Anestesia general: en qué consiste y cuáles son sus riesgos

La anestesia general utiliza una combinación de medicamentos para inducir a los pacientes a un estado de inconsciencia. Su objetivo principal es facilitar las intervenciones quirúrgicas. Descubre más al respecto.
Anestesia general: en qué consiste y cuáles son sus riesgos
Galo Flores

Escrito y verificado por la médica Galo Flores el 04 mayo, 2021.

Última actualización: 04 mayo, 2021

La anestesia general es un procedimiento médico que se usa de forma simultánea a una intervención quirúrgica. Incluso, se puede decir que facilita que la cirugía se lleve a cabo. Para esto, se utiliza una combinación de medicamentos que inducen un estado de inconsciencia, similar al sueño.

Este estado se induce antes de la cirugía, se mantiene durante la operación y dura un poco más que el procedimiento. En concreto, tiene varios objetivos; uno de ellos es evitar que el paciente sufra dolor durante la intervención. Por otro lado, se pretende facilitar el trabajo del cirujano. Para esto, se produce una relajación muscular y el control de la respiración y de los signos vitales.

Su modo de aplicación es vía intravenosa o, algunas veces, con la combinación de gases anestésicos inhalados. ¿Cuándo es necesaria? ¿Qué riesgos provoca? Respecto a su uso hay varias dudas. Por eso, a continuación, te contamos más al respecto.

¿Por qué se realiza anestesia general?

Antes de la cirugía, el anestesiólogo -en conjunto con el cirujano- recomendará la mejor opción de anestesia. Esta elección dependerá del tipo de cirugía que se vaya a realizar y del estado de salud general del paciente.

En algunos casos, se pueden usar otras técnicas que incluyen sedación, sin ser anestesia general. No obstante, esta última es necesaria para ciertos procedimientos, como los que tienen las siguientes características:

  • Duran varias horas.
  • Sin anestesia serían demasiado dolorosas.
  • Pueden producir ansiedad o impacto psicológico.
  • Puede haber una pérdida de sangre considerable.
  • El frío del quirófano puede afectar al paciente.
  • Requieren control de la respiración (cirugía de tórax o de abdomen superior).

Factores que se consideran antes de una anestesia general

El anestesiólogo es el médico encargado de realizar la valoración del paciente. Esto es para conocer si el historial de salud o los tratamientos que recibe una persona podrían interferir con la anestesia general.

Para ello, el profesional hace una serie de preguntas, más allá del problema de salud que está motivando a la cirugía. Es muy importante que se aborde el historial clínico y los antecedentes familiares sin omitir los siguientes detalles sobre la salud:

  • Tratamientos o medicamentos que se toman con regularidad. Incluye el consumo de suplementos vitamínicos o plantas medicinales.
  • Cirugías previas.
  • Transfusiones sanguíneas.
  • Alergias conocidas a alimentos, medicamentos, productos como el látex, entre otros.
  • Consumo de tabaco, bebidas alcohólicas o drogas.
  • Infecciones recientes, en particular de vías respiratorias.
  • Probabilidad de estar embarazada.

Esta información ayudará al anestesiólogo a elegir los anestésicos que son más seguros para ti.

Factores que se consideran antes de una anestesia general
Antes de optar por el uso de anestesia general, el médico anestesiólogo revisa el historial médico y familiar. Además, realiza una serie de preguntas.

Riesgos y efectos secundarios de la anestesia general

En la mayoría de los casos, la anestesia general se considera segura. No obstante, existen ciertos riesgos entre adultos mayores y personas con problemas médicos graves o que requieren procedimientos médicos invasivos. De todos modos, es más probable que los riesgos sean por la cirugía como tal, y no por la anestesia.

Después de la intervención, es normal sentir malestar general o dolor. Por eso, es necesario determinar si un síntoma en particular se debe a la operación o a la anestesia. Una vez que ha concluido el procedimiento quirúrgico, los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Náuseas y vómitos.
  • Dolores musculares.
  • Dolor de garganta (causado por la colocación de un tubo en la tráquea para respirar).
  • Escalofríos e hipotermia (sensación de frío).
  • Confusión o desorientación.

Por lo regular, estos efectos secundarios no representan una afectación grave y se pueden manejar en la sala de recuperación. La mayoría son transitorios y se resuelven en poco tiempo.

¿Cómo prepararse para una anestesia general?

Antes que nada, el cirujano suele platicar con el paciente para explicar el procedimiento. Del mismo modo, el anestesiólogo aclarará todas las dudas relacionadas. Esta parte se considera relevante, ya que disminuye la ansiedad que genera la intervención. A continuación, detallamos los puntos más importantes del proceso.

Antes

Procura seguir todas las indicaciones de los médicos, en especial, el tiempo de ayuno que te hayan indicado. En ciertos casos, podrás humedecer tu boca con agua, pero es de suma importancia llegar al quirófano en ayuno.

El médico te indicará desde cuando debes suspender algunos de los medicamentos que tomas. Por ejemplo, la aspirina ha de suspenderse desde una semana antes del procedimiento. Esta indicación también aplica para los suplementos vitamínicos y los herbolarios.

Durante

Desde unos minutos antes de iniciar la cirugía, el anestesiólogo se hará cargo de la anestesia y de tus signos vitales. Es muy frecuente que inicie la sedación por la vía intravenosa colocada en el brazo o en la muñeca. También puede aplicarte un gas anestésico a través de una mascarilla facial.

Hoy en día, el proceso de una anestesia general es considerado por la mayoría de los anestesiólogos como un evento seguro. Durante la cirugía, el anestesiólogo atiende, por sobre todas las cosas, la seguridad del paciente.

¿Cómo prepararse para una anestesia general?
En la actualidad, la aplicación de anestesia general se considera segura para la mayoría de las personas.

Después

Al concluir la cirugía, el anestesiólogo aplica la medicación para revertir la anestesia. Esto es con la intención de que el paciente despierte lentamente, por lo regular, en la sala de recuperación. Es normal sentirse un poco aturdido y confundido al abrir los ojos. También es probable que la persona sienta la boca seca y deseo de dormir.

Al despertar de la anestesia, y según el tipo de cirugía, es posible experimentar dolor u otros síntomas. De ser así, es necesario reportarlo con el personal de la sala de recuperación para recibir el tratamiento adecuado para paliarlo.

¿Qué hay que recordar sobre la anestesia general?

Es normal sentir ansiedad antes de un procedimiento quirúrgico que implica anestesia general. Aún así, hay que tener presente que actualmente se considera seguro en casi todos los casos. Los medicamentos, equipos y estándares de seguridad hacen que esto sea posible.

Por lo tanto, la mayoría de las personas no tienen complicaciones durante o después de recibir este tipo de anestesia. Contrario a esto, su calidad de vida mejora luego de la intervención.