Alergia a los medicamentos

29 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
Las reacciones alérgicas a medicamentos pueden aparecer a cualquier edad. Sin embargo, suelen presentarse en torno a los 40 años.

La alergia a los medicamentos es una respuesta del organismo frente a un fármaco. Se trata de una reacción del sistema inmunitario inesperada, impredecible y que no está relacionada con los efectos propios del medicamento.

Cuando tomas un medicamento pueden ocurrir reacciones adversas que dependen de la dosis y de la posible interacción con otros medicamentos.

Sin embargo, hay otro tipo de reacciones a fármacos que son impredecibles y que no tienen que ver con la dosis ni con las posibles interacciones entre los medicamentos. Dentro de este grupo se incluyen las reacciones ocasionadas por la alergia a los medicamentos.

Tipos de reacciones alérgicas a los medicamentos

La alergia a los medicamentos es impredecible.
Es imposible saber cuándo sucederá una reacción alérgica.

Dependiendo del lugar en el que se produzca la reacción, los síntomas pueden variar desde la aparición de ronchas y picor intenso, una erupción generalizada e hinchazón, hasta episodios de broncoespamo e incluso anafilaxia.

Las reacciones alérgicas a medicamentos se dividen en dos grupos, en función de la rapidez con que aparece:

  • Reacciones inmediatas: aparecen dentro de la primera hora de la toma del medicamento. Se desencadena por la producción del anticuerpo o inmunoglobulina E (IgE). Se trata del tipo de reacción que se diagnostica con más frecuencia, y es de carácter grave.
  • Reacciones tardías: se presentan pasada una hora de la toma del medicamento, aunque con frecuencia pueden tardar semanas en desarrollarse. Este tipo de alergia a los medicamentos se desencadena por distintos mecanismos inmunes, y pueden dar lugar a varios tipos de reacción.

¿Con qué frecuencia y a qué edad aparece una alergia a los medicamentos?

Las reacciones alérgicas a medicamentos pueden aparecer a cualquier edad. Sin embargo, suelen presentarse en torno a los 40 años.

A esta edad, es más normal necesitar tomar más medicamentos que las personas de menor edad. Por tanto, la posibilidad de sensibilización aumenta con la toma repetida de los fármacos.

La frecuencia de este tipo de reacciones alérgicas es difícil de concretar, puesto que no hay estudios sobre su incidencia real. Sin embargo, se calcula que son alrededor del 10% del total de las reacciones adversas a medicamentos.

Aproximadamente, el 5 % de los adultos puede ser alérgico a uno o más medicamentos. Pero se calcula que un 15-25 % de la población general puede tener algún tipo de reacción con la medicación que está utilizando.

Lee también: Alergia a los medicamentos: diagnóstico y síntomas

La alergia a los medicamentos requiere tratamiento.
En casos graves, puede existir dificultad para respirar.

¿Cómo se puede diagnosticar la alergia a los medicamentos?

Las reacciones alérgicas que se producen con más frecuencia son las producidas por los antibióticos betalactámicos y por los antiinflamatorios no esteroideos (AINES).

El diagnóstico se basa en la historia clínica detallada de la reacción y los medicamentos causantes de la alergia. Para confirmarlo se hacen pruebas de laboratorio y pruebas sobre la propia persona como las pruebas cutáneas o las pruebas de exposición controlada.

Pruebas cutáneas

Son las más habituales y pueden ser intracutáneas, con lectura inmediata del resultado a los 15 minutos, o epicutáneas o de parche con lectura a las 48 y 96 horas.

El tipo de prueba se elige en función del tipo y gravedad de la reacción alérgica. También se tiene en cuenta el estado del paciente y la necesidad del medicamento en cuestión.

Las pruebas cutáneas consisten en introducir en la piel de diferentes formas, pequeñas cantidades del medicamento que se está estudiando.

Para realizarlas, se deben utilizar concentraciones del medicamento que hayan demostrado no ser irritativas. De no ser así, podrían dar lugar a falsos positivos.

Al realizar las pruebas, el paciente puede experimentar la reacción alérgica que sufrió al tomar el medicamento. Por esta razón, todo el procedimiento debe estar bien controlado y supervisado por personal experimentado.

Lee también: ¿Cómo diferenciar una alergia de un resfriado?

Pruebas de exposición controlada

En ciertos casos, pueden ser necesarias las pruebas de exposición controlada al fármaco, se hacen cuando el resto de pruebas previas hayan sido negativas y sea necesaria una confirmación.

Para llevarlas a cabo, se administra por vía oral cantidades del medicamento cada vez mayores y cada cierto tiempo, hasta alcanzar la dosis terapéutica.

Una reacción común

La alergia a los medicamentos no se puede prevenir salvo en el caso de que hayas sido diagnosticado. En ese caso, tu médico descartará el uso de ese medicamento y los de su misma familia.

No obstante, recuerda la importancia de tomar los medicamentos solo cuando sea necesario y siguiendo las indicaciones dadas por tu médico o farmacéutico.

  • Cardona, R., Ramírez, R. H., Reina, Z., Escobar, M. F., & Morales, E. (2009). Alergia e intolerancia a antiinflamatorios no esteroides: desensibilización exitosa en tres casos y revisión de la literatura. Biomédica. https://doi.org/10.7705/biomedica.v29i2.20

  • CHAVES Erika, A. (2004). Pruebas diagnósticas en alergia y su utilidad clínica. Diagnostic Tests and their Clinical Use in Allergy. Rev Med Hered.

  • Carina Chromoy, G., & Pedro Mallo, M. (2014). Alergia al látex: el farmacéutico como agente de cambio. Hospital Naval Buenos Aires.