Asma inducido por ejercicio: tratamientos y prevención

31 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Galo Flores
El asma inducido por ejercicio es el estrechamiento de las vías respiratorias causado por la actividad física intensa. Te contamos cuáles son los factores de riesgo y qué tratamientos existen.

Se conoce como asma inducido por ejercicio al estrechamiento de las vías respiratorias causado por la actividad física intensa. Quienes lo padecen presentan falta de aire, silbido en el pecho y tos, entre otros síntomas, cuando hacen ejercicio o después de terminarlo.

Esta alteración la presentan de 4 a 9 de cada 10 personas con diagnóstico de asma y 2 de cada 10 personas sin diagnóstico certero de la patología.

El término médico para esta situación es broncoconstricción inducida por el ejercicio. Este nombre es más preciso porque el ejercicio induce el estrechamiento de los bronquios, pero no es la causa del asma. Entre quienes sí tienen diagnóstico de asma, el ejercicio puede ser uno de los factores desencadenantes.

Con un tratamiento adecuado, las personas que padecen asma inducido por ejercicio pueden realizar actividades físicas y tener una vida activa. El manejo de los síntomas con medicamentos y medidas preventivas contribuye para lograr un control adecuado.

¿Por qué ocurre el asma inducido por ejercicio?

La causa precisa del asma inducido por ejercicio no se conoce. Es probable que sea el resultado de la interacción de varias circunstancias. Quienes lo padecen presentan inflamación de la vía respiratoria y pueden tener secreciones abundantes después de una sesión de ejercicio intenso.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede padecer asma inducida por ejercicio. Sin embargo, hay factores externos que aumentan el riesgo o que desencadenan un episodio. Entre ellos se encuentran los siguientes:

  • Aire frío o muy seco.
  • Presencia de contaminantes en el aire.
  • Cloro de uso para piscinas.
  • Altos niveles de polen en el aire.
  • Haber padecido un cuadro reciente de resfriado.
  • Practicar deportes con respiraciones profundas y agitadas por periodos prolongados, como correr o nadar.

Se considera que aproximadamente 9 de cada 10 personas con diagnóstico de asma pueden padecer broncoconstricción inducida por ejercicio. También ocurre con mayor frecuencia en atletas de alto rendimiento.

Mujer con asma inducida por el ejercicio.
Cuando se practica un deporte que implica respiraciones profundas, como el running, es posible aumentar el riesgo de asma inducida por el ejercicio.

Te puede interesar: ¿Es normal el incremento de la frecuencia cardíaca durante el deporte?

¿Cuáles son los síntomas del asma inducido por ejercicio?

Los síntomas del asma inducido por ejercicio incluyen los siguientes signos:

  • Tos.
  • Dificultad para respirar.
  • Sibilancias (silbido en el pecho).
  • Sensación de opresión torácica.
  • Coloración azul en los labios o debajo de las uñas.
  • Dificultad para hablar o mantenerse de pie.

Con elevada frecuencia, la tos puede ser el síntoma principal del asma inducido por ejercicio. En muchas personas, por otro lado, será el único signo.

Cuándo ver a un médico

Es indispensable consultar al médico si hay síntomas de asma inducido por ejercicio. Sin embargo, hay datos que indican que acudir al profesional es más urgente.

Se considera una emergencia cuando aparecen las siguientes evidencias:

  • Falta de aire o sibilancias que aumentan de forma acelerada y dificultan cada vez más la respiración.
  • No hay mejoría después de usar el inhalador recetado para los episodios de asma.

Hay otras enfermedades que pueden causar estos cuadros o ser muy similares, por lo que es vital contar con un diagnóstico rápido y un tratamiento preciso.

También lee: Descubre cuál es el deporte indicado para ti, según tu personalidad

Exámenes de diagnóstico

El médico deberá realizar exámenes y pruebas para valorar el funcionamiento pulmonar y descartar otro posible origen de los síntomas. Por lo regular, se realizan las siguientes pruebas para determinar si se trata de asma inducido por ejercicio:

  • Determinación de la función pulmonar normal: con esta prueba llamada espirometría se evalúa la función pulmonar cuando no se realiza ejercicio. Así se mide el aire que se inhala, cuánto se exhala y la velocidad de exhalación.
  • Pruebas de provocación por ejercicio: esta prueba permite al médico evaluar los síntomas que aparecen al hacer ejercicio. La actividad que se realiza es correr en una banda caminadora o una bicicleta fija. El objetivo es aumentar la frecuencia respiratoria.

Tratamientos disponibles para el asma inducido por ejercicio

El tratamiento se enfoca en el control de los síntomas a largo plazo y en la prevención de los episodios agudos. Lo ideal es poder personalizar el abordaje según el historial de asma y el tipo de actividad que desencadena los ataques de broncoconstricción.

Tratamiento a largo plazo

Como parte del tratamiento a largo plazo se incluyen los corticoesteroides inhalados y los beta agonistas de acción prolongada. Su objetivo es prevenir la inflamación y regular el asma sin depender solo de la medicación antes del ejercicio.

Antes de realizar ejercicio

Para prevenir un episodio agudo, antes de hacer ejercicio se utilizan los beta agonistas de acción inmediata y el ipratropio. Ambos tienen como efecto final abrir la vía respiratoria, aunque lo logran por mecanismos diferentes.

Asmática usa inhalador.
Los inhaladores pueden contener diversos medicamentos, desde corticoides hasta beta agonistas.

Recomendaciones para hacer ejercicio con asma

Hay varias recomendaciones para las personas con asma inducido por ejercicio. Una de ellas es realizar calentamientos antes de la actividad física y enfriarse gradualmente después. Esta técnica puede ayudar a prevenir los episodios agudos.

Para las personas con alergia y asma se recomienda limitar el ejercicio durante los días con niveles elevados de polen en el aire. También se aconseja no hacer ejercicio cuando la temperatura es muy baja o si hay reporte de altos niveles de contaminación.

Las infecciones respiratorias, como resfriado, gripe y sinusitis, pueden inducir un episodio de asma y aumentar los síntomas. Por esta razón se recomienda restringir la actividad física cuando hay una de ellas.

Es muy importante consultar con el médico antes de iniciar cualquier programa de ejercicio, en particular si ya se tiene el diagnóstico. Con un tratamiento integral, las personas con asma inducido por ejercicio pueden realizar deportes sin experimentar síntomas.

El cuadro clínico no debe impedir el hecho de tener una vida activa o lograr las metas deportivas. Muchos de los atletas olímpicos y profesionales destacados padecen asma inducido por ejercicio.

  • Gerow M, Bruner PJ. Exercise Induced Asthma. 2020 Aug 10. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2021 Jan–. PMID: 32491486.
  • Benítez-Pérez, R. E., Torre-Bouscoulet, L., Villca-Alá, N., Del-Río-Hidalgo, R. F., Pérez-Padilla, R., Vázquez-García, J. C., & Gochicoa-Rangel, L. Espirometría: recomendaciones y procedimiento. NCT Neumología y Cirugía de Tórax. 2016;75(2):173-190.
  • Parsons, J. P., Hallstrand, T. S., Mastronarde, J. G., Kaminsky, D. A., Rundell, K. W., Hull, J. H., & Anderson, S. D. An official American Thoracic Society clinical practice guideline: exercise-induced bronchoconstriction. American journal of respiratory and critical care medicine. 2013;187(9):1016-1027.
  • Jayasinghe H, Kopsaftis Z, Carson K. Asthma Bronchiale and Exercise-Induced Bronchoconstriction. Respiration. 2015;89(6):505-12.
  • Aggarwal B, Mulgirigama A, Berend N. Exercise-induced bronchoconstriction: prevalence, pathophysiology, patient impact, diagnosis and management. NPJ Prim Care Respir Med. 2018 Aug 14;28(1):31.
  • Dryden DM, Spooner CH, Stickland MK, Vandermeer B, Tjosvold L, Bialy L, Wong K, Rowe BH. Exercise-induced bronchoconstriction and asthma. Evid Rep Technol Assess (Full Rep). 2010 Jan;(189):1-154, v-vi.