La ameba comecerebros: Naegleria fowleri

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga María Muñoz Navarro
Las amebas son microbios que causan enfermedades infecciosas en las personas. Naegleria fowleri provoca una infección en el sistema nervioso central que debe ser diagnosticada a tiempo.

Los microorganismos son los principales causantes de numerosas enfermedades en el mundo. Entre todo el universo de patógenos que existe y que pueden afectar al ser humano tenemos a Naegleria fowleri.

El término infección seguramente lo asocies a las bacterias y virus, que están incluidos entre estos patógenos, pero ¿sabías que existen amebas que causan infecciones en el cerebro? En este artículo te comentamos el curioso caso de una ameba conocida como la ameba comecerebros.

¿Qué son las amebas?

Las amebas son protozoos, microorganismos eucariotas de vida libre, que provocan graves infecciones en las personas. Las patologías que causan se caracterizan por una alta tasa de mortalidad, lo que supone un desafío para su diagnóstico y tratamiento.

De todos los géneros que existen en la naturaleza, solo cuatro causan infecciones en humanos y animales, dentro de las cuales encontramos las siguientes especies:

  • Balamuthia mandrillaris (género Balamuthia)
  • Naegleria fowleri (género Naegleria)
  • Sapinia pedata (género Sapinia)
  • Varias especies de Acanthamoeba

Estas amebas las podemos encontrar en variados medios, tanto en el agua como en el suelo y el aire. Pero sobre todo, las amebas anidan en sitios donde el agua está estancada, como son las aguas residuales, piscinas, acuarios e incluso en el líquido de las lentillas.

Asimismo, son protozoos que necesitan completar su ciclo de vida dentro de un organismo que actúa como huésped, por eso son considerados parásitos. Las infecciones por amebas afectan directamente al sistema nervioso central, resultando letales en la mayoría de los casos.

Naegleria fowleri
La ameba comecerebros tiene como nombre científico el de Naegleria fowleri

Sigue leyendo: ¿Cómo sabemos si tenemos parásitos intestinales?

Naegleria fowleri

Este parásito, conocido como la ameba comecerebros, es causante de la meningoencefalitis amebiana primaria (MAP), una infección crónica que dura unos días hasta, en la mayoría de los casos, causar la muerte del huésped. Afecta sobre todo a adultos jóvenes y niños sanos, es decir, pacientes inmunocompetentes.

Las personas que contraen la infección por esta ameba son las que se han bañado o han estado en contacto con agua dulce contaminada como:

  • Piscinas climatizadas
  • Estanques
  • Lagos
  • Sistemas de alcantarillado

La transmisión ocurre por la inhalación de agua infestada por Naegleria fowleri. A partir de ese instante, entra por las fosas nasales hasta alcanzar el bulbo olfatorio que está en contacto con el lóbulo frontal del cerebro.

Los síntomas de esta enfermedad se muestran entre los días 5 y 7 tras la infección, y se desarrollan rápidamente a las 24 horas. Cuando el microorganismo alcanza los bulbos olfatorios se induce una respuesta inflamatoria, y las áreas hemorrágicas en la corteza cerebral se hacen evidentes.

Los síntomas que aparecen en las etapas más tempranas son los comunes a las meningitis, con dolores de cabeza, fiebre alta mayor a 38 ºC, nuca rígida, naúseas, vómitos, y comportamiento anormal.

Posteriormente, estos síntomas se acentúan de manera que el paciente llega a sufrir convulsiones, o incluso entrar en coma. Al final, la parálisis nerviosa causada por edema cerebral se instala y el aumento de la presión intracraneal conduce a la muerte.

Diagnóstico para la Naegleria fowleri

Para el diagnóstico temprano se realizan análisis directos del líquido cefalorraquídeo, métodos de neuroimagen y resonancia magnética. También se hacen exámenes microscópicos, tanto de los hemisferios cerebrales, tronco encefálico, cerebelo, así como de la parte superior de la médula espinal.

El desarrollo de ensayos de PCR a tiempo real permiten identificar de manera específica la presencia de las amebas a partir de cultivos microbiológicos.

Un diagnóstico precoz resulta clave para frenar la infección. De hecho, menos del 5 % de las personas que sufren esta patología sobreviven si no se detecta en las etapas más tempranas. Por tanto, es esencial que el paciente describa que ha estado en contacto con agua dulce.

A menudo supone un reto diagnosticar una infección por meningoencefalitis amebiana debido a las siguientes consideraciones:

  • Falta de las herramientas necesarias para detectarla
  • Carencia de conocimiento en el equipo de salud
  • Resistencia a los antibióticos
  • Factores de riego en países donde se desarrollan síntomas similares a otras infecciones, como la meningitis
rigidez de nuca por meningitis
La rigidez nucal es un síntoma de la meningitis que puede aparecer durante el curso de la amebiasis comecerebros

Descubre más: Descubre la meningoencefalitis amebiana primaria

Tratamiento

Existen pocos casos de pacientes que hayan sobrevivido a la meningitis amebiana primaria. El medicamento utilizado para tratar esta enfermedad es el compuesto antifúngico llamado anfotericina.

Este fármaco es muy eficaz contra Naegleria fowleri, siempre y cuando sea utilizado en las etapas más tempranas de la infección. En un estudio publicado sobre un caso relacionado, se usaron distintos antibióticos y anfotericina B fue el que mostró mayor eficacia, de manera que el enfermo consiguió recuperarse con éxito.

Por otra parte, se ha demostrado que los compuestos de fenotiazina (clorpromazina y trifluoperazina) consiguen eliminar a este protozoo. De la misma manera, el antibiótico azitromicina tiene efectos positivos. Finalmente, el uso de miltefosina también resulta perjudicial para las amebas de vida libre.

El diagnóstico temprano es crucial en Naegleria fowleri

Como hemos visto, las infecciones causadas por amebas son relativamente de poca frecuencia, y seguramente se deba a las dificultades que obstaculizan su diagnóstico. Sin embargo, los casos aumentan con el paso de los años, suponiendo un problema para la salud pública.

Por tanto, existe una necesidad urgente de que la investigación se dedique al estudio de estas enfermedades para avanzar en el diagnóstico y tratamiento. Una sospecha en el momento oportuno salvaría vidas y disminuiría la letalidad de la ameba comecerebros.

  • Ong, T.Y.Y., Khan, N.A. and Siddiqui, R. Brain-eating amoebae: predilection sites in the brain and disease outcome. J. Clin. Microbiol. (2017) 55: 1989-1997.
  • Grace, E., Asbill, S. and Virga, A. Naegleria fowleri: pathogenesis, diagnosis and treatment options. Antimicrobial Agents and Chemotherapy. (2015) 59 (11): 6677-6681.
  • Krol-Turminska, K. and Olender, A. Human infections caused by free-living amoebae. Annals of Agricultural and Enviromental Medicine. (2017) 24 (2): 254-260.
  • Visvesvara, Govinda S., Hercules Moura, and Frederick L. Schuster. "Pathogenic and opportunistic free-living amoebae: Acanthamoeba spp., Balamuthia mandrillaris, Naegleria fowleri, and Sappinia diploidea." FEMS Immunology & Medical Microbiology 50.1 (2007): 1-26.