Alimentos hiperpalatables: conoce los riesgos de ingerirlos

¿Qué tan procesados por las industrias están los alimentos que consumes? Deberías fijarte en eso, porque puede ser perjudicial para tu salud. Te decimos cómo.
Alimentos hiperpalatables: conoce los riesgos de ingerirlos
Maria Patricia Pinero Corredor

Escrito y verificado por la nutricionista Maria Patricia Pinero Corredor el 21 abril, 2021.

Última actualización: 21 abril, 2021

Desde finales del siglo XX las comidas tradicionales han sido sustituidas por alimentos hiperpalatables, los que contienen un mayor contenido de grasas saturadas, azúcares, harinas y sal. Sus ingredientes aportan más carga energética y hasta pueden producir adicción.

Como lo explica el profesor Rodríguez-Santos, a los alimentos hiperpalatables se le añaden sustancias artificiales para incrementar su sabor, hacerlo más duradero y estar listos para comer o beber. Estos ingredientes, sobre todo los dulces y cremosos, desencadenan ciertas reacciones en el cerebro que se asociación a sensaciones positivas de placer y el deseo de querer comer más de ellos.

Así que de lo sabroso a lo peligroso pueden haber pocos pasos. Sigue leyendo para conocer los riesgos de ingerir alimentos hiperpalatables.

¿Qué son los alimentos hiperpalatables?

Monteiro y otros expertos describen en la revista World Nutrition que los alimentos hiperpalatables son aquellos derivados de formulaciones industriales o preparados con sustancias extraídas o derivadas de los alimentos. Consideran a los ultraprocesados como un tipo de alimento de alta palatabilidad.

En general, combinan grasas saturadas o trans, azúcares, harinas y sal como fuente de sodio. Se mezclan con derivados de alimentos, como aceites hidrogenados, almidón modificado, proteínas hidrolizadas y extruidos de carne.

También indican que usan una gran cantidad de aditivos, como conservantes, emulsionantes, aglutinantes, estabilizadores, edulcorantes, potenciadores sensoriales, del sabor y del color. Todo esto para que el producto se vea, huela, sienta y tenga un sabor a comida.

En la revista International Journal of Obesity concluyen que la percepción de este tipo de ingredientes tiene el mismo comportamiento que para las drogas. Activan los circuitos de recompensa en el cerebro, conllevando sobreconsumo de los alimentos hiperpalatables.

La revista Appetite incluye como alimentos hiperpalatables a las bebidas gaseosas, los snacks dulces y salados, los caramelos, las frituras, los jugos artificiales, las comidas rápidas (hamburguesas, pizzas, papas fritas), la carne reconstituida, las sopas instantáneas, los cereales azucarados, los dulces empacados y los platos preparados, entre otros.

Comida chatarra hiperpalatable.
La comida rápida es hiperpalatable, ya que responde a necesidades del mercado de lograr ventas acordes para sostenerse.

¿Cómo identificar los alimentos hiperpalatables?

Cualquiera podría decir que identificar un alimento hiperpalatable es muy fácil, ya que aquellos que producen adicción son de los más populares. Sin embargo, solo se han limitado a describirlos sin definir sus características específicas.

En base a la necesidad de poder identificaros mejor, la revista Obesity publicó un estudio que clarifica la cuestión:

  • Alimentos que aportan un 25 % de las calorías a partir de las grasas y con más del 0,3 % de su peso en sodio. Ejemplos: perros calientes, carnes procesadas y productos a base huevos y leche.
  • Productos con más de 20 % de las calorías procedentes de las grasas y más de 20 % de azúcares, como los helados, los pasteles y la bollería.
  • Alimentos que aportan un 40 % de las calorías a través de los carbohidratos y más de 0,2 % de su peso en sodio. Ejemplos: papas fritas, palomitas de maíz y galletas saladas.

Al analizar la base de datos Food and Nutrient Database for Dietary Studies de los Estados Unidos, se encontró que un 62 % de casi 8000 alimentos se consideraron hiperpalatables, con un elevado contenido de grasas y sodio.

Por otra parte, un 5 % de los alimentos etiquetados como “bajos en grasa, azúcar, sal o calorías” también reunieron criterios de alimentos hiperpalatables. Por ejemplo, algunos vegetales son cocinados en salsas, grasas o cremas.

El informe destaca que el método de preparación y procesamiento de la comida puede determinar si un alimento es hiperpalatable o no. La combinación de ingredientes establece la característica.

¿Por qué los alimentos hiperpalatables son tan peligrosos para la salud?

Hay varias razones que justifican por qué los alimentos hiperpalatables pueden ser peligrosos para la salud. Revisemos.

1. Aumentan el riesgo de enfermedades crónicas

La Organización Mundial para la Salud publicó que son muchos los estudios que dan cuenta de la asociación entre la ingesta de alimentos ultraprocesados con alta palatabilidad y las enfermedades crónicas no trasmisibles. Tal es el caso de las cardiovasculares, la obesidad, la diabetes tipo 2 y la hipertensión, entre otras.

Además, el consumo de estos alimentos en edades tempranas puede aumentar la obesidad abdominal, tal como lo revela un estudio llevado a cabo por Costa y otros investigadores. Se hace un llamado a reforzar estrategias preventivas sobre el consumo de alimentos de alta densidad energética y alta palatabilidad.

2. Producen menos saciedad

Los componentes que forman parte de los alimentos hiperpalatables conllevan a una sobrealimentación descontrolada, ya que se ignoran las señales de saciedad en el cerebro. En consecuencia, las personas consumen más. Como lo señala la revista Nutricao, esta situación contribuye al desarrollo de un entorno favorecedor de la obesidad.

3. Generan adicción

La revista Appetite refiere que se produce un circulo vicioso al ingerir alimentos hiperpalatables. Se desencadena la activación de los circuitos de recompensa del cerebro por la presencia de ciertos ingredientes que dan placer.

Al final, se produce un consumo descontrolado de estos alimentos, asociado a un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad.

4. Aportan menos nutrientes

La adicción a los alimentos hiperpalatables desplaza el consumo de alimentos naturales o mínimamente procesados, fuentes de fibra, vitaminas, minerales y proteínas. Además, sus formulaciones se basan solo en grasas, azúcares o carbohidratos que no logran cubrir los requerimientos.

Comida hiperpalatable rechazada.
Es difícil rechazar el consumo de los hiperpalatables, ya que están diseñados para agradar en extremo a los comensales.

5. Trastornan el estado de ánimo

Una revisión demuestra que la la ansiedad están relacionados con el consumo de alimentos hiperpalatables, tales como pizza, gaseosas, papas fritas. Se observó que una prolongada ingesta de comida procesada y azucarada se relaciona de manera positiva con el aumento del riesgo de depresión.

También se encontró que las personas con preferencias por el consumo de comidas rápidas para mitigar el malestar psicológico son un 25 % más vulnerables a desarrollar obesidad y sobrepeso.

Por otra parte, la revista Frontiers in Psychology publicó que el consumo de comidas dulces y ricas en grasas reduce los signos de estrés y ansiedad, incrementando la obesidad.

Una dieta saludable no tiene hiperpalatables

Los alimentos hiperpalatables aumentan los riesgos de desencadenar enfermedades crónicas y trastornos psicológicos. Por lo tanto, no deben formar parte de una alimentación saludable.

Los productos naturales, como las frutas, las verduras y los frutos secos son una buena opción para un crocante y apetitoso snack. Consulta con un profesional de la nutrición si tienes dudas o sientes que no puedes dejar de consumir ultraprocesados, a pesar de los esfuerzos.

Te podría interesar...
¿Por qué debemos evitar la comida procesada?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Por qué debemos evitar la comida procesada?

¿Conoces los beneficios de evitar la comida procesada? Aquí te los explicamos, verás de qué manera puedes proteger a tu cuerpo.



  • Rodríguez-Santos, F., Aranceta, J., Serrá, Ll. Psicología y Nutrición. Elsevier Masson. España. 2008. Disponible en: https://books.google.com.cu/books?id=wQeGnfOH64MC&printsec=frontcover#v=onepage&q&f=false
  • Sharma S, Fernandes MF, Fulton S. Adaptations in brain reward circuitry underlie palatable food cravings and anxiety induced by high-fat diet withdrawal. Int J Obes (Lond). 2013 ;37(9):1183-91.
  • Moubarac JC, Batal M, Louzada ML, Martinez Steele E, Monteiro CA. Consumption of ultra-processed foods predicts diet quality in Canada. Appetite. 2017 Jan 1;108:512-520.
  • Costa CS, Rauber F, Leffa PS, Sangalli CN, Campagnolo PDB, Vitolo MR. Ultra-processed food consumption and its effects on anthropometric and glucose profile: A longitudinal study during childhood. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2019 Feb;29(2):177-184.
  • Arnaiz Mabel Gracia. La emergencia de las sociedades obesogénicas o de la obesidad como problema social. Rev. Nutr. 2009;  22( 1 ): 5-18. Disponible en: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1415-52732009000100001&lng=en
  • Hepworth R, Mogg K, Brignell C, Bradley BP. Negative mood increases selective attention to food cues and subjective appetite. Appetite. 2010 Feb;54(1):134-42.
  • Opie RS, O'Neil A, Itsiopoulos C, Jacka FN. The impact of whole-of-diet interventions on depression and anxiety: a systematic review of randomised controlled trials. Public Health Nutr. 2015 Aug;18(11):2074-93.
  • Singh M. Mood, food, and obesity. Front Psychol. 2014;5:925.