Apendicitis o gases: ¿cómo diferenciar el dolor?

Las molestias por gases y el dolor por apendicitis pueden diferenciarse gracias a la forma en que evoluciona el malestar. Descubre las similitudes y lo distinto.
Apendicitis o gases: ¿cómo diferenciar el dolor?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 28 febrero, 2022

El dolor abdominal puede ser originado por una amplia variedad de enfermedades. A menudo, las molestias en el abdomen son provocadas por la acumulación de gases. No obstante, este también podría ser un signo de alarma de apendicitis. ¿Te interesa saber cómo diferenciar el dolor por apendicitis del dolor por gases? A continuación te contamos.

La apendicitis es una afección gastrointestinal común en las salas de atención hospitalaria. La misma describe la inflamación e infección del apéndice cecal, una pequeña bolsa unida al ciego en la parte inferior derecha del abdomen.

Por otro lado, la acumulación de gases en el intestino también puede originar malestar abdominal. Esto puede ser resultado del consumo involuntario de aire durante la alimentación o de una producción excesiva de gas por parte de las bacterias intestinales.

Síntomas de la apendicitis

La apendicitis aguda es la causa más frecuente de cirugía abdominal no traumática en todo el mundo. Esta es más habitual entre la segunda y la tercera década de la vida, con una prevalencia similar en hombres y mujeres.

Por lo general, el dolor abdominal intenso es el síntoma habitual de esta afección y en ocasiones puede confundirse con gases. Estudios estiman que del 50 al 60 % de los pacientes presentan dolor tipo cólico en la parte alta del abdomen o alrededor del ombligo, que posteriormente migra al cuadrante inferior derecho.

De igual forma, son frecuentes los siguientes síntomas:

  • Fiebre.
  • Vómitos.
  • Mareos y náuseas.
  • Pérdida del apetito.
  • Diarrea o constipación.
  • Sensación de distensión abdominal.

Los síntomas son más evidentes en etapas tardías de la enfermedad. Es usual que las personas prefieran estar acostados de lado con los muslos flexionados. El dolor suele hacerse más intenso al toser, estornudar o al presionar el abdomen.

Apendicitis operada.
La cirugía para la apendicitis es el tratamiento de elección para solucionar el cuadro.

Síntomas de la ruptura del apéndice

Una de las complicaciones más importantes de la apendicitis aguda es la ruptura o perforación apendicular. Esta situación es común ante el retraso en la atención.

En la mayoría de los casos, la ruptura del apéndice ocurre luego de 36 a 72 horas del inicio del cuadro. No obstante, este periodo de tiempo puede variar de persona a persona.

Es común que los pacientes presenten una mejoría del dolor una vez que ocurre la perforación. Sin embargo, esta situación condiciona el derrame del material intestinal hacia la cavidad abdominal, favoreciendo a la infección del peritoneo o peritonitis.

En este sentido, la peritonitis es una condición médica severa que requiere atención de emergencia. Algunos de los síntomas asociados son los siguientes:

  • Sensibilidad abdominal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre alta y escalofríos.
  • Aumento de la frecuencia cardiaca.
  • Palidez cutánea y sudoración.
  • Dolor abdominal intenso que empeora con la presión y el movimiento.

Apendicitis en la infancia

La apendicitis en los niños pequeños representa un gran desafío. La misma se caracteriza por un dolor de estómago intenso que no permite realizar ninguna actividad.

Otros síntomas comunes son los siguientes:

  • Vómitos.
  • Fiebre alta.
  • Irritabilidad.
  • Disminución o pérdida del apetito.
  • Sensibilidad abdominal al tacto.

Estudios estiman que más del 50 % de los niños presenta en los laboratorios cifras superiores a 15 000 leucocitos y una PCR por encima de 20 miligramos por mililitro (mg/ml). Ante la sospecha de apendicitis no dudes en buscar ayuda médica, puesto que los niños no siempre sabrán describir muy bien los síntomas.

Apendicitis en el embarazo

En algunas ocasiones, es posible padecer apendicitis durante el embarazo. Las manifestaciones clínicas son similares a las que ocurren en las personas no embarazadas. Sin embargo, en estos casos el apéndice se encuentra más arriba, por lo que el dolor podría referirse al cuadrante superior derecho.



Síntomas del dolor de abdomen por gases

En la mayoría de los casos, los síntomas iniciales de la apendicitis pueden confundirse con el dolor por gases en el abdomen. Estudios afirman que el gas abdominal proviene fundamentalmente de tres fuentes:

  1. El aire ingerido.
  2. La producción intestinal.
  3. La difusión desde la sangre.

La acumulación de gas suele originar distensión de las asas intestinales y molestias abdominales. No obstante, el dolor por gases puede sentirse en cualquier punto del abdomen, a diferencia de lo que ocurre en la apendicitis.

De hecho, algunas personas pueden presentar malestar a nivel del pecho, junto con eructos frecuentes, flatulencias, hinchazón abdominal y calambres en el estómago. El dolor por gases puede durar desde un par de minutos hasta varias horas y desaparecer sin tratamiento.

¿Cuándo buscar atención médica?

El dolor abdominal agudo es un signo de alarma que suele indicar que algo no anda bien a nivel intestinal. En la mayoría de los casos, las molestias por gases son temporales, no obstante, es vital mantenerse atentos si estas persisten más allá de las 24 horas.

De igual forma, es recomendable buscar atención médica en caso de presentar malestar abdominal acompañado de heces con sangre, pérdida de peso, estreñimiento, diarrea o vómitos persistentes. Estas manifestaciones se asocian con enfermedades digestivas crónicas o trastornos tumorales.

Por otro lado, la apendicitis en sí es una situación que requiere abordaje profesional inmediato. Se debe sospechar de esta afección si el dolor inicia en la parte alta del abdomen para luego fijarse en la parte inferior derecha.

¿Cómo se diagnostica la apendicitis?

El diagnóstico de la apendicitis es clínico y se apoya en métodos de laboratorio para confirmar su presencia. Los médicos suelen realizar una exploración física detallada con énfasis en la cavidad abdominal.

Es habitual que el médico presione algunos puntos del abdomen en búsqueda de signos de apendicitis. Si el dolor abdominal empeora al presionar y soltar el cuadrante inferior derecho es posible que el apéndice esté inflamado. Además, algunos pacientes suelen tener el abdomen rígido, producto de la irritación intestinal.

De igual forma, es posible que el especialista indique pruebas de sangre para evaluar el recuento de los glóbulos blancos, las plaquetas y los hematíes. En ocasiones, la ecografía abdominal es útil para analizar el estado de la arquitectura colónica.

Tratamiento médico de la apendicitis

El plan terapéutico de la apendicitis se basa en la extirpación y extracción quirúrgica del apéndice inflamado. Este procedimiento se ejecuta de las siguientes formas:

  • Cirugía abierta: se realiza mediante una incisión en el cuadrante inferior derecho del abdomen. De utilidad en apendicitis perforadas con riesgo de infección peritoneal.
  • Cirugía laparoscópica: es el método más utilizado por ser menos invasivo. Se realiza mediante un tubo flexible con cámara, llamado laparoscopio.

Ambos tipos de apendicectomía requieren la implementación de medidas de antibioticoterapia para reducir el riesgo de infección. Las personas pueden retomar su estilo de vida normal luego de un par de semanas.

Remedios para aliviar el dolor por gases

En la mayoría de los casos, los hábitos dietéticos son los responsables de los dolores por gases. Por lo que es fundamental aplicar cambios en la ingesta para reducir estas molestias. Para ello es recomendable acudir a consulta con un nutricionista.

El brócoli, la coliflor, los frijoles, los lácteos, las bebidas gaseosas y las grasas son algunos de los alimentos relacionados con las molestias por gases. El consumo de té de menta, té de manzanilla y vinagre de manzana diluido en agua pueden resultar de ayuda para aliviar este malestar.

Brócoli causa gases abdominales.
El brócoli tiene la capacidad de aumentar la producción de gases intestinales, así como lo hacen otras crucíferas.


Dos afecciones gastrointestinales con diferencias marcadas

Los dolores abdominales por gases suelen ser similares a las molestias producidas al principio de la apendicitis. Sin embargo, la evolución de ambas es muy diferente. En este sentido, el malestar por gases suele ser generalizado y desaparece luego de varias horas, mientras que el dolor por apendicitis se intensifica y se localiza en la parte inferior derecha del abdomen.

La apendicitis suele ir acompañada de náuseas, vómitos y fiebre. Por tal motivo, si tienes estos síntomas, no dudes en buscar ayuda profesional lo antes posible.

Te podría interesar...
Síntomas que nos permiten identificar la causa del dolor abdominal
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Síntomas que nos permiten identificar la causa del dolor abdominal

El dolor abdominal no es en todos los casos síntoma de un problema estomacal. Conoce otras causas que pueden provocar dolores abdominales.



  • Hernández-Cortez J, León-Rendón J, Martínez-Luna M, Guzmán-Ortiz J, et al. Apendicitis aguda: revisión de la literatura. Cir. gen. 2019  Mar ;  41( 1 ): 33-38.
  • Gómez N, Pujadas M, Parodi V, Kenny J, et al. Dolor abdominal: ¿cuándo pensar en apendicitis aguda? Características epidemiológicas y clínicas de niños ingresados en el Hospital Policial (junio 2008 - noviembre 2014). Arch. Pediatr. Urug. 2020 ;  91( 2 ): 78-83.
  • Ramos F, Moreno L. Meteorismo. Rev. esp. enferm. dig. 2005  Feb ;  97( 2 ): 137-137.
  • Páramo D. Bloating y distensión abdominal: ¿Solamente gas?: Una mirada hacia su fisiopatología. Rev Col Gastroenterol. 2011  Dec ;  26( 4 ): 269-275.
  • Juan-Pastor A. [Apendicitis aguda y la importancia del diagnóstico clínico]. Gac Med Mex. 2019;155(1):112.
  • Malagelada JR, Accarino A, Azpiroz F. Bloating and Abdominal Distension: Old Misconceptions and Current Knowledge. Am J Gastroenterol. 2017 Aug;112(8):1221-1231.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.