Avena cortada al acero: ¿qué es y cómo prepararla?

La fibra que contiene la avena cortada al acero es capaz de estimular la función digestiva e incrementar la biodiversidad de la microbiota, lo que impacta positivamente en la salud.
Avena cortada al acero: ¿qué es y cómo prepararla?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias el 23 diciembre, 2020.

Última actualización: 23 diciembre, 2020

La avena cortada al acero es una modalidad que se caracteriza por presentarse en copos más pequeños que la versión tradicional. Resulta muy útil para consumir con algún tipo de bebida, como puede ser el café. Vamos a contártelo todo acerca de este alimento para que sepas por qué has de incluirlo en la dieta habitual.

Ten en cuenta que la avena es uno de los mejores cereales que se pueden encontrar. Además, se comercializa sin apenas un proceso de refinado, lo que le aporta valor añadido. En el caso del trigo, por ejemplo, lo común es comprar productos que cuentan con un elevado porcentaje de azúcares añadidos.

¿Qué es la avena cortada al acero?

Este cereal se caracteriza por estar cortado en pequeños trocitos. Es necesario someterla a un proceso de cocción de tiempo superior al de su forma tradicional, aunque también se puede consumir cruda.

El resultado final es un alimento con una textura gomosa. Además, cuenta con un ligero sabor a nuez, lo que le aporta superiores características organolépticas.

Desde el punto de vista nutricional presenta las mismas características que la avena tradicional. Te las comentaremos más adelante para que seas consciente de la importancia de introducir dicho alimento en la dieta habitual.

Bolsas de avena.
La avena tradicional y la cortada al acero poseen las mismas características nutricionales.

Aporte nutricional de la avena cortada al acero

La avena cortada al acero es capaz de aportar 375 kilocalorías por cada 100 gramos de producto. Desde el punto de vista de los macronutrientes destaca su contenido en carbohidratos, aunque son de bajo índice glucémico. Por este motivo, se considera la buena calidad de los mismos.

No cuenta con muchas grasas en su composición, pero sí con más proteínas que otros cereales, como el trigo. De todos modos, hay que tener en cuenta que se trata de un aporte proteico de bajo valor biológico. Es importante mencionar también la presencia de fibra.

En cuanto a los micronutrientes, hay que hacer especial mención al contenido en vitaminas del grupo B y en minerales. Entre estos últimos destacan el fósforo, el hierro, el cobre y el zinc. Todos ellos participan en múltiples reacciones fisiológicas que determinan la eficiencia del cuerpo.

Beneficios de consumirla

A continuación te vamos a mostrar cuáles son los beneficios de consumir avena cortada al acero y la posición de la ciencia al respecto.

Reducción de problemas intestinales

La avena destaca por su contenido en fibra soluble. Esta sustancia es capaz de fermentar a nivel intestinal, generando un impacto positivo sobre la microbiota.

A partir de aquí se pueden experimentar efectos positivos que tienen que ver con una digestión más eficiente. Lo que está claro es que los beta glucanos que contiene la avena han demostrado ayudar a la biodiversidad bacteriana intestinal, al tiempo que sirven de sustrato para la génesis de ácidos grasos de cadena corta, con carácter antiinflamatorio.

Mejora del perfil lipídico

El aporte de fibra de la avena es capaz de incidir de manera positiva sobre el perfil lipídico del organismo. Si bien es cierto que el impacto de la dieta sobre el colesterol es limitado, los beta glucanos son capaces de incrementar la concentración de la lipoproteína HLD (colesterol bueno), reduciendo la de VLDL oxidada. Así lo afirma un estudio publicado en la revista The Cochrane Database of Systematic Reviews.

Actúa sobre la función inmune

La avena cuenta, como dijimos, con un significativo aporte de zinc. Existe evidencia conforme este mineral es capaz de estimular la función inmune. Genera mejoras en la diferenciación de las células que componen el sistema de defensa del organismo.

Avena en un tazón.
La avena aporta fibra para la mejora de la biodiversidad de la microbiota intestinal, así como zinc para el fortalecimiento del sistema inmune.

¿Cómo se prepara?

Preparar la avena cortada al acero es muy sencillo. Se puede seguir un método parecido al utilizado con el cereal en su forma tradicional. Basta con calentar agua o leche en un cazo y añadir posteriormente el alimento.

A fuego medio será necesario remover unos 7 minutos hasta que se genere una mezcla con textura gomosa y homogénea. A partir de aquí se puede servir acompañada de toppings, como son las frutas del bosque. Es recomendable evitar añadirle azúcar para no estropear su valor nutricional.

Por otra parte, también es posible añadir la avena cruda a alguna bebida, como el café. De este modo se incrementan las propiedades. También se puede pasar todo por la licuadora para obtener un líquido semiespeso más fino, fácil de beber y de consumir. Este tipo de preparación es más rápida, por lo que resulta la opción preferida de muchos.

Avena cortada al acero: un alimento saludable

La avena cortada al acero es, probablemente, uno de los mejores alimentos con alto contenido en carbohidratos que podemos encontrar. Sus azúcares son de bajo índice glucémico y cuenta con una elevada cantidad de fibra capaz de generar un impacto positivo sobre la microbiota.

Por si esto fuese poco, se trata de un alimento versátil. Admite cocinados, pero también se puede triturar para preparar batidos con ella. Incluso es posible añadirla como tal al yogur, junto con un puñado de frutos secos. De este modo se conseguirá un resultado final completo desde el punto de vista nutricional.

It might interest you...
Descubre los mejores cereales sin gluten para incluir en la dieta
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Descubre los mejores cereales sin gluten para incluir en la dieta

Es recomendable evitar el consumo de gluten tanto como sea posible. La mejor opción es simplemente consumir cereales sin gluten.



  • Jayachandran M., Chen J., Chung SSM., Xu B., A critical review on the impacts of b glucans on gut microbiota and human health. J Nutr Biochem, 2018. 61: 101-110.
  • Hartley L., May MD., Loveman E., Colquitt JL., et al.. Dietary fibre for the primary prevention of cardiovascular disease. Cochrane Database Syst Rev, 2016.
  • Wessels I., Maywald M., Rink L., Zinc as a gatekeeper of immune function. Nutrients, 2017.