Así afecta la obesidad al cerebro

31 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
La obesidad se relaciona con un aumento de la permeabilidad intesinal y con una mayor llegada de compuestos tóxicos al cerebro.

La obesidad altera el funcionamiento normal del organismo. Además de incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades a medio y largo plazo, también es capaz de incidir en el desempeño cognitivo.

Por este motivo, resulta fundamental reducir los niveles de sobrepeso. Esto ayudará a mejorar de manera notable la calidad de vida. A continuación te enseñaremos cómo la obesidad es capaz de afectar al cerebro.

La obesidad reduce el rendimiento cerebral

La obesidad es capaz de reducir el rendimiento del cerebro y de acelerar su envejecimiento. Esto se produce a partir de la promoción de los procesos de oxidación y de inflamación. Así lo afirma un artículo publicado en la revista The Proceedings of the Nutrition Society. Además, esta condición de obesidad podría aumentar el riesgo de demencia en individuos mayores.

Por otra parte, el sobrepeso está vinculado con un empeoramiento de los marcadores de la salud metabólica. Esta situación es capaz de incrementar la sensación de cansancio y fatiga del individuo, que no solo se produce a nivel muscular, sino que es capaz de extenderse hacia la función cognitiva.

De este modo, la obesidad resulta una condición que puede afectar a varios de los principales sistemas que componen al organismo humano. Padecer esta enfermedad impide que el cuerpo funcione de forma correcta.

Lee también: Combate el cansancio crónico con 5 remedios naturales

Relación entre alzheimer y obesidad

La obesidad es capaz de precipitar el deterioro cognitivo. De este modo, durante años se ha asociado con un incremento de los procesos de demencia. Pero además, un artículo publicado en la revista International Journal of Molecular Sciences relaciona la condición de sobrepeso y obesidad con un mayor riesgo de desarrollar alzheimer.

El modelo propuesto es un incremento de la permeabilidad de la barrera intestinal y hematoencefálica. A partir de aquí, aumenta el número de compuestos beta amiloides que se sintetizan y que entran al sistema nervioso central. Esto se relaciona con el riesgo de sufrir este tipo de enfermedades neurodegenerativas.

Para disminuir el impacto de esta situación, puede ser positiva la suplementación con probióticos. Estas bacterias colonizan las paredes del tránsito intestinal y reducen la génesis de productos tóxicos de desecho y la permeabilidad de la pared del intestino.

Ácido fúlvico protección contra el alzhéimer

También te puede interesar: Suplementos de probióticos: ¿cuándo tomarlos?

Pautas dietéticas para reducir peso

A la hora de buscar el abandono de la obesidad, es necesario llevar a cabo una serie de estrategias dietéticas. El objetivo es mejorar la calidad de la alimentación y aumentar la velocidad de la pérdida de peso. Resultan muy eficaces en el ámbito clínico tanto los ayunos intermitentes como la restricción de los carbohidratos.

Además, existen una serie de suplementos o sustancias que pueden apoyar el proceso de adelgazamiento. Consumir té o café con frecuencia y añadirle picante a las comidas son estrategias que reportan un alto nivel de eficacia.

A pesar de que algunos tipos de obesidad se vinculan con ciertos factores genéticos, en la mayor parte de los casos los motivos son ambientales. Las personas que padecen esta enfermedad suelen tener hábitos de vida poco saludables, lo que conduce a la acumulación de energía en el tejido adiposo.

Por este motivo, cambios en la alimentación y la implementación de una rutina de ejercicio suelen producir resultados satisfactorios.

Sobrepeso y obesidad

La obesidad es un factor de riesgo para el deterioro cognitivo

Como hemos dicho, la obesidad es una enfermedad que produce el empeoramiento de varios órganos del cuerpo. Uno de ellos es el cerebro. Una condición de sobrepeso puede originar una reducción del desempeño cognitivo, así como una mayor incidencia de las patologías de tipo neurodegenerativo.

Para prevenir este tipo de situaciones es fundamental reducir el peso corporal. Este objetivo se puede conseguir mejorando los hábitos de alimentación del individuo e incrementando su nivel de actividad física. A partir de aquí, existen una serie de estrategias que pueden ayudarle a alcanzar el objetivo.

Es necesario variar esta condición de obesidad para prevenir la aparición de patologías asociadas con el envejecimiento.

El consumo de alimentos con carácter antioxidante y antiinflamatorio pueden ser capaces de retrasar el desarrollo de este tipo de enfermedades. También la suplementación con probióticos puede ser capaz de reducir la incidencia de problemas de carácter cognitivo.

  • Dye L., Bernard Boyle N., Champ C., Lawton C., The relationship between obesity and cognitive heatlh and decline. Proc Nutr Soc, 2017. 76 (4): 443-454.
  • Jones NS., Rebeck GW., The synergistic effects of APOE genotype and obesity on alzheimer's disease risk. Int J Mol Sci, 2018.
  • Martínez, I. V., Román, J. L., Gonzálvez, A. M., & García, J. V. (2005). Obesidad y síndrome metabólico en pacientes con esquizofrenia. Revista Psiquiatría Biológica [revista en internet]12(2), 39-45.