8 consejos para tener unas piernas tonificadas

Una buena alimentación y una rutina de ejercicios adecuada son fundamentales para conseguir unas piernas firmes y tonificadas. Asimismo, es muy importante mantenerse bien hidratado, tanto por dentro como por fuera.
8 consejos para tener unas piernas tonificadas

Escrito por Carolina Betancourth, 21 noviembre, 2016

Última actualización: 21 abril, 2021

Tener unas piernas tonificadas y firmes es el deseo de muchas personas, ya que se considera que son uno de los principales atractivos físicos, tanto en hombres como en mujeres. Dan la impresión de salud, energía y vitalidad, además de una buena apariencia.

El problema es que a menudo, no mantenemos hábitos que nos ayuden a lograr esas bonitas piernas. La mala alimentación y el sedentarismo son algunos de los hábitos más comunes que, tarde o temprano, pueden hacer que el músculo no se tonifique y la piel pierda su firmeza. Esto se traduce en una piernas poco atractivas.

La buena noticia es que existen varias formas de combatirlos. Por eso, en este artículo compartimos contigo 8 recomendaciones para que empieces a disfrutar de esas piernas que tanto quieres lucir.

1. Combina tus ejercicios

Mujer haciendo sentadillas en casa.

El ejercicio físico es una de las formas más eficaces para conseguir unas piernas fuertes, tonificadas y bonitas.

La cuestión es que se debe aprender a practicar de manera regular y en la forma adecuada. También es importante desmitificar la creencia de que una rutina de cardio es suficiente para trabajar los grupos musculares de esta parte del cuerpo. ¡Que no se te olvide trabajar la fuerza!

Es necesario adoptar una rutina de entrenamiento de alta intensidad, la cual combine todos los tipos de ejercicios realizados por intervalos.

2. Anímate a agregar más peso

Al pasar del sedentarismo a la actividad física las cosas se deben hacer con calma y de manera gradual, pues un sobresfuerzo podría provocar lesiones. Sin embargo, conforme se adquiere resistencia física es conveniente empezar a agregar más peso en cada sesión para ver los cambios en menos tiempo. 

Esto permite que el metabolismo trabaje a mejor ritmo, que no se adapten a esa situación. A su vez, contribuye a optimizar el estado de los músculos.

3. Aprende a comer saludable

Cómo tener un colon saludable

Una alimentación sana y equilibrada es clave para conseguir unas piernas tonificadas y fuertes. De nada servirán las horas de esfuerzos físicos si no se mejoran los hábitos alimenticios. El exceso de grasa corporal causado por una mala alimentación (a base de alimentos ultraprocesados y chatarra) es uno de los obstáculos más frecuentes en la búsqueda por conseguir unos músculos firmes.

Por lo tanto, es primordial renunciar a los alimentos que no aportan nada desde el punto de vista nutricional y, en su lugar, incrementar el consumo de frutas, vegetales y fuentes de proteína.

4. Aumenta el consumo de agua

El consumo diario de agua no solo contribuye a mantener el organismo hidratado sino que favorece la pérdida de peso (gracias a la eliminación de toxinas) y la salud de los músculos. Además, prolonga la sensación de saciedad, mejora el proceso de oxigenación celular y beneficia el estado de la piel.

Así, ingerir de 6 a 8 vasos al día ayuda a lograr unas piernas bonitas, tanto a nivel dérmico como en masa muscular.

5. Realiza estiramientos

Los ejercicios de estiramiento son un complemento necesario para conservar las piernas y sus músculos en perfectas condiciones. Este tipo de actividades permiten recuperar y potenciar la flexibilidad, relajando los músculos y preparándolos para una próxima sesión. Se recomienda practicarlos tanto antes como después de cada rutina.

6. Utiliza agua fría

Mujer en la ducha

La aplicación de chorros de agua fría en las piernas es una buena terapia para tonificar su piel y mejorar la circulación. Esta es más hidratante que la caliente y favorece la relajación de los músculos tras un día agotador o una rutina de alta intensidad.

7. Consume más proteínas

Aunque esta recomendación forma parte de los buenos hábitos alimenticios que se deben adoptar, es necesario hacerle una mención especial por su importancia en la salud de las piernas. Y es que los músculos necesitan una cantidad importante de proteína para crecer y fortalecerse, lo cual indica que se debe aumentar su consumo.

Algunas fuentes buenas de proteínas son las siguientes:

  • Pescado.
  • Lácteos.
  • Huevos.
  • Legumbres.
  • Frutos secos.
  • Carnes magras.
  • Vegetales de hojas verdes.

8. Aplícate una crema reafirmante

La aplicación de cremas con propiedades reafirmantes es una gran ayuda para lucir unas piernas perfectas. Estos productos cuentan con componentes que mejoran la calidad de la piel, ya que reducen la flacidez y prolongan su firmeza. Para que sus efectos sean mejores, aplícala desde la parte inferior y realiza una leve presión con las dos manos a medida que vas subiendo.

Como ves, con sencillos hábitos puedes empezar a cuidar tus piernas para que no pierdan su belleza.