Conoce cuáles son los más utilizados.



  • Lameiras-Fernández, M., Núñez-Mangana, A. M., Rodríguez-Castro, Y., & Bretón-López, J. (2007). Conocimiento y viabilidad de uso del preservativo femenino en jóvenes universitarios españoles. International Journal of Clinical and Health Psychology (Vol. 7). Retrieved from http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=33770114
  • Navarrete, M. A., Salas, A., Palacios, L., Marín, J. F., Quiralte, J., & Florido, J. F. (2006). Alergia al látex. Farmacia Hospitalaria, 30(3), 177–186. https://doi.org/10.1016/S1130-6343(06)73969-1

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.