Amenorrea hipotalámica: ¿por qué ocurre?

11 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Las mujeres que se someten a rutinas severas para bajar de peso o se exceden en la forma de hacer ejercicio pueden desarrollar amenorrea hipotalámica. También puede producirse por estrés crónico.

La amenorrea hipotalámica es una de las anomalías de salud que más sorprende porque, con frecuencia, se presenta en mujeres con un estilo de vida aparentemente saludable. Por supuesto, también puede afectar a cualquier mujer; no se necesita que tenga algún problema de salud para que esto suceda.

Según algunas estimaciones, hasta el 30 % de las mujeres pueden padecer amenorrea hipotalámica en algún momento de sus vidas. Muchas de ellas ni siquiera llegan a darse cuenta hasta que deciden quedarse embarazadas. Entonces, dejan de tomar pastillas anticonceptivas pero no logran volver a tener periodo menstrual.

En general, la amenorrea hipotalámica es una enfermedad que puede tratarse con éxito, al menos, en la mayoría de los casos. Esta condición puede ser superada de una forma bastante sencilla. Sin embargo, nunca hay que subestimar ninguna anomalía del organismo.

¿Qué es la amenorrea hipotalámica?

Menstruación

La amenorrea hipotalámica es una afección frecuente. Se define como una enfermedad que se caracteriza por la ausencia de menstruación en edad fértil. Está causada por una anomalía en el hipotálamo, que es una parte del cerebro que controla el funcionamiento del sistema nervioso y de la glándula hipófisis.

Se considera que hay amenorrea cuando una mujer no tiene periodo menstrual durante tres meses seguidos o más; también, cuando una niña tiene 15 años y no comienza a menstruar. En condiciones normales, la menstruación solo debe detenerse durante el embarazo o por la menopausia.

¿Por qué ocurre?

La amenorrea hipotalámica tiene lugar cuando el hipotálamo libera muy lentamente la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) o deja de liberarla. Esta es la encargada de iniciar el ciclo menstrual. Las razones principales por las que ocurre son tres:

  • El estrés.
  • Una pérdida de peso inconveniente.
  • La excesiva práctica de ejercicio.

Se puede afirmar que la amenorrea hipotalámica es una respuesta fisiológica a esos eventos. Tanto el estrés, como el adelgazamiento y el ejercicio en exceso hacen que el hipotálamo incremente la generación de la hormona liberadora de corticrotopina (CRH).

Esto, a su vez, lleva al aumento de la hormona adrenocorticotropa (ACTH), que se produce en la hipófisis, y del cortisol, que se genera en las glándulas suprarrenales. Todos estos cambios inhiben la producción de GnRH en el hipotálamo y llevan a la detención del ciclo menstrual.

Los efectos en el organismo

Ciclo menstrual

El primer efecto de la amenorrea hipotalámica en el organismo es, obviamente, la imposibilidad, o gran dificultad, de concebir hijos. Sin embargo, la hormona GnRH no solo cumple el papel de dar inicio al ciclo menstrual, sino que también interviene en otras funciones.

La hormona liberadora de gonadotropina o GnRH estimula la liberación de otras hormonas esenciales para que se produzca la ovulación:

  • Hormona luteinizante (LH).
  • Hormona estimulante del folículo (FSH).

Obviamente, si no hay ovulación, tampoco hay fertilidad. Si, en todo caso, una mujer con esta anomalía queda embarazada, hay mayor riesgo de aborto o de parto prematuro.

Cuando la amenorrea hipotalámica se presenta a muy temprana edad, es posible que no haya un desarrollo correcto de los caracteres sexuales secundarios. De este modo, una mujer puede tener vello en el pecho o en el rostro y tener un tono de voz más grave, por ejemplo.

Así mismo, el hipotálamo y la GnRH también contribuyen a regular el sueño, el hambre y la temperatura corporal. Por esto, la amenorrea hipotalámica suele ir acompañada de agotamiento, insomnio, disminución del deseo sexual y depresión.

Te puede interesar: Causas de la disfunción sexual femenina

Datos a tener en cuenta sobre la amenorrea hipotalámica

Se ha asociado la amenorrea hipotalámica con la pérdida de masa ósea. Por eso, las mujeres que la padecen suelen ser más propensas a desarrollar osteorporosis y otros problemas de los huesos. También hay mayor riesgo de sufrir problemas cardíacos y digestivos.

Lee también: Osteoporosis posmenopáusica: causas y tratamiento

Frente a los factores que desencadenan esta anomalía, hay que anotar lo siguiente:

  • Ejercicio: es nocivo cuando combina una alta intensidad en la actividad con un deficiente aporte energético para ese nivel.
  • Adelgazamiento: supone un problema cuando se pierden más de 5 kilogramos en poco tiempo y/o se tiene un Índice de Masa Corporal (IMC) de 20 o menos. Las dietas demasiado estrictas no son aconsejables.
  • El estrés: si es crónico, se convierte en un factor de riesgo. A veces, el cuerpo interpreta la excesiva exigencia de los ejercicios físicos como un factor de estrés.

También se sabe que las mujeres que tienen antecedentes familiares de amenorrea hipotalámica son más propensas a desarrollar esta afección. Así, en este problema también está involucrado un factor genético.

No obstante, actuando frente a los factores de riesgo podemos prevenir y tratar el problema en la mayoría de los casos. Ante cualquier sospecha, no dudes en consultar con el especialista y seguir sus indicaciones.

  • Rodríguez-Fernández, J. M., García-Acero, M., & Franco, P. (2013). Neurobiología del estrés agudo y crónico: su efecto en el eje hipotálamo-hipófisis-adrenal y la memoria. Universitas médica, 54(4), 472-494.
  • Barros-Delgadillo, J. C., Trejo-Castañeda, H., Christopher, E., & Gaviño-Gaviño, F. (2010). Diferencia de respuesta a los antagonistas de GnRH en ciclos de hiperestimulación ovárica más inseminación intrauterina. Ginecología y Obstetricia de México, 78(01), 15-28.
  • Fiszlejder, L. (2008). Etiopatogenia de la amenorrea hipotalámica funcional: Interacción de las respuestas hormonales del sistema nervioso central y neuropéptidos periféricos. Revista argentina de endocrinología y metabolismo, 45(2), 75-88.