9 remedios caseros para aliviar la sensibilidad dental

Si tienes dientes sensibles, estos remedios caseros que te proponemos hoy te pueden ayudar a aliviar las molestias.
9 remedios caseros para aliviar la sensibilidad dental
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 03 mayo, 2021.

Escrito por Daniela Echeverri Castro, 29 enero, 2016

Última actualización: 03 mayo, 2021

La sensibilidad dental es una molestia muy común en la población que tiende asociarse con el consumo de alimentos muy fríos o calientes, así como una técnica de cepillado agresiva. ¿Te pasa a menudo y quieres saber cómo aliviar la sensibilidad dental? En ese caso, no dejes de leer todo lo que vamos a comentarte a continuación.

Quienes padecen sensibilidad dental la describen como una molestia aguda en uno o más de sus dientes al realizar actividades concretas, como cepillarse, consumir ciertos alimentos o bebidas, o al utilizar ciertos productos de higiene bucal.

Esta molestia no solo puede deberse a esto, sino a muchos otros factores, entre los que destacan el deterioro del esmalte dental, la sensibilidad después de un tratamiento o algún tipo de lesión, como puede ser una carie.

Aunque no se trata de algo grave la mayoría de las veces, es importante comentárselo al odontólogo, seguir sus indicaciones y, si el profesional lo autoriza, aprovechar alguno de los siguientes remedios que propone la sabiduría popular para aliviar la sensibilidad dental.

1. Bicarbonato de sodio para aliviar la sensibilidad dental

Un preparado casero para uñas amarillas es beneficioso.

El debilitamiento del esmalte dental causa un dolor constante y malestar general. Si a esto le sumamos un exceso o deficiencia en la producción de saliva, es muy probable que la sensibilidad avance a otro grado de gravedad.

Una forma de proteger los dientes contra este efecto consiste en aprovechar las propiedades del bicarbonato de sodio de manera puntual.

¿Cómo utilizarlo?

  • Diluye un cuarto de cucharadita de bicarbonato de sodio en un poco de agua y realiza un enjuague bucal.
  • También se puede utilizar como pasta dental con el cepillo de dientes.
  • Eso sí, no se debe usar de forma excesiva porque puede tener efectos contrarios.

2. Sal

Un enjuague bucal de sal es otra buena solución para aliviar la sensibilidad dental. Se considera que gracias a sus propiedades, ayudaría a aliviar el dolor y a eliminar el mal aliento.

¿Cómo utilizarla?

  • Mezcla una cucharadita de sal en medio vaso de agua y realiza gárgaras dos veces al día.
  • Hay quien combina este enjuague con el anterior para aprovechar los beneficios de ambos elementos (bicarbonato y sal).

3. Aceite de canela

Botella con aceite de canela.

El aceite de canela puede ser otra opción para calmar el dolor después de comer alimentos muy calientes o fríos. Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, principalmente.

  • ¿Cómo utilizarlo? Sumerge un trozo de algodón en el aceite y frótalo sobre los dientes doloridos después de comer. Hazlo con delicadeza y suavidad.

4. Aceite esencial de clavo

El clavo contiene una sustancia conocida como eugenol cuyas propiedades antiinflamatorias podrían disminuir el dolor causado por este problema dental. Según creencias, su efecto puede durar hasta 30 minutos.

A su vez, se dice que su penetrante olor y cualidades antibacterianas ayudan a neutralizar la halitosis.

  • ¿Cómo utilizarlo? Aplica varias gotas de aceite esencial de clavo en las áreas con más dolor. En caso de no contar con este, se podría considerar masticar (con cuidado) algunos clavos enteros.

5. Jengibre

La raíz de jengibre es otro de los analgésicos y antiinflamatorios naturales que se utilizan para controlar los síntomas de varios tipos de dolencias, como la sensibilidad dental.

¿Cómo utilizarlo?

  • La primera alternativa es hacer gárgaras tres veces al día con su infusión.
  • También puedes rallar la raíz y aplicarla de forma directa sobre la zona afectada.
  • Otra opción consiste en aplicar el aceite esencial del jengibre sobre la zona con sensibilidad.

6. Pimienta de Cayena

Una de las razones por las que se cree que la pimienta de Cayena alivia el dolor es porque engaña al organismo, evitando que se concentre en la sensibilidad. También se dice que la capsaicina podría tener un efecto antiinflamatorio importante, que aliviaría las molestias. No obstante, no existe evidencia científica que relacione de forma directa la sensibilidad dental con la pimienta de Cayena.

¿Cómo utilizarla?

  • Diluye una pequeña cantidad de pimienta de Cayena en agua y utiliza el líquido para hacer gárgaras.
  • Repite su uso dos veces al día.

7. Cepillo de cerdas suaves

Los cepillos duros y los movimientos bruscos y agresivos son uno de los responsables del deterioro o debilitamiento de la capa que recubre los dientes. Teniendo en cuenta que esto podría causar problemas de sensibilidad e incluso infecciones, lo más apropiado es cambiarlo cuanto antes por uno de cerdas más suaves.

Así mismo, hay que tener cuidado al momento del cepillado para no causar lesiones en los dientes o encías.

8. Evitar el consumo de azúcares y ácidos

Los comestibles y bebidas ácidas o con alto contenido de azúcares son causas potenciales de erosión dental. Las sodas, los zumos industriales y las comidas ácidas influyen en la inflamación y el mayor número de episodios de dolor e infección relacionados con sensibilidad dental. Por ende, asegúrate de comer sano si quieres evitar problemas dentales.

9. Aceite de mostaza para aliviar la sensibilidad dental

Aceite de mostaza.

De acuerdo con la medicina alternativa, la aplicación de aceite de mostaza en las áreas afectadas es otra forma muy simple de proporcionar alivio momentáneo en caso de sensibilidad dental leve.

¿Cómo utilizarlo?

  • Unta los dedos o un trozo de algodón con el producto y luego frota los dientes.
  • Aplícalo dos veces al día.

Apuntes finales

Si la sensibilidad dental es difícil de sobrellevar, el dolor es persistente y constante, lo mejor es ir al odontólogo para determinar la causa subyacente y darle el tratamiento más adecuado. No sería recomendable apoyarse en los remedios caseros solamente, pues eso podría evitar que se tomen las medidas más acertadas para atacar el problema de raíz.

En caso de que la sensibilidad sea una molestia puntual, ten en cuenta los remedios que te hemos mencionado anteriormente. Elige uno y observa si te ayuda en un plazo de tiempo concreto. Evita combinar el uso de varios remedios a la vez pues podría resultar contraproducente.

Finalmente, recuerda que siempre hay que combinar la aplicación de los remedios con buenos hábitos de vida.