8 motivos para tomar vino tinto, pero siempre moderadamente

Daniela Echeverri Castro·
28 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
24 Enero, 2019
Beber una copa de vino de forma esporádica, como parte de una comida en una reunión, no resulta tan perjudicial como si se asume el consumo diario de esta bebida.

Aún cuando a muchos les termine causando dolor de cabeza, el vino tinto es una de las bebidas alcohólicas que más se consume en todo el mundo y en todo tipo de ocasiones, desde reuniones informales hasta grandes celebraciones.

Como comparte su origen con el jugo de uva, se considera que también es una fuente de antioxidantes. Por esto mismo, muchos han optado por incorporar con regularidad un vaso a su comida. Todo ello con el objetivo de mejorar -o mantener, según sea el caso- la salud y, sobre todo, la cardiovascular.

A continuación repasaremos cuáles son las razones por las que sería saludable consumir esta bebida.

1. ¿El vino tinto protege la salud cerebral?

Vino tinto servido.
El vino tinto es una fuente natural de resveratrol.

Se ha dicho que, como el vino tinto contiene varios polifenoles, incluyendo el resveratrol, podría contribuir con la reducción del estrés oxidativo, ayudando así (entre otras cosas) a proteger las células de todo el organismo, empezando por las cerebrales. Así, existe la hipótesis de que el vino podría ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y enfermedades como el alzhéimer.

De acuerdo con un artículo publicado en la Revista Cubana de Alimentación y Nutrición, hay que tener en cuenta que “una gran proporción de los polifenoles probablemente no son absorbidos a nivel de la luz intestinal, pero bien ellos o sus productos de degradación bacteriana se concentran a nivel del íleon o del intestino grueso donde pueden ejercer interacciones beneficiosas con las células de la mucosa del intestino distal”.

Los polifenoles tienen propiedades antioxidantes, por ello son beneficiosos en la prevención de enfermedades y la protección del cuerpo. En especial, para las células epiteliales intestinales, aclaran los autores del artículo.

De acuerdo con una nota de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), “un consumo moderado de vino se ha considerado saludable, de hecho se incluye en la dieta mediterránea. El vino es una bebida fermentada de baja graduación alcohólica y posee moléculas que podrían contrarrestar los efectos nocivos de los radicales libres responsables del estrés oxidativo del alcohol”.

Aunque se puede hallar literatura científica que indica que el consumo moderado de vino tinto puede ser beneficioso para la salud, hay que leer detalladamente la información porque lo que suele causar más problemas con frecuencia es lo que cada quien entiende por consumo “moderado”.

Lee: Estrés oxidativo, ¿en qué consiste?

2. ¿Previene el envejecimiento prematuro?

El mito más extendido de todos acerca del consumo de vino tinto es que supuestamente ayudaría a evitar el envejecimiento prematuro, por su contenido de antioxidantes. Sin embargo, para evitar esta consecuencia, más que consumir una bebida alcohólica, lo más recomendable sería mantener un estilo de vida saludable y seguir las indicaciones del médico, no solamente el dermatólogo.

Una piel joven, sana y bonita no se consigue solamente mediante la aplicación de un producto hidratante determinado, o el consumo de un puñado de frutas ricas en antioxidantes, sino que se consigue a través de toda una serie de hábitos sostenidos en el tiempo de una forma coherente.

3. ¿Mejora la salud cardiovascular?

Aunque el vino tinto sea una bebida que posea flavonoides con potencial para favorecer la salud cardiovascular, los expertos en salud indican que esto no significa que sea necesario consumirla a diario, ni mucho menos en grandes cantidades.

Según señalan los expertos de la American Heart Association, se entiende por consumo moderado una copa al día. 

“Es importante destacar que el consumo del vino tinto es beneficioso para la salud cardiovascular siempre que sea de forma moderada. El exceso de alcohol en el organismo aumenta la presión arterial, lo que favorece la aparición de hipertensión”, recuerda el Dr. Plaza.

4. ¿Evita la depresión?

De acuerdo a un estudio realizado en roedores, los polifenoles del vino tinto pueden tener cierto efecto antidepresivo. Sin embargo, no está demostrado que esto sea así en el caso de los seres humanos.

Los expertos en salud y psicología indican que NO es recomendable consumir vino tinto ni ninguna otra bebida alcohólica como “tratamiento” para ningún trastorno del estado del ánimo. El alcohol no es una solución y lo más recomendable es acudir a terapia, seguir las indicaciones del médico de cabecera y mantener un estilo de vida saludable.

Lee: 7 aspectos que tu depresión no quiere que sepas

5. ¿Aumenta el nivel de energía?

No está demostrado que el consumo de vino tinto “aumente” los niveles de energía en las personas. De hecho, lo más común es que cause cierta somnolencia, además de dolor de cabeza. Por lo tanto, no es recomendable ni necesario consumir vino con el objetivo de “espabilarse”, mucho menos en grandes cantidades. Todos los excesos son perjudiciales.

6. ¿Mejora la salud oral?

Otro de los mitos asociados al consumo de vino tinto de “forma moderada” es que supuestamente ayudaría a reforzar la salud oral. En concreto, se afirmó que sus compuestos podían tener una acción antimicrobiana, que evitaría la proliferación de agentes patógenos en la boca, los cuales podrían causar problemas como las caries y la gingivitis.

De acuerdo a un estudio publicado en el año 2009, existe muy poca evidencia de que el consumo de vino tinto tenga algún tipo de efecto positivo en la salud oral humana. Por ende, no hay que apresurarse a sacar conclusiones ni establecer generalizaciones a partir de datos aún por analizar.

7. ¿Mejora la salud respiratoria?

El principal compuesto antioxidante del vino tinto, el resveratrol, supuestamente tendría la capacidad de crear una “barrera protectora” en las vías respiratorias contra agentes patógenos. Además, su acción antiinflamatoria y “desintoxicante” limpiaría los conductos respiratorios y controla la producción excesiva de flemas para evitar la congestión. No obstante, la literatura científica no hace referencia a estos efectos, sino más bien al hecho de que el resveratrol tiene efectos beneficiosos -a nivel general- en el organismo.

Hay que tener presente que el vino no va fortalecer los pulmones de una manera especial o rápida, así como tampoco va a fortalecer el sistema inmune con tan solo beber un vaso o más al día. Este tipo de beneficios solo podrían obtenerse en caso de hacer un consumo moderado, puntual de la bebida, en el marco de un estilo de vida saludable.

8 motivos para tomar vino tinto, pero siempre moderadamente.

No es necesario consumir vino tinto a diario, ni siquiera con moderación, para cuidar el sistema respiratorio ni ningún otro.

8. ¿El vino tinto combate las infecciones urinarias?

Aunque en el ámbito popular se llegó a decir que los antioxidantes de bebidas como el vino podrían ayudar a prevenir las infecciones urinarias, esto viene a ser un mito similar al del caso del zumo de arándanos. No es el consumo de este tipo de bebidas lo que promueve la mejoría, sino una buena hidratación combinada con un tratamiento adecuado y hábitos de vida saludables.

Lee: ¿Se pueden tratar las infecciones urinarias con zumo de arándanos?

Notas sobre su modo de consumo

Ninguna bebida, comida o producto va a garantizar tu salud por sí solo. Por ello, es importante que te apoyes en buenos hábitos de vida y que los mantengas en el tiempo de forma coherente. Come bien, haz ejercicio a diario, aplica técnicas para gestionar el estrés, mantente bien hidratado y apuesta siempre por una vida sana.

Aunque se haya llegado a afirmar que el vino tinto contiene sustancias beneficiosas para la salud (como los antioxidantes), no es recomendable consumirlo a diario, ni mucho menos en grandes cantidades para mantenerse sano o “joven”. El consumo excesivo de alcohol es perjudicial.

Ten en cuenta que, no por beber más cantidad de vino vas a sentirte o verte mejor. Por lo tanto, mantén siempre la moderación y reserva esta bebida para momentos puntuales.

  • Gharaee-Kermani, M., Moore, B. B., & Macoska, J. A. (2016). Resveratrol-mediated repression and reversion of prostatic myofibroblast phenoconversion. PloS one11(7), e0158357.
  • Mirkarimi, M., Eskandarion, S., Bargrizan, M., Delazar, A., & Kharazifard, M. J. (2013). Remineralization of artificial caries in primary teeth by grape seed extract: an in vitro study. Journal of dental research, dental clinics, dental prospects7(4), 206-10.
  • Stockinger, J., Maxwell, N., Shapiro, D., deCabo, R., & Valdez, G. (2017). Caloric restriction mimetics slow aging of neuromuscular synapses and muscle fibers. The Journals of Gerontology: Series A73(1), 21-28.