¿Qué es el alter ego y cómo utilizarlo?

El alter ego es un ejercicio con múltiples implicaciones en tu vida (positivas y negativas). Conoce todo sobre él en el siguiente artículo.
¿Qué es el alter ego y cómo utilizarlo?
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 26 noviembre, 2021

Todos estamos acostumbrados a ver cómo algunas personas encarnan un rol o un papel diferente a su personalidad. Lo vemos con frecuencia en el cine, el teatro y en la publicidad, de manera que es una experiencia relativamente común. Sin embargo, muchos ignoran los posibles beneficios que supone hacer esto en la cotidianidad. Hoy te hablamos sobre qué es un alter ego y cómo utilizarlo.

El término alter ego es algo con lo que están familiarizados los artistas, los actores y los escritores. Por el contrario, en el día a día puede ser una idea más desconocida. Asumir una personalidad paralela puede ser un escape al mundo real, uno que además sirve para drenar emociones. En las líneas siguientes te explicamos los beneficios del alter ego, y también sus posibles consecuencias.

El alter ego: el otro yo

El alter ego es un término acuñado por Cicerón que literalmente significa ‘el otro yo’ o ‘el segundo yo’. Desde entonces ha tenido una gran influencia en la humanidad, en especial en las manifestaciones artísticas y en la psicología. Por ejemplo, en novelas como El conde de Montecristo (1844) la idea del alter ego es una parte imprescindible de la historia. También lo es en otras como El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886).



Por otro lado, miles de escritores, pintores, dibujantes, músicos y demás han asumido más de un alter ego en su desarrollo artístico. Por mencionar un caso reciente, David Bowie interpretó varios durante su vida; uno de ellos Ziggy Stardust. Otros ejemplos de alter ego en la cultura popular lo encontramos en la serie Hannah Montana en la que la protagonista lleva dos vidas paralelas.

Todos esto sirve para dar cuenta que la idea del alter ego, del otro yo, es algo que ha acompañado a la humanidad los últimos dos mil años. La psicología, en especial el psicoanálisis, ha intentando explicar sus orígenes a través del inconsciente. El decir, el alter ego que se elige no es más que una manifestación de aquello que está más allá de nuestra consciencia.

¿Por qué tener un alter ego?

El alter ego en las artes
En el terreno artístico, como es el caso de los escritores, es relativamente común que se use el alter ego. Sin embargo, en la vida diaria su aplicación no es tan normal.

Un alter ego va mucho más allá de asumir una personalidad paralela. Implica asumir una nueva vida, una que se distancia en casi todos los aspectos de la principal. Por supuesto, esto es algo que se hace de manera temporal (minutos, horas o días), ya que para que exista debe convivir siempre con la personalidad o la vida original.



Ahora bien, quizá te estés preguntando qué ventajas prácticas implica tener un alter ego. Bueno, es en este punto donde incluimos los aportes de Ethan Kross. En 2017 junto con su equipo publicó un artículo en la revista Child Developmet en el que se exponía lo que se acuñó como “El efecto Batman”.

Kross encontró que los niños que asumen una personalidad secundaria (encarnada en este caso a través del traje de Batman) se exponían a alteraciones en el comportamiento que pueden incidir en la perseverancia y la concentración. Todo esto a través de lo que el autor ha denominado autodistanciamiento.

El autodistanciamiento es la capacidad para dar un paso atrás y reflexionar sobre nuestra experiencia a través de una perspectiva psicológica diferente. Veamos otras maneras en las que recrear un otro yo puede tener repercusiones en tu vida:

  • Te ayuda a liberar de tensiones y preocupaciones en tu día a día (ese otro yo es una válvula de escape hacia otra vida).
  • Puede ayudar a potenciar habilidades paralelas que no tienes en tu cotidianidad (música, pintura, escritura y demás).
  • Es una técnica para mejorar tu desempeño o el alcance de tus objetivos.
  • Puedes usarlo como una manera de superar traumas o cerrar ciclos.
  • Es una gran herramienta para lidiar con el estrés.
  • Se puede usar como método terapéutico o simplemente para explorar facetas diferentes en tu vida.

¿Tiene consecuencias negativas?

Hasta ahora nos hemos referido al alter ego en sus aspectos positivos. Conviene preguntarse en este punto si asumir un otro yo, aunque sea solo de manera temporal, puede tener implicaciones negativas. La respuesta, como en muchos casos, es depende.

Cuando se hace con plena consciencia, se entiende las repercusiones del comportamiento y su relación con la realidad y se asume como un ejercicio terapéutico, entonces se trata de una técnica inofensiva. Cuando no se tienen en cuenta estas variables, puede llegar a generar secuelas importantes.

Por ejemplo, derivar en lo que se conoce como trastornos de la personalidad. Hay muchos de ellos, entre los cuales desatacamos los siguientes:

Esto es solo una muestra de muchos de los trastornos que afectan a nuestra personalidad. Muchas variables determinan el desarrollo de estas condiciones, de manera que no estamos aseverando que construir un alter ego desemboca en ellas. Al contrario, el individuo puede asumir rasgos de estas.

Por otro lado, también pueden surgir conflictos de identidad de género o de identidad sexual. Las dudas sobre tu orientación sexual pueden invadirte, hasta el punto que lleguen a desbordar tu vida. Por otro lado, es posible que el otro yo se fusione con tu personalidad real; o que la reemplace. De esta manera, todo depende de la madurez o la consciencia con la cual abordes este ejercicio.

Cómo construir un alter ego

Un alter ego puede ser positivo
Crear un alter ego podría ayudar a afrontar mejor algunas situaciones y disfrutar la vida de una forma diferente.

Ahora que hemos expuesto las luces y las sombras de tener un alter ego, es momento de que te demos algunas ideas sobre cómo crearlo. Presta atención a lo siguiente:

  • Determina por qué quiere asumir este ejercicio (es, si se quiere, lo más importante de todo).
  • Recoge ideas que te ayudarán a construir esta personalidad. Muchas de ellas las encontrarás dentro de ti (en tu pasado, tu infancia y demás).
  • Una vez la encuentres, dótala de todas las características físicas y psicológicas que la distinguirán (esto incluye sus gustos, la forma de vestir, su tono de voz, sus creencias y su pasado).
  • Distingue tu nueva personalidad a través de un nombre (muy importante).
  • Asume poco a poco tu alter ego en la realidad. Hazlo durante unos minutos, de preferencia frente al espejo.
  • Interpreta de manera completa este otro yo. Hazlo teniendo en cuenta todas las variables que ya has considerado.

Como podrás imaginar, no es necesario que manifiestes de forma abierta este papel frente a los demás. Puedes hacerlo solo en privado, incluso durante un tiempo muy reducido. Tampoco es obligatorio que lo mantengas si descubres que no te sientes cómodo con él, siempre puedes construir un alter ego diferente cuando así lo deseas.

Muchos asumen este papel al momento de pintar, escribir, dibujar, componer música, cocinar e incluso para relacionarse con su pareja (los juegos de roles se pueden considerar como tal). Todo depende de tu imaginación. En todo caso, recuerda lo que hemos comentado sobre sus consecuencias para que estés alerta y evites que se te salga de control.

Te podría interesar...
Personalidad INFJ, la más peculiar de todas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Personalidad INFJ, la más peculiar de todas

¿Has escuchado sobre la personalidad INFJ? Entra y descubre todas sus características y por qué es uno de los modelos de personalidad más intrigant...



  • Ayduk, Ö., & Kross, E. From a distance: implications of spontaneous self-distancing for adaptive self-reflection. Journal of personality and social psychology. 2010; 98(5): 809.
  • White, R. E., Prager, E. O., Schaefer, C., Kross, E., Duckworth, A. L., & Carlson, S. M. The “Batman Effect”: Improving perseverance in young children. Child development. 2017; 88(5): 1563-1571.