Los 7 mejores tips para que tus comidas sean más nutritivas

Conseguir una alimentación más sana y nutritiva pasa por incluir en nuestras comidas ingredientes naturales que nos aporten gran cantidad de nutrientes sin químicos de por medio.
Los 7 mejores tips para que tus comidas sean más nutritivas
Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 21 abril, 2021.

Escrito por Elena Martínez Blasco, 20 octubre, 2016

Última actualización: 21 abril, 2021

El consumo excesivo de comidas precocinadas, chatarra y ultraprocesados en el día a día pasa factura a la salud tarde o temprano. Por esto mismo, en este artículo, te compartiremos 7 sencillos consejos para hacer que tus comidas sean mucho más nutritivas de ahora en adelante. Seguirlos te ayudará a sentirte más saludable y vital.

Comer no es cualquier cosa. No se trata de “aplacar” el hambre con cualquier alimento o comida en un momento determinado, y beber mucha agua para compensar cualquier exceso. En realidad, se trata de aprender a elegir correctamente lo que necesitamos dentro del abanico de la llamada real food y a tomarlo en la cantidad adecuada.

A menudo, por no tener esto en cuenta, lo que comemos no nos aporta todo lo que el organismo necesita para realizar todas sus funciones como corresponde. Esta es una de las razones por las que algunos problemas de salud podrían hacerse presentes.

El cansancio, los problemas de piel, los dolores musculares, el nerviosismo, los problemas digestivos y otras molestias pueden ser signos de que no nos estamos alimentando como deberíamos. La buena noticia es que, atendiendo a las recomendaciones del médico y mejorando la dieta -entre otros hábitos de vida- es posible ponerle remedio y prevenir consecuencias mayores.

Sin más dilación, veamos cuáles son algunos de los alimentos que pueden ayudarte a que tus comidas sean más nutritivas de ahora en adelante. ¡Toma nota!

1. Caldo casero de huesos

Caldo casero de pollo y verduras.
En lugar de recurrir a los cubitos cada vez que tengamos que cocinar una sopa, podemos hacer un caldo de huesos de pollo.

Los caldos caseros son cada vez más populares a la hora de hacer las comidas más nutritivas. Hablamos aquellos elaborados con huesos de animales, como puede ser el pollo o la res.

Cocinar los huesos durante varias horas a fuego lento nos permitirá conseguir un caldo muy gustoso y rico en nutrientes, perfecto para hacer exquisitas sopas y otras preparaciones.

Podemos hacer bastante cantidad de caldo y después congelarlo en recipientes individuales para tenerlo siempre disponible. De este modo, podremos cocinar platos de arroz, pasta, sopas o cremas mucho más nutritivas y deliciosas.

Lo ideal es darle prioridad al caldo frente a los cubitos, pero sin irse al extremo. El cubito es un elemento útil en la cocina.

2. Semillas y frutos secos

Las semillas y los frutos secos son alimentos ricos en vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y fibra. Son excelentes para enriquecer todo tipo de ensaladas y cremas de verduras. Aunque lo ideal es consumirlos por puñaditos, al natural.

Para que las semillas y frutos secos sean más saludables y digestivos deben estar crudos, sin freír, azucarar, salar ni saborizar de ninguna otra manera. Los pondremos en remojo durante, al menos, 4 horas antes de consumirlos, si tenemos tiempo.

3. Aceites de primera prensa, en frío

¿Cuáles son las mejores grasas vegetales?
El aceite de oliva virgen extra es una de las mejores fuentes de grasa para la dieta.

La elección de un buen aceite es fundamental para una comida sana y de buena calidad. Si elegimos buenos aceites estaremos aportando grasas saludables y vitaminas. Por el contrario, los aceites refinados pueden ser perjudiciales para la salud si se consumen regularmente y en exceso.

Para cocinar, optaremos siempre que sea posible por el aceite de oliva o el de coco. Estos son los aceites que menos se alteran con las altas temperaturas.

Para aliñar en crudo, podemos elegir entre los dos anteriores y el aceite de sésamo o el de lino.

4. Agua de mar para salar

¿Quieres preparar platos deliciosos, pero reduciendo el uso de la sal y añadiendo una dosis extra de minerales? Para tomar comidas más nutritivas, lo ideal es aprovechar las hierbas aromáticas y especias. Por otro lado, se podría recurrir puntualmente al agua de mar, que es un producto cada vez más presente en los supermercados y tiendas de comestibles.

Con el agua de mar podemos salar todo tipo de platos líquidos, como sopas o gazpachos, o que se tengan que cocer, como arroces, pastas o guisos. Pero eso sí, hay que usarla siempre con mucha moderación.

Si no conseguimos agua de mar, optaremos por la sal marina gruesa.

5. Legumbres

4 consejos para que las legumbres den menos gases
Además de ser versátiles, las legumbres tienen un valor nutricional muy completo.

Las legumbres son un alimento imprescindible en una dieta sana. Son ricas en proteína y fibra. No obstante, a mucha gente le cuesta cocinarlas en forma de guiso tradicional. Por este motivo, recomendamos añadirlas de manera discreta a otro tipo de platos:

  • Trituradas en cremas de verduras.
  • En sopas y potajes, en pequeña cantidad.
  • En harina, como, por ejemplo, la de garbanzo, para rebozar o para hacer crepes. 
  • En ensaladas frías de arroz o de pasta.

6. Algas remineralizantes

Las algas son un alimento muy habitual en la cocina macrobiótica y vegetariana porque ayudan a hacer las comidas más nutritivas. Aportan una gran cantidad de minerales como, por ejemplo, yodo, potasio y hierro.

Existe una gran variedad de algas. La wakame, por ejemplo, nos permite dar mucha cremosidad a las cremas. La kombu hace que las legumbres se ablanden antes. La nori, por su parte, es la más conocida por lo sumamente empleada que es en el sushi. Cada una de ellas se cocina de manera diferente según su textura y grosor.

Recomendamos añadirlas en pequeñas cantidades a sopas, cremas, guisos, arroces y pastas para hacer estas comidas más nutritiva.s

7. Un toque de limón o vinagre

Hacer la dieta del limón

¿Un simple limón nos puede ayudar a enriquecer las comidas? El zumo fresco de limón, añadido a los platos habituales, mejora la digestión. Y, además, podría ayudarnos a asimilar mejor los nutrientes; en especial, el hierro, porque aporta vitamina C.

Otro alimento muy recomendable es el vinagre de manzana, que contiene cierta cantidad de algunos minerales, como el calcio, el magnesio o el potasio. No obstante, debería ser crudo y sin pasteurizar para que contenga todos sus nutrientes naturales.

En resumen, estas son solo algunas de la infinidad de ideas que, partiendo de las líneas generales de una alimentación saludable, puedes ir incorporando a tu dieta diaria. No esperes más y apúntate ya al estilo de vida sano. ¡Salud!

Te podría interesar...
9 dietas no recomendadas por los nutricionistas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
9 dietas no recomendadas por los nutricionistas

Existen algunas dietas no recomendadas. Antes de iniciar alguna, conoce cuáles son sus características y posibles resultados para el cuerpo.



  • Graham, L. E., & Wilcox, L. W. (2000) Algae. Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall.
  • McGee, H. (2007). La cocina y los alimentos. Enciclopedia de la ciencia y la cultura de la comida. Barcelona: Círculo de Lectores.
  • Meyers, D.; Maloley, P., and Weeks, D. (1996). “Safety of antioxidant vitamins”, Arch Intern Med, 156 (9): 925-935.