Aumento de suicidios: cifras y datos importantes

En los últimos tiempos se ha registrado un aumento de suicidios, lo que responde a causas psicosociales. Hablamos de esta tendencia y su posible prevención.
Aumento de suicidios: cifras y datos importantes
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 28 septiembre, 2022

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se suicidan cerca de 1 millón de personas. Desafortunadamente, las cifras se han incrementado en los últimos tiempos. A pesar de que no siempre seamos conscientes, la decisión de una persona de terminar con su vida no es solo individual; hay factores sociales que influyen. Por ello, es hora de abordar el aumento de suicidios con seriedad e información.

Si en una sociedad, tantas personas consideran la muerte como la única salida a su sufrimiento, es evidente que algo funciona mal en este sistema. El estrés laboral y financiero, el individualismo y la soledad, la falta de conexión, la precaria atención a la salud mental… son muchas las áreas a mejorar si queremos terminar con esta tendencia en alza.

Cifras relevantes sobre el aumento de los suicidios

Pese a ser un tema tabú y estar rodeado de estigma, el suicidio es una realidad con la que convivimos a diario. Supone más de la mitad de las muertes violentas que se producen a nivel mundial y es la tercera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años.

El comportamiento suicida afecta a personas de toda procedencia, clase y edad. Y es que no solo los más jóvenes están expuestos.

Se ha encontrado un pico de incidencia importante en mayores de 65 años. Incluso la población infantil, la cual antes se consideraba de bajo riesgo, ha experimentado un incremento en la tasa de suicidios.

Si estas cifras nos parecen preocupantes, tengamos en cuenta que ni siquiera representan el panorama total. Hay muchos fallecimientos que son registrados como accidentes, siendo muertes voluntarias. También se pasan por alto suicidios pasivos (cometidos principalmente por adultos mayores).

Hay múltiples tentativas que, si bien no llegan a consumarse, son también alarmantes. Respecto a lo anterior, las tentativas de suicidio aumentaron un 250 % en la población infantojuvenil durante el 2022.

Todos estos datos nos alertan de que hay un gran porcentaje de la población experimentando graves problemas emocionales y viviendo experiencias tan estresantes, que les colocan en situaciones imposibles.

Niño con depresión y riesgo de suicidio.
La realidad del suicidio se hizo evidente en la población infantil. Antes, este grupo se consideraba de bajo riesgo, pero ya no.


Datos a considerar

Para quien nunca se ha visto en dicha situación, puede ser complicado comprender que alguien tome la determinación de terminar con su vida. Pero lo cierto es que nadie está a salvo y que el vacío y la desesperación pueden aparecer en cualquier momento, de forma sigilosa, e instalarse hasta convencer a la persona de que no hay salida.

Aunque las causas y los factores de riesgo pueden variar en función del contexto de cada uno, existen variables que se saben relacionadas con el comportamiento suicida:

  • Haber sido víctima de abusos.
  • Sufrir acoso o violencia física o psicológica. De hecho, el bullying es uno de los mayores factores de riesgo entre los menores.
  • La difusión sensacionalista que se hace en los medios de comunicación sobre el suicidio.
  • Sufrir una cierta vulnerabilidad psicológica, padecer algún trastorno mental o tener intentos previos de suicidio.
  • Falta de relaciones sólidas y ausencia de una red de apoyo.
  • No contar con buenas estrategias de afrontamiento que permitan gestionar las situaciones adversas y estresantes.

Además de lo anterior, la pandemia mundial de coronavirus ha contribuido a este aumento de suicidios a nivel mundial. Trajo severas consecuencias, con millones de puestos de empleo destruidos, sistemas económicos afectados, un bombardeo constante de miedo a través de los medios de comunicación, alteración de las rutinas, pérdida de conexiones humanas por el distanciamiento.

Sin dudas, esta situación ha deteriorado de forma importante la salud mental de muchos. Y ante la falta de recursos personales, sanitarios y sociales para gestionar lo ocurrido, la muerte voluntaria ha podido ser vista como única salida.

Aislamiento social.
Las situaciones de aislamiento y de ruptura de los vínculos sociales fomentan el riesgo de suicidio.


Actuar para prevenir el aumento de suicidios

Al hablar de suicidio, tendemos a poner el foco solo en la persona que termina con su vida. Pero se trata de un problema estructural que incluye a toda la sociedad.

Es necesario tomar medidas para frenar el aumento de suicidios desde diferentes ámbitos: administración, salud, atención social, familiar e individual. Se han diseñado programas de prevención del suicidio con resultados exitosos.

Además, hay otras medidas a considerar y son las siguientes:

  • Educar y concienciar a la población sobre el suicidio, sus causas y consecuencias.
  • Eliminar el tabú y el estigma, hablar al respecto con propiedad y con consciencia. A este respecto, desde los medios se debe hacer un abordaje que enfatice las posibles soluciones y vías de ayuda.
  • Crear programas con características específicas para cada población objetivo.
  • Limitar el impacto de los factores de riesgo y potenciar los factores de protección.
  • Formar a los profesionales sanitarios para detectar señales de alerta tempranas.
  • Ofrecer una atención a la salud mental suficiente, de calidad y especializada.

En definitiva, terminar con el aumento de suicidios ha de ser una labor conjunta y es una tarea urgente a la vista de las cifras y los datos. Es importante que la persona en riesgo de suicidio reciba apoyo y atención, tanto por parte del entorno como por parte de profesionales. La prevención primaria es clave a la hora de lograr el objetivo.

Te podría interesar...
¿Por qué septiembre es amarillo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Por qué septiembre es amarillo?

El septiembre amarillo es una iniciativa para prevenir el suicidio. Cada año, más de 700 000 personas se quitan la vida.



  • Arias López, H. A. (2012). Factores de éxito en programas de prevención del suicidio. Revista Vanguardia Psicológica Clínica Teórica y Práctica3(2), 215-225.
  • Benítez Camacho, É. (2021). Suicidio: el impacto del Covid-19 en la salud mental. Medicina y ética32(1), 15-39.
  • Navarro-Gómez, N. (2017). El suicidio en jóvenes en España: cifras y posibles causas. Análisis de los últimos datos disponibles. Clínica y Salud28(1), 25-31.
  • Velásquez Suarez, J. M. (2013). Suicide in the Elderly. Revista Colombiana de Psiquiatría42, 80-84.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.