Ansiolíticos o medicamentos para la ansiedad

Existen varios tipos de medicamentos destinados a las personas que padecen ansiedad de manera crónica. Te contamos todo lo que debes conocer sobre ellos en el próximo artículo.
Ansiolíticos o medicamentos para la ansiedad
María Vijande

Escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande el 29 Abril, 2021.

Última actualización: 29 Abril, 2021

Está comprobado que el estilo de vida que lleva la sociedad actual genera, habitualmente, estados nerviosos que hacen necesario el uso de medicamentos para la ansiedad.

No obstante, esta emoción se trata de un mecanismo natural del organismo, por lo que siempre ha estado presente a lo largo de la Historia y está ligada a la reacción de alerta ante un peligro inminente.

El problema surge cuando el estrés, la presión y las preocupaciones en exceso llevan a que este estado se convierta en patológico, tal y como veremos a lo largo del artículo. En este caso, habrá que plantearse la administración de sustancias farmacológicas para revertir la situación. Profundicemos.

¿Qué es la ansiedad?

Hay varias cosas que producen ansiedad a diario.

Como hemos dicho al principio, la ansiedad es una sensación normal del organismo. Aparece con el objetivo de defendernos de situaciones de peligro o preocupación, preparando al cuerpo para responder con más eficacia en esos momentos.

No obstante, hay personas que no son capaces de manejar esta emoción y la padecen en situaciones normales de la vida cotidiana, lo que interrumpe sus rutinas diarias.

Por lo tanto, cuando alguien se encuentra con ansiedad con una determinada frecuencia sin que parezca haber una razón que justifique ese estado de nerviosismo, estaríamos hablando de un trastorno específico.

Los pacientes que padecen esta enfermedad pueden sentir diferentes síntomas desagradables, los cuales se intentarán manejar con los medicamentos para la ansiedad. Entre ellos, podemos mencionar los siguientes:

  • Taquicardia y palpitaciones.
  • Sudoración excesiva.
  • Temblores en las extremidades.
  • Dificultad para respirar.
  • Náuseas y sensación de un nudo en el estómago.

Medicamentos para la ansiedad

Para el tratamiento de esta enfermedad, disponemos, por suerte, de diferentes tipos de medicamentos. Los más utilizados son los ansiolíticos y los antidepresivos.

Medicamentos para la ansiedad: ansiolíticos

Medico recetando fármacos

Para poder adquirir estos medicamentos, el médico debe prescribirlos, no son de venta libre. Algunos de ellos son los que pertenecen al grupo de las benzodiacepinas o los barbitúricos, entre otros.

Estos medicamentos deben su eficacia ansiolítica a la capacidad que tienen de potenciar los efectos del neurotransmisor GABA. Esta sustancia es la responsable de la inhibición del sistema nervioso central, es decir, produce efectos como:

  • Favorecer el control de los estados de estrés, ansiedad y presión mental.
  • Ayudar a conciliar el sueño.
  • Estimular la producción de la hormona del crecimiento.

Por lo tanto, al interaccionar con el receptor del neurotransmisor del GABA, se potencian todos sus efectos, siendo eficaces para el tratamiento de la ansiedad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos medicamentos para la ansiedad pueden producir una serie de reacciones adversas que es importante tener en cuenta. En este sentido, las benzodiacepinas pueden producir tolerancia y dependencia en el paciente que las toma.

Por ello, las personas en tratamiento bajo este tipo de medicamentos para la ansiedad deben estar controladas y, en el caso de interrumpir el tratamiento, lo deben a hacer de manera progresiva y nunca de golpe, ya que se podría desencadenar el síndrome de abstinencia.

Medicamentos para la ansiedad: los antidepresivos

Fármacos para el complejo de inferioridad.
El uso de fármacos se reserva para casos graves que se acompañan de depresión y ansiedad.

Los antidepresivos son otro grupo terapéutico que se indica en los casos de ansiedad; de hecho, constituyen la primera línea de tratamiento. En concreto, se utilizan, principalmente, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o ISRS.

Se han realizado estudios, como este de un equipo de la Universidad de Ciudad Real (España), que sugieren que la serotonina está muy implicada en los trastornos de ansiedad, aunque todavía se sigue investigando en este ámbito.

Lo que sí es cierto es que estos antidepresivos muestran una alta especificidad contra la ansiedad y tienen menos consecuencias adversas que el anterior grupo de medicamentos. No obstante, al igual que todos los fármacos en el mercado, también puede desencadenar algunos efectos secundarios, como:

  • Somnolencia.
  • Aumento de peso.
  • Disfunción sexual.

Aléjate de lo que te hace daño

Muchas personas se apoyan en sustancias tóxicas como el alcohol o el tabaco para combatir la ansiedad. Sin embargo, lo único que están haciendo es agravarlos.

Por ello, es fundamental que te apoyes en un profesional para que te pueda aconsejar sobre el tratamiento más adecuado para ti. Jamás debes ingerir nada por tu cuenta ni recurrir a elementos nocivos, porque podrías estar agravando tu condición.

Te podría interesar...
¿Qué debes hacer ante una crisis de ansiedad? 4 consejos que ayudan
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Qué debes hacer ante una crisis de ansiedad? 4 consejos que ayudan

La crisis de ansiedad es un ataque de pánico de inicio repentino. En este artículo te contamos cómo debes afrontar este trastorno.