Alergia a las solanáceas: ¿por qué ocurre?

La alergia a las solanáceas puede producir dificultad para respirar, dolor abdominal, urticaria y picor, entre otros síntomas. Te explicamos por qué ocurre esta infrecuente condición.
Alergia a las solanáceas: ¿por qué ocurre?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 11 Mayo, 2021.

Última actualización: 11 Mayo, 2021

La alergia a las solanáceas es una situación infrecuente que se produce al consumir plantas de este tipo. Esta es una familia de vegetales que engloba alimentos básicos en la dieta de muchas culturas.

Por ejemplo, aquí se incluyen las patatas, los tomates y las berenjenas. Aunque se trate de una reacción infrecuente, puede ser muy grave.

Se asocia con un agravamiento de ciertas patologías preexistentes, como la celiaquía o la enfermedad inflamatoria intestinal. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre la alergia a las solanáceas y por qué se produce.

¿En qué consiste la alergia a las solanáceas?

Antes de explicar en qué consiste la alergia a las solanáceas, hay que entender qué son. Las plantas solanáceas constituyen una familia que contiene alrededor de 2000 especies.

Tal y como explica un estudio publicado en la Revista Alergia de México, el género más importante de esta familia es el Solanum. A este género pertenecen, por ejemplo, la patata y el tomate (Solanum tuberosum y Solanum lycopersicum, respectivamente). No todas las plantas de esta especie son comestibles, aunque gran parte de ellas sí.

Se considera que las reacciones alérgicas son infrecuentes, pero pueden ocurrir. Tanto es así, que se han descritos casos de alergia oral (es decir, al comerlos), de intolerancia alimentaria, de dermatitis de contacto y de anafilaxia.

Las sustancias que suelen estar implicadas en la alergia a las solanáceas son la solanina, la nicotina y la capsaicina. Son sustancias alcaloides, que suelen estar dentro de los tallos, las hojas o los tubérculos.

¿Cuál es la causa de la alergia?

La alergia a las solanáceas es una respuesta alterada del sistema inmune. Lo que ocurre es que este detecta como algo extraño o peligroso a alguno de los componentes de las plantas.

Por eso se desencadena una respuesta de protección frente a ese alérgeno. El alérgeno suele ser uno de los alcaloides que hemos mencionado, como la solanina. Esta en particular es una sustancia que ayuda a las plantas a defenderse de insectos y otros animales.

La respuesta desencadenada consiste en la liberación de numerosas sustancias que propician un proceso inflamatorio. De esta manera, se produce dilatación de los vasos sanguíneos, migración de células a ese punto y constricción de las vías respiratorias.

Es importante distinguir la alergia a las solaninas de la intolerancia alimentaria. La segunda solo afecta al sistema digestivo. Lo que ocurre es que no existen las enzimas necesarias para degradar alguno de los componentes de la planta.

La intolerancia no provoca esa activación del sistema inmunitario. Lo único que sucede es que, al no poder digerir ese alimento, se producen alteraciones en el tránsito intestinal y molestias.

Tomates que causan alergia a las solanáceas.
Los tomates son consumidos en todo el mundo de manera frecuente. Una alergia a sus componentes complica la dieta de las personas que la padecen.

¿Por qué la solanina puede ser perjudicial?

La solanina es un alcaloide presente en esta familia de plantas. Parece ser que la sustancia ejerce diferentes acciones en el organismo. La primera es que inhibe a un enzima denominada acetilcolinesterasa.

Esta enzima tiene un papel fundamental en el sistema nervioso. Se encarga de degradar la acetilcolina, que es un neurotransmisor. De esta manera, los niveles altos de solanina harían que aumentara de forma considerable la concentración de acetilcolina.

Esto podría provocar confusión, incoordinación muscular e incluso convulsiones. Además, también se asocia a náuseas, vómitos, diarrea y otras molestias gastrointestinales.

No obstante, debemos entender que esto se produce cuando los niveles de solanina son muy elevados en el organismo. Es decir, estas reacciones no ocurren en personas que llevan dietas equilibradas y variadas, sino en cuadros de intoxicaciones.

Síntomas de la alergia a las solanáceas

Los síntomas de la alergia a las solanáceas son similares a los que ocurren en cualquier otro proceso alérgico. Lo más frecuente es que haya erupciones cutáneas, urticaria y picor intenso. Del mismo modo, es posible que se presenten náuseas, vómitos, hinchazón abdominal y dolor en articulaciones y músculos.

La alergia a las solanáceas también suele acompañarse de una producción excesiva de moco. Esto se traduce en estornudos frecuentes, lagrimeo y dificultad para respirar.

Como señalamos antes, es importante distinguir la alergia de la intolerancia alimentaria. Esta se limita al sistema digestivo y suele ser menos grave. Por eso, los signos más comunes son las náuseas, la diarrea, la distensión abdominal y las flatulencias.

¿Cuándo hay que acudir a un médico?

Cualquier reacción alérgica, ya sea por alergia a las solanáceas o a otro elemento, puede causar complicaciones graves. La reacción alérgica grave se conoce como anafilaxia

Es una situación en la que la respuesta al alérgeno es muy intensa y comienzan a producirse síntomas que pueden poner en riesgo la vida. Por eso se considera una emergencia que debe ser tratada con rapidez.

La anafilaxia produce dificultad para respirar, ya que las vías respiratorias se inflaman y se reduce su calibre. Esto lleva a una sensación de ansiedad y temor que aumenta aún más la dificultad para ingresar el aire.

La dilatación de los vasos sanguíneos hace que la cara y la boca también estén hinchadas. El riesgo de la anafilaxia estriba en llegar a un estado de choque.

Tratamiento del shock anafiláctico.
Al tratar un estado de choque por anafilaxia no solo se pretende detener la reacción alérgica, sino también estabilizar al paciente en sus parámetros vitales.

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar la alergia a las solanáceas o la intolerancia, lo principal es que el paciente trate de identificar qué alimentos le producen síntomas. Por eso, se recomienda llevar un diario de alimentos y un registro de los síntomas.

No obstante, esto debe de hacerse con precaución. Si en algún momento aparece directamente cualquier signo de anafilaxia, debe evitarse por completo el alimento del que se sospeche durante al menos 4 semanas.

Después se pueden reintroducir poco a poco. De esta manera, si vuelven a aparecer síntomas tras ingerir un producto en concreto, se fundamentan más las sospechas.

No obstante, para el diagnóstico certero de la alergia a las solanáceas se suelen realizar una serie de pruebas complementarias. La primera es el análisis de sangre. Si hay un proceso alérgico es frecuente que los anticuerpos IgE estén elevados.

Otra prueba que se emplea para diagnosticar las alergias son las pruebas cutáneas. Consisten en inocular ciertos alérgenos de forma controlada en la piel, así se observa si aparece reacción concreta.

Alimentos a evitar

Si una persona tiene alergia a las solanáceas, el tratamiento se basa en evitar todos los alimentos que pertenezcan a esta especie. Los tomates y las patatas son dos que se deben restringir.

Lo mismo ocurre con la berenjena y los pimientos (tanto los habaneros como los jalapeños y los morrones). Tampoco se deben consumir bayas de Goji, pimentón o cayena.

La alergia a las solanáceas es infrecuente

Las solanáceas son plantas que pertenecen a la misma especie. En ella se engloban alimentos como la patata y el tomate. Lo cierto es que es un trastorno infrecuente, pero puede ocurrir.

Es importante que tratemos de recordar la diferencia entre intolerancia y alergia. La intolerancia se produce a nivel gastrointestinal, por ausencia de enzimas. Sin embargo, la alergia a las solanáceas produce manifestaciones en todo el organismo.

Por ello, siempre que se detecten síntomas anómalos o molestias al comer ciertos productos es importante consultar con un médico. Se debe determinar si existe alergia o no para evitar una reacción grave a futuro.

Te podría interesar...
Alergias alimentarias y cómo reducirlas
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Alergias alimentarias y cómo reducirlas

Existen varios tipos de alergias alimentarias, ya que cada una tiene ciertas características. Si quieres conocerlas y aprender a diferenciarlas entra aquí.