Acaba con el sudor excesivo

Okairy Zuñiga·
11 Abril, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Gilberto Adaulfo Sánchez Abreu al
13 Enero, 2019
El sudor excesivo causa vergüenza e incomodidad. Conoce diferentes métodos naturales y médicos para acabar con la sudoración excesiva.

¿Te sientes avergonzado por el sudor excesivo y las camisas manchadas en la axila? ¿Te sientes avergonzado porque al saludar a alguien te das cuenta de que tienes las manos demasiado húmedas y notas la incomodidad de la otra persona?

La sudoración excesiva es una condición particularmente desagradable. No solo puede ser embarazoso y nos hace lucir poco higiénicos, sino que también puede generar un olor corporal desagradable.

El sudor excesivo se denomina hiperhidrosis y afecta particularmente las palmas de las manos y las plantas de los pies. Ocurre cuando el sistema nervioso comienza a trabajar demás y se produce un sudor excesivo. Sin embargo, esta condición puede afectar a otras partes del cuerpo como ingles, cuero cabelludo y cara.

Aunque puede ser una situación desagradable no debes preocuparte demasiado, ya que existen alternativas naturales para detener la sudoración. Muchas de ellas son fáciles de incluir en tu rutina de cuidado diario. ¡Descúbrelas a continuación!

Beber abundante agua a lo largo del día

El sudor puede ser molesto.
La hidratación constante es vital en esta condición.

Esta es la solución más simple para reducir el sudor excesivo y una buena práctica en la vida diaria. El agua ayuda a eliminar desechos y exceso de agua del cuerpo. Además, la eliminación de agua en el sudor reduce la temperatura corporal, y ayuda a recuperar el agua que se pierde con el sudor. 

Aprende a gestionar el estrés para mantener el sudor excesivo a raya

El estrés y los nervios son detonantes del sudor excesivo por lo que debes aprender a gestionarlos en la medida de lo posible.

Si sientes nervios y te sientes agobiado, busca un lugar donde te puedas sentar un momento, hacer ejercicios de respiración profunda y así, poco a poco calmarte. Respira y deja que el aire llene tus pulmones. Repite los ejercicios durante 10 o 20 minutos cada día para tomar el control de tu estrés poco a poco.

Toma una ducha fría (y rápida)

Según datos anecdóticos, las duchas frías son una excelente opción para mantenerse seco y libre de sudor. Si el problema es muy grave o vives en un clima muy cálido, los baños fríos pueden regular tu temperatura inmediatamente.

En caso de que desees evitar los baños fríos puedes optar por nadar. Esta actividad cumple una doble función: te desestresas y mantienes la temperatura corporal baja. Aunque cualquier ejercicio puede ayudarte, es probable que te sientas ligeramente avergonzado por el sudor excesivo si manchas tu ropa. En cambio, al nadar no tienes este problema.

También lee 6 trucos para quitar manchas de sudor en la ropa

Come los alimentos correctos

Si sufres de sudor excesivo debes evitar toda clase de ultraprocesados, comestibles ricos en azúcares y alimentos muy condimentados.

Cuanto más natural sea tu alimentación, menos toxinas entrarán en el cuerpo y menos sudor será necesario para eliminarlas. Los alimentos que siempre debes incluir en tu dieta son los siguientes:

  • Granos integrales que son ricos en fibra y vitamina B.
  • Frutas frescas.
  • Vegetales variados.

Usa la ropa adecuada

Existen prendas que te pueden ayudar a ocultar y disminuir las incomodidades que el sudor excesivo genera. Procura adquirir ropa que sea:

  • De origen natural. Los sintéticos y el poliéster aumentan el calor corporal y hacen más notorio el problema. Es preferible optar por materiales como el algodón o la seda que permiten que tu piel respire y absorba mejor el sudor.
  • Holgada. La ropa holgada permite que la piel respire y que estés cómodo.
  • Usa prendas internas cómodas como camisetas. Deben ser de materiales orgánicos y permitir la respiración de la piel. De este modo el sudor no se notará tanto en las prendas exteriores.

Alternativas que reducen el sudor

El sudor puede controlarse.
Muchos productos pueden aplicarse de forma local para disminuir los síntomas.

¿Antitranspirantes o desodorantes para el sudor? ¿Qué es mejor?

Los desodorantes y los antitranspirantes no son lo mismo. Los desodorantes son útiles para aquellas personas que tienen una sudoración normal y solo ocultan el aroma del sudor con una fragancia que es más agradable.

Por otro lado, los antitranspirantes contienen sales de aluminio que limitan la secreción de sudor excesivo al tiempo que dejan un mejor aroma. 

Es muy eficaz la piedra de alumbre que es un mineral considerado el mejor desodorante natural. No deja ningún residuo y resulta efectivo hasta en los casos más difíciles. Para usarla, deberás mojar la piedra y aplicarla como un desodorante roll on.

También lee: Desodorantes: ¿con o sin sales de aluminio?

Iontoforesis

Este tratamiento implica el paso de una corriente eléctrica débil a través de la piel. La iontoforesis tiene una variedad de usos en la medicina. Entre ellos, disminuir la sudoración mediante el bloqueo de las glándulas sudoríparas.

Aunque esta terapia es muy segura siempre se recomienda que las mujeres embarazadas y personas con implantes metálicos o marcapasos, problemas cardíacos o epilepsia la eviten.

Inyecciones de bótox

Solemos creer que las inyecciones del bótox solo sirve para eliminar las arrugas, pero también pueden ser un tratamiento efectivo contra el sudor excesivo.

Algunos médicos recomiendan usar este tratamiento para disminuir la hiperhidrosis en las palmas las plantas porque pueden limitar la función de las glándulas sudoríparas. La efectividad de la inyecciones dura solo un año, al cabo del que debe hacerse nuevamente el tratamiento.

Cirugía

La cirugía es un procedimiento efectivo pero solo se recomienda cuando la hiperhidrosis es tan severa que no se soluciona con ningún otro tratamiento. La cirugía consiste básicamente en abrir la piel y reducir las glándulas sudoríparas.

Una condición común que puede tratarse

En resumen, el sudor excesivo es un problema muy común del que pocos quieren hablar porque les da incomodidad. Sin embargo, es posible tratarlo con algunos hábitos muy sencillos y las recomendaciones del médico. Por ende, no hay que desesperarse.

Ahora que conoces algunas de las alternativas que existen para abordar este problema, puedes elegir la que mejor se adapte a tu condición y llevar tu vida con normalidad.