8 alimentos fermentados para una mejor salud intestinal

Okairy Zuñiga·
10 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
15 Diciembre, 2018
Los alimentos fermentados se caracterizan por su aporte de bacterias beneficiosas que nos ayudan a mejorar nuestra salud digestiva general y a combatir diferentes infecciones recurrentes

Los alimentos fermentados forman parte de la dieta humana desde hace siglos e influyen positivamente en la salud de muy distintas formas. A continuación conoce los 8 mejores alimentos fermentados para tener una mejor salud intestinal.

Las bacterias benéficas que viven dentro del organismo se han hecho famosas por muy buenas razones. Estos microorganismos ayudan a que la digestión sea mucho mejor, aumentan la inmunidad e, incluso, pueden ayudar a conseguir la talla que deseas. Por todo esto, resulta ideal estimular su crecimiento para mejorar y maximizar el bienestar. En este sentido, una de las mejores maneras de lograrlo es mediante los alimentos fermentados.

Los alimentos fermentados se caracterizan por contener bacterias probióticas similares a las que viven en el intestino. Estos son algunos de los alimentos fermentados que podrías incluir en tu dieta si lo que quieres es recibir una buena dosis de probióticos.

1. El tempeh

Tempeh a la barbacoa.

El tempeh está hecho de soja fermentada de manera natural. Suele tener un ligero y agradable sabor a nuez.  Este alimento es originario de Indonesia, donde es muy popular por su contenido de fibra, vitaminas y proteínas debido al proceso de fermentación. Se suele utilizar en las dietas vegetarianas como un sustituto de la carne.

A diferencia del tofu, que también es un producto derivado de la soja, el tempeh tiene un sabor más fuerte y una textura más firme.

Si no es un ingrediente habitual de tu dieta, te sugerimos que comiences probando de a poco hasta que tu paladar se habitúe.

Lee también: ¿Cómo influye la alimentación en la microbiota?

2. El miso

El miso es una pasta aromatizante fabricada con semillas de soja, cereales como la cebada, arroz, alforfón, mijo, centeno, trigo, semillas de cáñamo y sal marina fermentados. Por otro lado, está considerado como un alimento curativo desde hace muchos siglos tanto en China como Japón.

No obstante, su popularidad real comenzó hace tan solo unos cien años, debido a que aporta un agradable sabor a las comidas. Este es uno de los mejores alimentos fermentados porque:

  • Contiene enzimas que mejoran la digestión.
  • Aporta carbohidratos.
  • Es rico en lípidos, vitaminas, minerales y proteínas.

El miso sin pasteurizar puede reconstruir la flora o microbiota intestinal cuando ha sido deteriorada por dietas con altos contenidos de carnes, azúcares y productos químicos.

3. El chucrut

Bote con chucrut y perejil
Este tradicional método de conservación ha demostrado ser un saludable alimento probiótico.

El chucrut es uno de los alimentos fermentados que más se consume en Alemania y en algunas zonas de Francia, Polonia y Rusia. Este alimento se prepara haciendo fermentar las hojas del repollo en agua con sal.

La mezcla se coloca en un contenedor anaeróbico para que la sal deshidrate la verdura y fermente correctamente. Se suele utilizar como un acompañamiento de platos que son aliñados con eneldo o pimienta, carne de cerdo y algunos embutidos como el jamón.

4. El yogur

Los yogures probióticos son los más comercializados y consumidos. Con ellos no debes tener ningún cuidado especial ya que, aunque se consuman en gran cantidad, no representan ningún peligro para la salud.

Por el contrario, ayudan a reducir la incidencia de las infecciones causadas por levaduras y regula problemas como las flatulencias, la diarrea o el estreñimiento si se consume, al menos, un vaso al día, según indica un estudio sobre las propiedades nutricionales del yogur.

5. El kéfir

probioticos
Al ingerir probióticos creamos mejores condiciones para la flora intestinal, lo que mitiga los efectos adversos de la fibra

El kéfir es un producto lácteo que se fermenta con hongos y bacterias procedentes del Cáucaso. La leche se fermenta mediante una reacción lacto-alcohólica que hace que la lactosa se transforme en ácido láctico.

El aspecto del kéfir es similar a la coliflor, pero con una textura es más blanda y gelatinosa. Este alimento es rico en probióticos, levaduras, lípidos y proteínas que favorecen la salud intestinal.

6. La kombucha

La kombucha es una bebida que se elabora fermentando té al que se le añade azúcar como alimento de los microorganismos para fermentarlo. Aunque se le llama coloquialmente hongo kombuchalos microorganismos que aparecen en el cultivo madre de la kombucha son una mezcla de géneros y especies, y no únicamente hongos (levaduras).

Por otro lado, la kombucha ha sido valorada a lo largo de muchas generaciones debido a sus beneficios probióticos que te ayudarán a tener una buena flora intestinal y mejorar el sistema inmunitario. Este compuesto promueve la producción del ácido hialurónico y mejora tu metabolismo por su contenido de vitaminas del complejo B y enzimas digestivas.

Todo lo anterior se traduce en un aumento en tus niveles de energía y una mejora de tu salud cardiovascular.

7. El kimchi

Remedios con probióticos para mejorar la digestión

El kimchi es otro de los alimentos fermentados y uno de los más consumidos en Corea. Es un alimento vivo que lleva una leve fermentación láctica al incorporar sal, aunque su preparación varía de acuerdo a la región donde se realice.

En Corea del Norte suele prepararse con una cantidad menor de chile y sal. En Corea del Sur, suele emplearse sal y chile rojo en grandes cantidades.

El kimchi tiene un alto contenido de:

  • Calcio
  • Carotenos
  • Proteínas
  • Carbohidratos
  • Vitaminas (A, del complejo B y C)

Visita este artículo: Alimentos con calcio y vitamina D para cuidar tu salud ósea

8. El natto

El natto es el resultado de la fermentación de la semilla de la soja, se consume desde hace miles de años en la cultura japonesa. Es muy nutritivo y de fácil digestión pero tiene un sabor fuerte. Aporta vitaminas, enzimas, aminoácidos esenciales y nattokinasa. 

Si nunca has probado alimentos fermentados, para empezar a consumirlos puedes poner yogur en los batidos, comer una sopa de miso o beber un refrescante kéfir. Los alimentos fermentados pueden añadir sabores y texturas diferentes e interesantes a tu dieta.

  • Ehrlich, Steven D. (2011-05-24). “Lactobacillus acidophilus”. University of Maryland Medical Center (UMMC). Retrieved 2013-11-20.
  • Steinkraus, edited by Keith H. (1989). Industrialization of indigenous fermented foods. New York: M. Dekker. pp. 99–112
  • Jayabalan, Rasu (21 June 2014). “A Review on Kombucha Tea—Microbiology, Composition, Fermentation, Beneficial Effects, Toxicity, and Tea Fungus”. Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety.  onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/1541-4337.12073
  • Abshenas J, Derakhshanfar A, Ferdosi MH, Hasanzadeh S. 2012Protective effect of kombucha tea against acetaminophen‐induced hepatotoxicity in mice: a biochemical and histopathological studyComp Clin Pathol 21:1243–8.
  • Microbiological, technological and therapeutic properties of kefir: a natural probiotic beverage ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3833126/