8 tips para tener un estilo de vida más saludable

Tener un estilo de vida más saludable es posible si cuidamos algunos aspectos esenciales día a día. El ejercicio físico es importante, pero también lo son, por ejemplo, los estímulos sociales y cognitivos.
8 tips para tener un estilo de vida más saludable
Elisa Morales Lupayante

Revisado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 06 mayo, 2021.

Escrito por Okairy Zuñiga, 18 octubre, 2016

Última actualización: 06 mayo, 2021

Tener un estilo de vida más saludable es una meta viable si consideramos algunas pautas básicas de autocuidado. Por una parte, mantenerse activo ayuda a reducir el riesgo de enfermedades crónicas como son las afecciones cardíacas, la diabetes o el cáncer.

Por otro lado, también es fundamental contemplar varios aspectos que, a su vez, inciden de forma directa en el propio bienestar físico y emocional, tales como la dieta, la interacción social y el descanso.

En cualquier caso, si existen molestias previas persistentes, resulta imprescindible la consulta médica. Será un profesional especializado quien mejor podrá aclarar las dudas concretas que nos surjan.

¿Te gustaría darle un repaso a ciertos hábitos cotidianos? ¿Quieres saber a qué detalles prestar atención? Te lo contamos más despacio en las siguientes líneas.

¿Cómo tener un estilo de vida más saludable?

¿Estás acostumbrado a pasar las tardes viendo la televisión? ¿Duermes poco? ¿Te olvidas de las frutas y las verduras cuando haces la compra? Si es así, quizás te interese revisar algunas claves para tener un estilo de vida más saludable.

A continuación presentamos 8 tips que son útiles a la hora de adoptar una visión global en todo este asunto. ¡Sigue leyendo!

1. Para empezar: la paciencia

Meditación antes de dormir.
Si logras destinar un pequeño tiempo a la meditación antes de dormir, es posible que liberes preocupaciones y consigas un descanso reparador.

Para comenzar es necesario hacer uso de cierta dosis de paciencia. Si hemos de hacer varios cambios o alterar de forma sustancial algunas rutinas, los resultados no van a ser inmediatos.

Además, es probable que al principio nos suponga un gran esfuerzo. Puede que nos dé hasta pereza vernos en la tesitura de modificar la actividad cotidiana en la que ya estábamos cómodos.

Sin embargo, si queremos invertir en la propia salud, conviene tener claro el objetivo. Porque con estas estrategias estaremos trabajando desde hoy en un mejor bienestar que, antes o después, vamos a disfrutar.

2. Combinar distintas modalidades de ejercicio físico

En el momento de incorporar el ejercicio físico en el día a día es crucial que optemos por una modalidad que nos guste y que nos sea fácil de practicar. Por ejemplo, establecer una o más caminatas semanales por un parque cercano al domicilio es una idea sencilla con la que iniciarse.

Si luego también nos vamos animando con algún deporte u otro tipo de ejercicio, veremos que sentirse activo empieza a volverse algo frecuente para nosotros. En esta línea, realizar estiramientos en casa o al aire libre, salir a bailar o ir a nadar son posibilidades que acaso deseemos contemplar.

3. Reservar un espacio cada día para cuidarse

A la par que elegimos la actividad con la que salir del sedentarismo, es preciso pensar en qué horario la vamos a realizar. A pesar de que este aspecto parezca trivial, destinar una franja de tiempo determinada a diario nos va ayudar a crear el hábito.

Si tratamos de improvisar, a menudo encontraremos que hemos de responder ante otros planes y compromisos. No obstante, fijando desde el principio unos ciertos márgenes (por ejemplo, una hora por la tarde o 30 minutos al levantarnos), tendremos una referencia constante en la que apoyarnos.

4. La alimentación también es clave para tener un estilo de vida más saludable

Dieta mediterránea, una aliada contra la enfermedad arterial periférica.

Además de poner el cuerpo en marcha, prestar atención a lo que comemos se presenta como otro de los pasos prioritarios. De poco sirve querer estar en forma si después descuidamos el combustible que demanda el organismo.

Una dieta equilibrada, en la que incluyamos alimentos frescos y una cantidad moderada de grasas saturadas y sal, es, por tanto, una condición básica para tener un estilo de vida saludable.

5. Valorar las alternativas económicas

Cuidarse no tiene por qué implicar grandes costes. Como comentábamos, podemos hacer ejercicio con opciones tan sencillas como caminar. También existe la posibilidad de saltar a la cuerda, bailar o entrenar la fuerza con objetos domésticos como libros o botellas de agua.

De igual modo, es posible comer de manera saludable sin caer en un gasto excesivo. Evitando el consumo elevado de carnes, contamos con una considerable variedad de alimentos para nutrirnos, tales como los cereales, las frutas, los huevos o las verduras.

6. Disfrutar del contacto social

Las interacciones sociales positivas son una fuente de satisfacción a diferentes niveles y se asocian de forma significativa al estado de salud. Así lo indica un estudio desarrollado por el grupo de investigación de la profesora Isabel Hombrados-Mendieta.

Es más, es posible compartir el reto respecto al estilo de vida con los amigos y aquellas personas a las que apreciamos. ¿Qué tal si organizamos una ruta de senderismo con algunos colegas?

7. Mejorar el descanso

Siguiendo estos consejos puede que te duermas más rápidamente.

Si mantenerse activo es importante, no lo es menos recuperarse con un adecuado descanso. En este sentido, crear el ambiente óptimo para dormir al menos unas 7 a 8 horas cada día es una pauta esencial.

La calidad del sueño llega a verse alterada por los horarios irregulares, el consumo de sustancias, la falta de ejercicio o el uso de dispositivos electrónicos hasta bien entrada la noche. Identificar tales costumbres nos ayudará a tomar las medidas oportunas.

8. Los estímulos a nivel cognitivo también ayudan a tener un estilo de vida más saludable

Las tareas que nos obligan a reflexionar, memorizar, descifrar problemas, planificar, tomar decisiones o dar soluciones creativas representan un claro estímulo en el plano cognitivo.

Demandas como estas tienen lugar al leer, armar rompecabezas, resolver sudokus o crucigramas, escribir un diario o jugar al ajedrez. Así, entrenamos funciones que igualmente nos mantienen activos y contribuyen a un estilo de vida más saludable.

¿Aplicarás alguna de estas claves para tener un estilo de vida más saludable?

Adoptar una visión de conjunto es imprescindible para mejorar el propio estilo de vida. Tanto el ejercicio físico como los aspectos referidos a la alimentación, las relaciones sociales, el descanso o los desafíos ‘mentales’ aportan diversos beneficios.

Si aplicas estas claves con paciencia, constancia y sencillez, los resultados vendrán más pronto que tarde. ¿Con cuál de ellas comenzarás?

It might interest you...
¿Por qué se considera el yoga como un estilo de vida?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Por qué se considera el yoga como un estilo de vida?

Muchas personas consideran el yoga como un estilo de vida. Hoy descubriremos las razones por las que esto es así y los beneficios que conlleva.



  • Hombrados-Mendieta, I., Millán-Franco, M., Gómez-Jacinto, L., Gonzalez-Castro, F., Martos-Méndez, M. J., & García-Cid, A. (2019). Positive Influences of Social Support on Sense of Community, Life Satisfaction and the Health of Immigrants in Spain. Frontiers in Psychology10, 2555. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2019.02555
  • Nyberg, S. T., Singh-Manoux, A., Pentti, J., Madsen, I., Sabia, S., Alfredsson, L., Bjorner, J. B., Borritz, M., Burr, H., Goldberg, M., Heikkilä, K., Jokela, M., Knutsson, A., Lallukka, T., Lindbohm, J. V., Nielsen, M. L., Nordin, M., Oksanen, T., Pejtersen, J. H., Rahkonen, O., … Kivimäki, M. (2020). Association of Healthy Lifestyle With Years Lived Without Major Chronic Diseases. JAMA Internal Medicine180(5), 760–768. https://doi.org/10.1001/jamainternmed.2020.0618
  • Saneei, P., Esmaillzadeh, A., Keshteli, A. H., Reza Roohafza, H., Afshar, H., Feizi, A., & Adibi, P. (2016). Combined Healthy Lifestyle Is Inversely Associated with Psychological Disorders among Adults. PloS One11(1), e0146888. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0146888
  • Trudel-Fitzgerald, C., James, P., Kim, E. S., Zevon, E. S., Grodstein, F., & Kubzansky, L. D. (2019). Prospective associations of happiness and optimism with lifestyle over up to two decades. Preventive Medicine126, 105754. https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2019.105754; texto completo