Angina de pecho: ¿se puede prevenir?

Una vez que el médico realiza el diagnóstico de la angina de pecho, será fundamental seguir el tratamiento que paute.
Angina de pecho: ¿se puede prevenir?
Nelton Abdon Ramos Rojas

Escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 16 mayo, 2022

La angina de pecho es un tipo de dolor provocado por la reducción del flujo sanguíneo al corazón. Se trata de un síntoma de enfermedad de las arterias coronarias, pero, ¿se puede prevenir la angina de pecho? A continuación te contamos.

Cuando hay un aumento del flujo de sangre a través de las arterias estrechas, se produce un malestar notable. El motivo es que la cantidad de oxígeno que llega al miocardio es insuficiente y causa una sensación de pesadez o un dolor muy fuerte y opresivo en todo el área del pecho. De este modo, se produce la llamada angina de pecho y el infarto del miocardio.

Entonces, la angina de pecho viene a ser una condición bastante delicada. Puede darse porque las arterias del corazón se han estrechado demasiado o porque sus músculos han sufrido un engrosamiento anormal. De cualquier modo, esto genera un dolor muy fuerte detrás del esternón.

Tipos de angina de pecho

angina de pecho

Antes de comentar específicamente qué podemos hacer para evitar caer en esta enfermedad, debemos conocer qué tipos de anginas de pecho existen y cuáles son sus factores desencadenantes:

  • Angina de pecho estable: se genera por actividades o movimientos intensos, que exigen más trabajo de parte del corazón.
  • Inestable: a diferencia de la anterior, no desemboca de un esfuerzo ni de una actividad en especial. No sigue un patrón y puede ocurrir sin hacer algún esfuerzo físico. No desaparece espontáneamente con el reposo o las medicinas. Es una señal de que podría ocurrir un infarto luego.
  • Variable: también conocida como angina Prinzmetal, se trata de una afección producida por la contracción del músculo liso de las arterias coronarias. Este tipo de angina de pecho aparece en cualquier momento, sobre todo durante el sueño. Es la menos común.

Desde luego, ante la primera señal que pueda indicar el padecimiento de una enfermedad como esta, se debe consultar al médico. El profesional indicará el tratamiento a seguir. Sin embargo, podemos tener en cuenta estas dos recomendaciones elementales para no lamentar el hecho de llegar a este cuadro.

¿Se puede prevenir la angina de pecho?

El mejor tratamiento para la angina de pecho, como para cualquier otra condición de salud, es indudablemente la prevención. A pesar de que en algunos casos está relacionada con alteraciones genéticas, existen múltiples factores de riesgo que favorecen su aparición. Por ende, no está de más mencionar que es más que recomendable mantener buenos hábitos de vida.

1. Modificar el estilo de vida

Recomendaciones para dejar de fumar
Para abandonar el hábito del tabaco es importante tirar ceniceros y todo elemento que recuerde fumar.

La principal y más importante manera de prevenir esta condición es mantener una alimentación sana y equilibrada; en la dieta, las frutas y las verduras han de ser las preferidas. Más adelante en este artículo encontrarás precisiones sobre los alimentos (o mejor dicho, comestibles) que debes aprender a evitar.

Asimismo, es absolutamente recomendable -e incluso necesario- dejar de fumar. En primer lugar, porque las probabilidades de sufrir angina de pecho se duplican si se tiene este hábito. Asimismo, el efecto de los medicamentos se ve afectado. Como dato final, uno de cada cinco infartos son provocados por el mal hábito de fumar tabaco.

Por otro lado, practicar ejercicio regularmente también es importante. Esto, además de ser importante para mantener un peso adecuado, trae diversos beneficios para la salud cardiovascular y pulmonar. En definitiva, la obesidad hace ser más susceptible a sufrir un ataque de angina de pecho.

Múltiples estudios han demostrado que factores psicológicos como el estrés y la ansiedad favorecen a la aparición de patologías cardiovasculares. En este sentido, reducir el estrés es una gran recomendación para prevenir la angina de pecho. Para ello, puedes intentar practicando yoga u otras técnicas de relajación.

Por último, el consumo excesivo de alcohol está asociado a diferentes patologías, por lo que disminuir su ingesta es lo más recomendable. De hecho, una publicación de la revista BMC Medicine demostró que el bajo consumo de alcohol posee múltiples beneficios para la salud cardiovascular.



2. Realizar los exámenes de control preventivos

Se debe mantener un estricto control del colesterol, la presión arterial, la diabetes, la obesidad y todas aquellas condiciones de salud que tengan que ver con el funcionamiento del corazón. Para prevenir la angina de pecho, tener un registro de la evolución de estos factores es indispensable, sobre todo si ya se han sufrido afecciones ligadas a ellos.



Consejos dietéticos para prevenir la angina de pecho

Dieta antiinflamatoria

Como mencionamos antes, para prevenir la angina de pecho es fundamental alimentarse bien. En ese sentido, hay ciertas recomendaciones que pueden ser beneficiosas:

  • Es recomendable evitar todos aquellos alimentos que contienen muchas cantidades de grasa saturada, estos aumentan el colesterol malo en la sangre, haciendo que se deposite en las arterias y disminuya su calibre.
  • Hay que aumentar el consumo de alimentos que aporten buenas cantidades de vitaminas A, C y E. Las proporciones adecuadas de estas importantes vitaminas en el organismo son de gran ayuda para asegurar el buen funcionamiento del sistema cardiovascular al poseer propiedades antioxidantes según algunos estudios.
  • Se ha de aumentar el consumo de frutas, verduras y granos enteros. De esta manera, estaremos totalmente seguros de que proporcionamos al cuerpo todos los nutrientes que necesita para su bienestar.

Prevenir siempre será mejor que curar

Hay que tener presente que la mejor forma de prevenir cualquier problema de salud y gozar de bienestar es mantener buenos hábitos de vida. Sin embargo, en caso de presentarse alguno, lo más conveniente es acudir al médico para comenzar cuanto antes un tratamiento.



  • Balboa, N. de. (2010). Cardiología y Cirugía CardiovascularManual Amir(Amir, pp. 1–84). Madrid.
  • Bonet, R., & Garrote, Y. A. (2008). Angina de pecho. Ámbito Farmacéutico Farmacoterapia27(11), 58. https://doi.org/10.1016/j.nursi.2015.08.016
  • Moser MA, Chun OK. Vitamin C and Heart Health: A Review Based on Findings from Epidemiologic Studies. Int J Mol Sci. 2016 Aug 12;17(8):1328.
  • Chauvet-Gelinier JC, Bonin B. Stress, anxiety and depression in heart disease patients: A major challenge for cardiac rehabilitation. Ann Phys Rehabil Med. 2017 Jan;60(1):6-12.
  • Roerecke M, Rehm J. Alcohol consumption, drinking patterns, and ischemic heart disease: a narrative review of meta-analyses and a systematic review and meta-analysis of the impact of heavy drinking occasions on risk for moderate drinkers. BMC Med. 2014 Oct 21;12:182.
  • Bhatt AB, Stone PH. Current strategies for the prevention of angina in patients with stable coronary artery disease. Curr Opin Cardiol. 2006 Sep;21(5):492-502.