Alimentos comerciales para bebés estarían contaminados con metales pesados, muestra informe

Los alimentos comerciales para bebés pueden estar contaminados por metales pesados, según algunos informes. Para tener más cuidado con tu pequeño te contamos toda la información.
Alimentos comerciales para bebés estarían contaminados con metales pesados, muestra informe
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 11 junio, 2021.

Última actualización: 11 junio, 2021

En el mercado existe una amplia gama de alimentos comerciales para bebés. Sin embargo, un nuevo informe emitido por el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes del Congreso reveló altos niveles de metales tóxicos en estos tipos de productos.

Los elementos tóxicos involucrados son el plomo, el arsénico, el cadmio y el mercurio. Estos pueden llegar a los alimentos a través del medio ambiente, del agua y el mismo suelo en el que crece la materia prima con la que se elaboran.

De cada 5 alimentos para bebé, 1 excedió en más de 10 veces el limite de 1 parte por billón de plomo, establecido como una medida de salud pública. Según el informe, estos metales ponen en peligro la función del cerebro del niño a largo plazo y el desarrollo neurológico.

¿Qué dice el informe de la EDF?

Un informe de 2017 del Environmental Defense Fund (EDF) consideró los datos del estudio de dieta total (TDS) de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), desde 2003 al 2013.

Desde los años 1970 el TDS ha encontrado metales pesados en los alimentos y desde el 2003 se descubrió que un 20 % de los alimentos para bebés tenían niveles detectables de plomo. Se estimó que más de 1 millón de niños excedieron el límite de plomo establecido por la FDA.

Por esa razón, en el 2014 se introdujo un nuevo método analítico mucho más sensible. El objetivo era detectar valores muy bajos de metales pesados en alimentos para bebés. Como resultado se obtuvo un mayor porcentaje de alimentos contaminados. Un 29,3 % comparado con solo un 12,7 % antes del 2014.

Dos años después se obtuvo una caída significativa en los valores de plomo para jugos de frutas como manzana y uva, que se venden como alimentos para bebés. Para el 2017 la tendencia fue igual, llegando solo a un 11 % de jugos contaminados. Sin embargo, el 93 % de alimentos como batatas, zanahorias, galletas para la dentición del bebé y galletas de arroz arrojaron altos niveles de plomo.

Años más tarde, un último informe emitido por el Congreso de los Estados Unidos arrojó nuevos datos impactantes. Los resultados se basaron en un estudio llevado a cabo en el 2019 por organizaciones sin fines de lucro, como Healthy Babies Bright Futures.

Se encontró que de 168 alimentos comerciales para bebés, 160 estaban contaminados con metales pesados. Por esta razón se consideró necesario establecer normas más estrictas para los fabricantes de alimentos comerciales para bebés y regularlos con ahínco.

Alimentos para bebés contaminados.
Los alimentos comerciales para bebé podrían tener trazos de plomo por encima de los límites considerados seguros.

¿Qué metales fueron encontrados?

En esta última investigación sobre contaminación de alimentos para bebés se detectó que un 95 % de los productos comerciales estaban contaminados con plomo.

El 75 % de todos los alimentos para bebés contenían cadmio y un 73 %, arsénico. El 32 % de los productos comerciales estaban contaminados con mercurio. Una cuarta parte de los 168 alimentos analizados contenían una mezcla de los cuatro metales tóxicos.

¿Cuáles son los alimentos más contaminados?

Las autoras del estudio del 2019, Jane Houlihan y Charlotte Brody, destacaron que todos aquellos alimentos con pequeñas cantidades de los metales tóxicos pueden ocasionar serios problemas a la salud del niño.

Los productos con mayor riesgo de causar daño fueron los alimentos comerciales para bebé a base de puré de batata, cereales de arroz, los jugos de frutas y los bocadillos dulces. Esto coincide con el informe de la FDA del 2016, cuando se publicó que de 39 alimentos analizados, 33 estaban contaminados por metales pesados.

Los alimentos a base de arroz, como los cereales infantiles y los refrigerios, se ubican en el primer lugar como los más tóxicos. Contienen mucho arsénico inorgánico y con frecuencia aportan los cuatro metales tóxicos.

¿Cómo pueden afectar los metales pesados al desarrollo del bebé?

El informe presentado por el Congreso resalta que pequeñas cantidades de metales pesados en los alimentos pueden alterar el desarrollo del cerebro y disminuir el coeficiente intelectual del niño. Esto impacta con cada comida, incluyendo las meriendas.

Además, el informe también aclara que la exposición a estos metales tóxicos puede ocasionar una disminución en la productividad económica futura. Así también, habría un mayor riesgo de comportamiento antisocial y criminal para el futuro de los niños.

De acuerdo con Thomas Matte, niveles bajos de plomo en los alimentos pueden producir un desarrollo cognitivo deficiente, trastornos de conducta y talla baja en los niños de corta edad. Una vez que se produce el daño no se puede tratar ni revertir.

La irritabilidad, el dolor abdominal, el nerviosismo, la falta de apetito, el dolor de cabeza y la dificultad para concentrarse son algunos síntomas tempranos del envenenamiento por plomo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) resalta que la exposición prolongada al arsénico puede producir lesiones cutáneas, problemas del desarrollo y neurotoxicidad con bajo puntaje en pruebas intelectuales. Por su parte, un grupo de médicos alertan que los efectos tóxicos del cadmio se manifiestan más en huesos y riñones, siendo más vulnerables las personas con bajos niveles de hierro.

Otro estudio difundido en la revista Nutrición Hospitalaria declara que el mercurio afecta el desarrollo del sistema nervioso en el feto. En el recién nacido puede alterar la función cognitiva, la reproducción y el riesgo cardiovascular.

Recomendaciones para evitar los metales pesados en los bebés

Algunas recomendaciones que se pueden tomar en cuenta para reducir el riesgo de exposición de los metales pesados en la dieta del bebe son las siguientes:

  • Revisar bien las etiquetas: la etiqueta da una idea de los ingredientes base del producto y por tanto, del riesgo de estos alimentos como fuente de metales pesados.
  • Incorporar alimentos naturales y variados: es preferible dar a los niños una dieta equilibrada con una gran variedad de frutas y verduras. Los cereales y carnes magras también deben formar parte.
  • Variar los cereales: el cereal de arroz no tiene por qué ser el único que se use en la dieta. Puede combinarse con otros, como avena, quinua, cebada o cuscús.
  • Revisar el agua: los metales pesados pueden encontrarse en agua de pozo o tuberías viejas.
  • Sustituir el jugo por fruta entera: es preferible ofrecer tajadas de fruta entera o en puré en lugar de los jugos. Algunos contienen niveles elevados de metales pesados y se absorben con mayor facilidad.
  • Preparar la propia comida para el bebé: además de ser más económica, se puede evitar contaminación durante el proceso y envasado.
  • Introducir pescados saludables: algunos pescados son fuente de mercurio y otros metales. Por eso se debe evitar el pez espada, el atún blanco, el tiburón y la albacora. Selecciona salmón, bacalao, atún claro, pescado blanco y abadejo.
Preparar comida para el bebé.
Siempre será preferible preparar la comida para el bebé, antes que adquirir productos comerciales ya elaborados.

Detalles sobre el informe

El informe de 2017 mostró algunos resultados de alto impacto sobre el contenido de plomo en los alimentos para niños. Por ejemplo, el análisis de 2164 muestras de alimentos comerciales para bebés concluyó que los niveles de plomo aumentaron en relación a otros años:

  • Un 20 % de todas las muestras tenían plomo, en comparación con un 14 % en otros alimentos.
  • 8 alimentos para bebés contenían plomo en más del 40 % de las muestras.
  • El jugo de uva para bebés obtuvo los valores más altos para plomo al comparar con otros jugos.
  • Los purés de batatas y zanahorias, las galletas para dentición y las de arroz contenían altos valores de plomo

Mientras se aplican mayores controles a las industrias procesadoras de alimentos para bebés, se recomienda preparar alimentos frescos desde la casa. Así se reduce la exposición a los metales tóxicos y se seleccionan mejor los alimentos.

Te podría interesar...
¿Podemos acumular metales pesados en el cuerpo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Podemos acumular metales pesados en el cuerpo?

Hay personas que se preguntan si podemos llegar a acumular metales pesados en el cuerpo y cómo resolver esto para evitar que la salud se vea perjud...