9 jugos naturales para la gastritis

El plátano, la manzana, la col o la patata son ingredientes al alcance de la mano con los que hacer bebidas y jugos suaves y digestivos.
9 jugos naturales para la gastritis
Eliana Delgado Villanueva

Revisado y aprobado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva.

Última actualización: 07 junio, 2024

Los jugos naturales para la gastritis sirven para incorporar alimentos sanos, como las frutas y las verduras. Además, son bebidas nutritivas que pueden contribuir a un mejor estado de salud y calmar los síntomas leves en algunas personas.

Gastritis: causas, síntomas y tratamiento

La gastritis es una inflamación de la capa mucosa que recubre el estómago. Su causa más común es la presencia de una bacteria llamada Helicobacter pylori, aunque puede aparecer como consecuencia de otras enfermedades (anemia perniciosa, enfermedad de Crohn o cirugía mayor, entre otras).

El estilo de vida también está detrás de esta condición. El consumo de medicamentos, alcohol o tabaco dañan la mucosa gástrica y pueden provocar erosión en la pared estomacal. Por último, el estrés y la ansiedad prolongados están detrás de la conocida como gastritis nerviosa.

Los síntomas más habituales son dolor en la parte superior del abdomen, acidez, náuseas, vómitos y sensación de llenura (a veces precoz). Pero no todas las personas experimentan las mismas señales y a veces puede pasar desapercibida durante un tiempo.

De acuerdo con los expertos de la Clínica Mayo, el tratamiento de la gastritis depende de la causa específica y la gravedad de los síntomas. Algunos medicamentos son necesarios para tratar las causas infecciosas y otros fármacos se administran para disminuir la acidez y acelerar la recuperación de la inflamación.

Dieta y comidas para la gastritis

La dieta específica para la gastritis no existe. Pero mientras duran los síntomas, la alimentación contribuye a atenuar el malestar provocado por las náuseas, la hinchazón, la pesadez o la indigestión. Para ello, tiene que ser de fácil digestión y poco agresiva con la mucosa gástrica.

El consejo principal es eliminar los picantes, los fritos y los ácidos. Los alimentos recomendados son los lácteos bajos en grasa, la proteína magra, los huevos, el aceite de oliva y algunas fuentes de carbohidratos (arroz, pan, pasta o patata).

Las frutas y las verduras se tienen que introducir porque aportan nutrientes interesantes. Ahora bien, en personas muy sensibles a la fibra y en los momentos de más intensidad de malestar, es preferible comerlos cocidos y sin piel.



Bebidas y jugos naturales buenos para la gastritis

Puedes preparar diversos jugos de frutas y verduras para cubrir las raciones diarias recomendadas de estos alimentos. No se trata de elaborar bebidas curativas, sino de que tengas una preparación suave que te permita aceptarlos mejor.

Es importante subrayar que ambos grupos de alimentos contienen compuestos positivos, contribuyen a una mejor salud y pueden ser de gran utilidad en personas con gastritis.

1. Jugo de zanahoria y perejil

Las especias picantes pueden resultar demasiado fuertes para la mucosa gástrica sensible. Pero las hierbas aromáticas, como el perejil, aportan sabor y no resultan perjudiciales. En este caso te proponemos combinarlo con zanahoria, pero queda bien con otros vegetales como el calabacín, el pepino y la patata.

Ingredientes

  • 2 zanahorias
  • 1 taza de agua
  • 1 rama de perejil

Preparación

  • Para empezar, lava y pela la zanahoria. Córtala en trozos y ponla en el vaso de la batidora. Añade el perejil y el vaso de agua.
  • Tritura con energía, hasta que quede bien mezclado. Si te queda muy espeso, corrige la textura con un poco más de agua.

2. Jugo de manzana, apio y espinacas

La mezcla de verduras y frutas es un jugo seguro que te sorprende. No solo queda bien la combinación de sabores, también obtienes una presencia única de nutrientes.

Ingredientes

  • Media manzana
  • 2 tallos de apio
  • Un puñado de hojas de espinacas
  • Un vaso de agua o de bebida de almendras

Preparación

  • Lava bien el apio, las espinacas y la manzana. Retira la piel de esta última (según tu tolerancia).
  • Corta en trozos más o menos grandes y colócalos en el recipiente de la batidora o en un procesador de alimentos.
  • Ahora añade el agua o la bebida de almendras al gusto. Esta última suaviza un poco el sabor más fuerte del apio y las espinacas.
  • Tritura todo bien hasta que quede homogéneo.

3. Jugo de papaya

La papaya resulta una de las frutas más adecuadas cuando se padece gastritis. Tal como sugieren en este artículo publicado en Bentham Open Access, la presencia de enzimas, como la papaína, facilita la digestión de otros alimentos.

Ingredientes

  • Media papaya madura
  • 1 vaso de agua

Preparación

  • Para hacer este jugo solo tienes que pelar la papaya, retirar las semillas y cortarla en cuadros. Viértela en una máquina para triturar alimentos, añade el agua y bate bien. Si te gusta, de nuevo puedes agregar bebida de almendras, que también ayuda a una mejor digestión.

4. Jugo de plátano y pera

Este jugo de fruta destaca por su alto contenido de fibra dietética. Por lo tanto, es una buena opción si necesitas mejorar el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento. Además, ambas frutas son muy fáciles de digerir.

Ingredientes

  • Medio plátano maduro
  • Media pera madura (o una unidad entera si es pequeña)
  • 1 vaso de agua o de leche descremada

Preparación

  • Empieza por pelar y cortar la fruta en trozos más o menos iguales.
  • Combina todos los ingredientes en la batidora hasta conseguir una mezcla homogénea.

5. Jugo de manzana con agua de coco

Una reciente investigación publicada en la revista Nutrients determinó que la pectina contenida en la manzana puede ayudar a regular la microbiota intestinal. En este caso, puedes combinarla con el agua de coco para obtener un extra de nutrientes.

Ingredientes

  • 1 manzana madura y no ácida
  • 1 vaso de agua de coco

Preparación

  • Limpia, pela y retira el corazón de la manzana. Córtala en trozos.
  • Una vez hecho esto, pon en el vaso de la batidora la manzana y el agua de coco. Tritura hasta que quede del todo mezclado.

6. Jugo de aloe vera y papaya

Uno de los jugos naturales más populares para la gastritis es el de aloe vera. De acuerdo con una investigación publicada en el Journal of Traditional and Complementary Medicine, las propiedades de esta planta ayudan a combatir la bacteria H. pylori, asociada a varios trastornos digestivos.

Para darle un toque de sabor, la puedes combinar con papaya, que ya hemos visto que es una fruta muy adecuada. Otras buenas opciones son el mango, la pera o el melocotón bien maduros. Puedes elegir la que más te guste, siempre y cuando no sea una fruta ácida.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de zumo de aloe vera puro
  • Media papaya
  • 1 vaso de agua

Preparación

  • Introduce todos los ingredientes en un procesador de alimentos y tritura hasta que quede homogéneo.

El jugo de aloe vera puro lo encontrarás en herbolarios y tiendas especializadas. Si tienes plantas de aloe, puedes extraer la pulpa y usar el gel para hacer la bebida. Sin embargo, ten mucho cuidado de separar el látex, ya que se trata de un compuesto que puede causar vómitos y diarrea.

Asimismo, y puesto que el aloe tiene destacadas acciones en el organismo, este jugo no está aconsejado para mujeres embarazadas y lactantes, personas que toman medicamentos o que tengan otras patologías.



7. Jugo de col

Uno de los jugos naturales para la gastritis más utilizado como remedio casero es el jugo de col. En una publicación hecha en Nutrition Research se reconoce que la bebida ha demostrado efectos inhibitorios significativos sobre la gastritis inducida por H. pylori.

Ingredientes

  • 150 gramos de hojas de col
  • 1 vaso de agua

Preparación

  • Lava la col con abundante agua y córtala por la mitad.
  • Añade ambos trozos en el vaso de la batidora, agrega el agua y tritura.

8. Jugo de patata

El jugo de patata cruda es una buena opción porque tiene compuestos positivos para la mucosa inflamada del estómago. Además, según datos obtenidos de pruebas de laboratorio, también la protege de un mayor daño y erosión.

Ingredientes

  • 2 patatas
  • 1 vaso de agua

Preparación

  • Para empezar, limpia, pela y ralla la patata.
  • Una vez hecho esto, introdúcela en una máquina para procesar alimentos. Añade el vaso de agua y tritura.

Puedes beber este jugo tal cual o pasarlo por un colador cubierto con una tela fina. Si sufres mucha molestia o no te sientan bien las verduras crudas, prueba primero unos sorbos para tantear tu tolerancia. Este test lo puedes hacer también con el resto de jugos para la gastritis hechos con verduras crudas.

9. Jugo de aguacate y mango

Este batido es perfecto para los momentos en que se necesita un plus de energía. El aguacate te aporta grasas saludables, que ayudan a aumentar la saciedad y proporcionan un empuje extra. Pero no lo añadas en gran cantidad, para que no resulte muy pesado.

Ingredientes

  • 1 mango (o medio si es muy grande)
  • Medio aguacate
  • 1 vaso de agua o leche desnatada
  • Una pizca de canela al gusto

Preparación

  • Pela el mango y el aguacate, retira el hueso y vierte la pulpa en un vaso de batidora.
  • Incorpora el agua o la leche desnatada y mezcla hasta que quede bien integrado. Sazona con la canela.

Otras bebidas recomendadas

La utilidad de estos jugos que acabamos de comentar es la de facilitar la introducción de frutas y verduras. Pero hay otras bebidas que se pueden introducir de manera habitual.

En primer lugar, la fuente principal de hidratación tiene que ser el agua. Es necesario beber suficiente para favorecer la digestión y evitar la pérdida de líquidos en caso de diarrea o vómitos. Como complemento, se pueden elegir caldos claros de verduras y de pollo.

Existen algunas planas y extractos que pueden ayudar a mitigar los síntomas y la inflamación. Según el Centro Médico Mount Sinaí se puede ingerir el extracto de arándano (Vaccinium macrocarpon) diluido en agua o una infusión de lentisco.

Por último, otras bebidas favorables son las infusiones de plantas digestivas, carminativas y antiespasmódicas, que van bien para los gases, la digestión y el dolor. Entre las más conocidas están la manzanilla, la menta, el anís verde y la melisa. En todos los casos es necesario consultar con el médico antes de tomarlas para evitar posibles interacciones con medicamentos. No están indicadas en mujeres embarazadas y lactantes.

Las bebidas que no se pueden ingerir porque irritan la mucosa gástrica son el café, el té, los refrescos con gas y el alcohol.

¿Existen frutas prohibidas para la gastritis?

Como hemos visto al inicio del artículo, las frutas son alimentos buenos y conviene introducirlas en la dieta. Estas aportan vitaminas, fibra y otros compuestos que ayudan a cuidar el revestimiento del estómago y previenen la inflamación.

Así que las frutas no están prohibidas. No obstante, en los momentos agudos y para algunas personas más sensibles, conviene tener en cuenta estos dos consejos:

  • Evitar las frutas ácidas y las que pueden irritar el estómago: naranja, pomelo, limón o kiwi.
  • Elegir ejemplares bien maduros y, si es necesario, cocinarlos al horno o en forma de compota.

Esta recomendación también es válida para las verduras. En caso de no tolerarlas bien, es preferible no consumir vegetales crudos.

¿Las frutas curan la inflamación del estómago?

Aunque es aconsejable comerlas, no tienen un papel curativo. Si se integran en el marco de una dieta adecuada y saludable, contribuyen a disminuir el riesgo de padecer nuevos brotes o de desarrollar gastritis por primera vez.

Tal como apuntan desde el Hospital Mount Sinai, los flavonoides y los antioxidantes de las frutas pueden inhibir el crecimiento del Helicobacter pylori. Por lo tanto, son buenas para las gastritis con esta causa y para prevenir la aparición de una úlcera. Pero no se pueden considerar una alternativa ni un complemento al tratamiento.

Prueba estos jugos en el marco de una dieta adecuada

Las bebidas a base de frutas y verduras aportan nutrientes y pueden ayudar a mejorar algunos síntomas de la gastritis. Para introducirlas de manera segura, no tienen que sustituir ninguna comida principal, ni tomarse en gran cantidad (un vaso al día es suficiente). Además, existen otras pautas dietéticas adecuadas para esta condición y es primordial adoptarlas. Consulta con el equipo médico o con un nutricionista para obtener ayuda personalizada.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.