8 advertencias de un infarto cerebral

Aunque un infarto cerebral puede ocurrir de manera repentina, existen algunas señales de alerta que se pueden manifestar antes de padecerlo. En este artículo detallamos de qué se trata cada una.
8 advertencias de un infarto cerebral
José Gerardo Rosciano Paganelli

Revisado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 04 junio, 2020.

Escrito por Carolina Betancourth, 14 noviembre, 2016

Última actualización: 04 junio, 2020

Un infarto cerebral es un evento cerebrovascular que se origina por fallo en la irrigación sanguínea, en el cual la sangre deja de llegar al cerebro. Debido a esto, el cerebro deja de recibir oxígeno y nutrientes esenciales, y sus células se pueden dañar o morir. 

Si bien los síntomas tienden a surgir de repente, en algunos casos los pacientes perciben que algo no marcha bien y deciden recibir atención médica. ¿Cuáles son las principales señales de advertencia?

Advertencias de un infarto cerebral

Este evento, al igual que otras enfermedades del sistema cardiovascular, resulta difícil de detectar de manera oportuna y suele confundirse con síntomas de otras condiciones más comunes.

Por lo anterior, conocer con antelación las señales de alerta del infarto cerebral aumenta las probabilidades de detectarlo a tiempo, sin padecer secuelas graves. A continuación, detallamos cuáles son.

1. Presión arterial alta

Una de las primeras advertencias de un infarto cerebral es un aumento en la presión arterial. No obstante, las personas con presión arterial alta no suelen sentir síntomas contundentes que los alerten del peligro en el que se encuentran.

Según la American Heart Association, la presión alta tiende a dañar o estrechar los vasos sanguíneos del cerebro, lo cual produce el rompimiento o pérdida de sangre. Esto hace que el cerebro tenga un riesgo mayor de presentar un accidente cerebrovascular.

Por lo anterior, es importante someterse a chequeos médicos regulares, en especial cuando se presentan factores de riesgo significativos como este.

Presión arterial alta
Un aumento repentino de la presión arterial puede ser señal de un infarto cerebral. Es importante estar alertas, sobre todo si hay otros factores de riesgo.

2. Cuello rígido

La rigidez en el cuello puede estar causada por momentos de estrés, malas posturas o un sobreesfuerzo muscular. Sin embargo, no se debe descartar la posibilidad de que se deba al bloqueo o sangrado en uno de los vasos sanguíneos.

Una publicación de Harvard Medical School sugiere que, aunque no es muy común, el dolor y la rigidez del cuello pueden ser uno de los signos de alarma de un accidente cerebrovascular, en personas menores de 50 años.

Si no puedes tocar el pecho con la barbilla y sientes que el dolor se extiende hasta la cabeza, consulta de inmediato con el médico.

Te podría interesar: ¿Por qué me duele el cuello?

3. Dolor de cabeza fuerte

Otra de las advertencias de un infarto cerebral puede ser el dolor de cabeza. Este es un síntoma común que se manifiesta por múltiples causas, casi siempre sin representar algo grave.

No obstante, cuando se produce de forma severa y sin una causa aparente, es conveniente acudir al médico, ya que los dolores de cabezas intensos y palpitantes suelen alertar de un aumento en la presión arterial. 

Los efectos desconocidos de la ansiedad.
El dolor de cabeza puede aparecer a raíz de un aumento de la presión arterial. Este, a su vez, puede ser un factor de riesgo de infarto cerebral.

4. Parálisis en un lado del cuerpo

Esta condición, conocida también como parálisis hipoglicémica, se trata de un síntoma habitual entre quienes van a sufrir un infarto cerebral.

Respecto a esto, una publicación de la Clínica Mayo señala que la parálisis o entumecimiento de la cara, el brazo o la pierna, es uno de los síntomas más frecuentes de un accidente cerebrovascular y, a menudo, solo afecta un lado del cuerpo.

Aunque la mayoría de las veces no es fácil de diagnosticar, esta señal de alerta no se debe ignorar bajo ninguna circunstancia.

5. Problemas visuales

Una persona que no tiene problemas visuales pero que, de repente, presenta visión nublada o disminuida, debe consultar con su médico. Aunque este síntoma se puede originar por varios problemas de salud, no se debe descartar que pueda deberse a un infarto cerebral.

6. Fatiga repentina

Perder la energía de forma repentina y sin razón aparente siempre debe ser un motivo para encender las señales de alerta.  La fatiga es un síntoma habitual de algunos problemas de salud, en especial, cuando algo interrumpe la correcta oxigenación del cerebro.

El Dr. Pooja Khatri, profesor de neurología en la Universidad de Cincinnati, en una publicación de la American Heart Association, señala que hay que prestar especial atención a la fatiga repentina y la debilidad en todo el cuerpo.

Lo anterior se debe a que estos se pueden confundir con los síntomas de otras condiciones cuando, en realidad, son una señal de un accidente cerebrovascular.

Fatiga por riesgo de infarto cerebral
La fatiga prolongada, sumada a los demás síntomas mencionados, puede ser un indicativo de un posible riesgo de infarto cerebral.

7. Dificultad para caminar y mover los brazos

Tener dificultad para coordinar los movimientos de las extremidades debe ser interpretado como una posible señal de alerta de este problema. Si bien no sucede en todos los casos, algunas veces se manifiesta momentos antes del ataque.

Por otro lado, el dolor fuerte y anormal en las extremidades es un motivo más que suficiente para solicitar ayuda médica.

8. Vértigo y mareo

Estos son síntomas de muchos problemas de salud y, aunque son un motivo de consulta médica, casi nunca, representan algo grave. Sin embargo, deben ser atendidos y evaluados, sobre todo, cuando la persona tiene algún tipo de problema cardiovascular.

Según una revisión sistemática publicada en Neurology, el vértigo y el mareo son manifestaciones comunes del accidente cerebrovascular. Por lo general, se presentan de manera recurrente en las mujeres.

Algunos factores de riesgo

Además de reconocer los síntomas, es importante saber cuáles son los factores de riesgo. De acuerdo con una publicación de la American Association of Neurological Surgeons, aunque existen factores que no se pueden controlar, como la edad y el componente hereditario, existen otros que, modificando ciertos hábitos, podrían prevenir este evento. Estos son los siguientes:

  • Consumo de cigarrillo.
  • Presión arterial alta.
  • Enfermedad de la carótida u otra arteria.
  • Historia de ataques isquémicos transitorios.
  • Diabetes.
  • Colesterol alto.
  • Obesidad y sedentarismo.

Aunque no es fácil detectar a tiempo un accidente cerebrovascular, es conveniente reconocer los posibles síntomas que se manifiestan antes de que este suceda. Atender estas señales y solicitar ayuda médica inmediata es clave para evitar consecuencias fatales.

Te podría interesar...
7 hábitos que apoyan la regeneración de células cerebrales
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
7 hábitos que apoyan la regeneración de células cerebrales

Existen ciertos hábitos saludables que te ayudarán en la regeneración de células cerebrales. ¡Toma nota y dale a tu cerebro lo que necesita!