11 propiedades de las hojas de laurel que no conocías

Para aprovechar los beneficios de las hojas de laurel para nuestra salud es importante que estas estén secas, ya que frescas pueden llegar a ser tóxicas.
11 propiedades de las hojas de laurel que no conocías

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 29 diciembre, 2022

El laurel es un tipo de planta que sirve para condimentar platos. Es una de las hierbas más conocidas y utilizadas en todo el mundo, tanto en la gastronomía como en remedios naturales. Hoy analizamos las propiedades y beneficios de las hojas de laurel que seguramente desconocías.

La hoja de laurel tiene un sabor fuerte y amargo, el cual contrasta con su fragancia y aroma. Entre muchas otras cosas, y de acuerdo con los expertos, es una fuente importante de flavonoides, ácido cítrico, taninos, eugenol, carbohidratos, triterpenoides, esteroides, alcaloides y aceites esenciales.

Las hojas de laurel

De nombre científico Laureus nobilis, el laurel o lauro es un arbusto de la familia de las lauráceas. Su origen se encuentra en la zona mediterránea y, como ya sabemos, se usa tanto en cocina como remedio tradicional.

Entre todas las variedades que existen las más comunes son la turca (con hojas de forma ovalada) y las californianas (con las hojas más largas y estrechas). A pesar de ello, el género agrupa a más de 25 000 especies distribuidas en todo el mundo.

Su uso como condimento en la cocina es habitual en los países de la cuenca del mar Mediterráneo y en América. Se suele añadir en sopas, guisos y estofados, tanto de carne, pescado y legumbres como de verduras.

La forma más común de emplear el laurel es con las hojas secas. Sin embargo, también se pueden encontrar otras presentaciones como el aceite esencial o en comprimidos.

Gracias a la presencia de principios activos como el eugenol y el cineol, sus propiedades más reconocidas son a nivel digestivo. Pero el interés por esta planta se ha extendido a otros usos y posibles beneficios.

Propiedades de las hojas de laurel

Las hojas de laurel, como bien mencionamos, tienen muchas propiedades. De acuerdo con Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) 100 gramos de hojas de laurel agrupan las siguientes:

  • energía: 313 kilocalorías
  • carbohidratos: 75 gramos
  • fibra: 23.3 gramos
  • lípidos totales: 8.36 gramos
  • proteína: 7.61 gramos
  • agua: 5.44 gramos
  • calcio: 834 miligramos
  • potasio: 529 miligramos
  • magnesio: 120 miligramos
  • fósforo: 113 miligramos
  • vitamina C: 46.5 miligramos
  • sodio: 23 miligramos

Además de esto, contiene ácidos grasos poliinsaturados, ácidos grasos saturados, vitamina A, folato, vitamina B6 y manganeso.

11 beneficios de las hojas de laurel

Ahora que conoces las propiedades de las hojas de laurel, podemos enumerar sus diferentes beneficios en la salud. Aunque son varias, nos enfocamos en 9 de las más importantes.

1. Reducen la ansiedad

Según este estudio, las hojas de laurel ayudarían a reducir la ansiedad gracias al compuesto químico del humo que se produce al quemarlas. Este acaba teniendo un efecto calmante tanto en el cuerpo como en la mente y se usa de forma tradicional en países como México. 

No obstante, es recomendable que las uses de esta forma con moderación. Hay que tener cuidado porque inhalar este humo con regularidad puede llegar a provocar alucinaciones.



Mujer con ansiedad

2. Reducen la inflamación y favorecen la relajación muscular

Las hojas de laurel contienen eugenol. Este compuesto puede actuar como antiinflamatorio por lo que si sufrimos de algún tipo de inflamación será un remedio natural muy efectivo.

Así pues, gracias al uso de hojas de laurel puedes reducir la inflamación en todo tu cuerpo, y en especial, de las articulaciones.

Como tienen una acción vasoconstrictora ayudan a regular la circulación sanguínea y relajan los impulsos nerviosos. Son ideales si sufrimos migrañas o cefaleas. Incluso, pueden aliviar el dolor de cuello o de hombros.

Podemos utilizar el aceite para dar un masaje en las sienes o en el área que necesitemos. Además, cumple un importante rol como neuroprotector.

3. Fortalecen el sistema inmunitario

El eugenol, uno de los 81 compuestos que contiene el laurel también actúa como antioxidante y fortalece el sistema inmune. Estudios en animales han respaldo su efecto en las respuestas inmunes de las actividades fagocíticas.

Así pues, las hojas de laurel se pueden agregar a los platos. Esto también es recomendable en el caso de que estés resfriado. Eso sí, no las tragues enteras pues podrían quedar en el esófago o la hipofaringe, afectando el epitelio del intestino o causando asfixia.

4. Buenas para combatir la diabetes

diabetes

Según los datos arrojados tras una investigación llevada a cabo en Estados Unidos, el consumo de 1 a 3 gramos diarios de comprimidos de hojas de laurel podrían aliviar algunos síntomas que suelen aparecer entre las personas que padecen diabetes tipo II.

No obstante, antes de tomar cualquier tipo de suplemento o fuente de laurel más concentrada, es aconsejable consultar con un especialista. Y en caso de padecer diabetes, siempre preguntar al doctor que lleve nuestro caso.



5. Pueden combatir los radicales libres

Estudios publicados en Journal of the Iranian Chemical Society y en Molecules han avalado las propiedades de control de radicales libres de las hojas de laurel. Los radicales libres son un subproducto del metabolismo, y se han asociado con el envejecimiento y con diferentes problemas de salud. Aunque su periodo de vida es muy breve, pueden dañar el ADN, causar mutaciones y otras complicaciones.

Enfermedades como  el asma, la diabetes, la ateroesclerosis, el cáncer, la demencia senil, la enfermedad ocular degenerativa y otras se han asociado de manera directa con ellos. Incluir hojas de laurel en tu dieta, o en su defecto aprovechar su aceite esencial, puede ser de gran provecho para tu salud.

6. Buenas para la piel

El aceite de laurel es muy adecuado para el cuidado de la piel. Se trata de un aceite que aporta vitaminas, minerales y antioxidantes, por lo que podrás dar a tu dermis el cuidado que merece. Asimismo, funciona muy bien como anticaspa y la evidencia respalda su uso para la cicatrización de heridas.

7. Contra hongos y microbios

Además, tiene beneficios antiinflamatorios, antifúngicos y antimicrobianos. En esta dirección, estudios indican que actúa contra Escherichia coli, Listeria monocytogenes, Salmonella typhimurium y Staphylococcus aureus.

En otros usos, tiene propiedades pediculicidas contra piojos y liendres. Rara vez la aplicación directa del aceite sobre la piel ocasionaría enrojecimiento e inflamación, pero siempre es preferible testar el producto en una zona poco sensible como el antebrazo y esperar 24 horas para observar posibles reacciones adversas.

8. Puede ayudar a prevenir las convulsiones

Los investigadores han encontrado que el aceite extraído de las hojas de laurel es útil para contrarrestar las convulsiones inducidas en laboratorio. Se piensa que su efecto contrastante se logra a través se algunos de sus componentes como el eugenol, el pineno y el metileugenol. Estos conducen a episodios de sedación y control del deterioro motor.

9. Propiedades digestivas

A nivel tradicional este es uno de los usos más extendidos de las hojas de laurel. Tanto en infusión como a través del aceite esencial.

Los síntomas más habituales que se tratan con esta planta son: hinchazón, gases, digestión pesada y eructos. Además también podría mejorar los espasmos intestinales y gástricos y la diarrea.

Algunos estudios llevados a cabo con animales confirman alguno de estos beneficios. En este estudio se comprobó que el extracto ejercía un efecto protector de la mucosa gastrointestinal.

10. Como repelentes de insectos

Se ha usado el aceite de esencial de laurel para repeler al mosquito común. De igual modo, existe evidencia de que es eficaz para controlar la población de ácaros. Puedes aprovechar este uso a través de inciensos de laurel o en su defecto quemando un par de sus hojas en una habitación. Si estás en el exterior lo mejor es recurrir a los repelentes comerciales.

11. Podrían tener efectos anticancerígenos

Aunque por supuesto se requieren más indagaciones al respecto, estudios publicados en Nutrients y en Nutrition and cancer han sugerido que las hojas de laurel pueden inhibir la mutaciones de las células cancerígenas. No es ni mucho menos una terapia segura para contrarrestar el cáncer, pero consumirlas de forma regular en tu dieta puede tener cierto efecto protector.

Receta de aceite con hojas de laurel

Ahora que ya conoces algunas de las propiedades que tienen las hojas de laurel, vamos a compartir contigo una receta para extraer su aceite esencial.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de hojas de laurel (5 gramos)
  • 1 taza de aceite de almendras dulces (200 gramos)

Utensilios

  • 1 tarro de cristal con una capacidad de 200 mililitros

Preparación

  • Lo primero que tendrás que hacer será lavar bien el tarro de cristal.
  • Después, tendrás que introducir las hojas de laurel, asegurándote de que todas están bien limpias y secas.
  • Una vez tengas dentro las hojas de laurel, añade el aceite de almendras dulces.
  • Cierra bien y deja que macere durante 40 días.

Este aceite se puede aplicar en puntos concretos del cuerpo o realizar masajes para mejorar problemas como la migraña, la mala circulación o inflamaciones y heridas.

Para calmar y remediar molestias digestivas, respiratorias o fortalecer el sistema inmune, lo más adecuado es realizar una infusión con una o dos hojas de laurel y tomar una al día.

Posibles contraindicaciones y otros aspectos a tener en cuenta

Las hojas de laurel son un condimento seguro para la población en general siempre que su uso sea a nivel alimentario. Estas podrían incluso ser ingeridas aunque se trata de un producto bastante rígido, con los bordes afilados y que no se ablanda con la cocción.

Por este motivo – y para evitar un posible riesgo de asfixia – la mejor recomendación es retirar las hojas usadas antes de servir los platos y no comerlas nunca (ni enteras ni cortadas).Otra forma de poder disfrutar de sus beneficios es a través de las infusiones.

El laurel triturado o en comprimidos y que se ingiere para un uso medicinal, puede ser seguro en las cantidades recomendadas y por un período de tiempo corto.

En este caso siempre es aconsejable consultar con un especialista y no tomarlas nunca por cuenta propia. Algunas de las situaciones en las que debería evitarse son las siguientes:

  • Durante el embarazo y la lactancia, pues no existe información suficiente para saber si es seguro tomar estos complementos. 
  • En caso de padecer diabetes ya que puede interferir en el control del azúcar en sangre. Asimismo si se padece cualquier tipo de enfermedad, siempre es recomendable consultar con el médico antes de tomar cualquier tipo de suplemento o concentrado de plantas.
  • Tampoco antes de una cirugía por el efecto ralentizador sobre el sistema nervioso central. Combinado con la anestesia o con otros medicamentos durante la operación podría tener un efecto negativo.
  • Los suplementos de laurel podrían tener contraindicaciones con algunas mediaciones (para la diabetes, el dolor o sedantes). Hay que ser prudente y siempre es preferible asesorarse antes de tomarlos.

Las hojas de laurel aportan mucho sabor y algunos beneficios para la salud

Agregar laurel en las comidas diarias es la forma más segura (y también sabrosa) de poder disfrutar de todas sus propiedades. Si bien se usa en cantidades pequeñas es un complemento diario a la dieta que a la larga puede ser beneficioso.

Si se considera tomar en forma de suplemento o infusión para mejorar alguna condición concreta, siempre es preferible consultar antes con un especialista y no usarlo nunca en sustitución del tratamiento pautado.

Te podría interesar...
El laurel y sus propiedades digestivas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
El laurel y sus propiedades digestivas

Se cree que el laurel tiene propiedades digestivas, para aliviar síntomas de pesadez, indigestión y acidez. Muy usado en la cocina desde hace años.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.