Ayuno seco: qué es, cómo funciona y cuáles son sus desventajas

Te vamos a contar qué es el ayuno seco, una práctica que se ha puesto de moda en las redes sociales y que podría perjudicar la salud de manera alarmante.
Ayuno seco: qué es, cómo funciona y cuáles son sus desventajas
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 03 junio, 2022

El ayuno seco es una práctica que consiste en retirar la ingesta de líquidos. Se ha puesto de moda en los últimos años debido al impacto de las redes sociales, a pesar de ser peligroso.

Los expertos en nutrición desaconsejan este tipo de protocolos que se basan en la restricción hídrica, ya que podrían causar grandes daños a corto y a mediano plazo. Al fin y al cabo, la mayor parte del cuerpo humano está compuesto por agua.

Antes de comenzar es importante destacar que hay que tener cuidado con las tendencias que se popularizan en los medios de comunicación. Muchas de ellas no cuentan con base científica, por lo que su práctica podría perjudicar al organismo.

Conviene siempre consultar con un profesional antes de iniciar algún tipo de planteamiento restrictivo.

¿Cómo se hace el ayuno seco?

Según explican los influencers, el ayuno seco se hace evitando la ingesta de agua como tal e incorporando líquidos en la dieta a partir de alimentos, como las frutas, las verduras y los cocos. Sostienen que de este modo se elimina la retención de líquidos, un problema bastante frecuente en las mujeres.

Sin embargo, la ciencia no apoya este mecanismo. De hecho, es aconsejable consumir agua mineral al día en cantidades que rondan los 2 litros.

Los defensores de la práctica también afirman que el ayuno seco puede mejorar el rendimiento deportivo, ya que el organismo se acostumbra a retener más líquido en su interior y no perderlo. Una pérdida del 2 % del agua corporal ha demostrado impactar negativamente sobre el desempeño.

Sin embargo, se dice que mediante el ayuno seco se reducirían las probabilidades de que esto suceda. Pero realmente, con una pequeña búsqueda en la literatura científica, ya se puede descartar la hipótesis.

Está claro que en ausencia de ingesta de agua el organismo pone en marcha mecanismos para ahorrar líquidos, pero en ningún caso estos se asocian con menor rendimiento. Al contrario. En condiciones de actividad física es precisa la sudoración como elemento termorregulador. Si ello se suspende, se afecta la balanza hidroelectrolítica, la temperatura corporal se incrementa y los riesgos son elevados.

Sudor durante el ejercicio.
Sudar durante el ejercicio es clave para que el cuerpo no colapse por el aumento de la temperatura.


¿Es conveniente hacer ayuno seco?

Como habrás podido deducir, practicar ayuno seco está totalmente desaconsejado para la salud. Se trata de un protocolo que puede poner en riesgo la vida, sobre todo en periodos estivales y en adultos mayores.

A medida que pasan los años, es cada vez más determinante ingerir líquidos en cantidades suficientes. Ya que el equilibrio de agua se afecta por el envejecimiento.

Además, no solo basta con beber agua mineral como tal. Si existe sudoración habrá que reponer sales minerales para evitar situaciones de hiponatremia.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Frontiers of Hormone Research, la hiponatremia se produce por una reducción en la concentración de sodio y puede resultar fatal. El manejo suele realizarse a nivel hospitalario, con síntomas que se pueden parecer en ocasiones a los generados por un golpe de calor.

Es por esto por lo que los deportistas suelen combinar el agua con ciertas bebidas deportivas con electrolitos y con carbohidratos. Así se puede retrasar de manera eficiente la aparición de la fatiga. Se compensarán parcialmente las pérdidas de líquido y se aportarán sustratos para rendir de forma óptima.



La mejor herramienta de hidratación es el agua

No solo es importante evitar el ayuno seco, sino que la herramienta principal para conseguir mantener un buen estado de hidratación es el agua mineral. El consumo de refrescos y de zumos se ha incrementado durante los últimos años, constituyendo muy mala noticia. Hablamos de productos que concentran en su interior gran cantidad de azúcares simples y de aditivos artificiales.

Según una investigación publicada en la revista BMJ, la ingesta regular de bebidas azucaradas se asocia de forma lineal con el riesgo de sufrir patologías metabólicas, como es el caso de la diabetes de tipo 2. Los carbohidratos simples presentes en los líquidos alcanzan pronto el torrente sanguíneo, haciendo que las glucemias se incrementen. El exceso de trabajo compensatorio por parte del páncreas provoca ineficiencias en su funcionamiento.

Tomar agua para hidratarse y no hacer ayuno seco.
El agua es necesaria siempre, todos los días, y en cantidades adecuadas que compensen las pérdidas.

El ayuno seco es una mala alternativa para la salud

El ayuno seco no cuenta con evidencias científicas ni con el aval de los expertos en nutrición. Se considera un protocolo perjudicial que es preciso evitar.

No sucede lo mismo con el ayuno intermitente, por ejemplo. Aquí si se han demostrado los efectos positivos sobre el cuerpo humano. Pero en este caso, una de las premisas es asegurar un buen estado de hidratación de manera constante.

Ten en cuenta que para conseguir un buen estado de salud con el paso de los años hay que huir de los productos y las dietas milagro. Concéntrate en un modo de vida basado en hábitos saludables.

Te podría interesar...
¿Cómo empezar a hacer ayuno intermitente?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo empezar a hacer ayuno intermitente?

Antes de empezar un ayuno intermitente conocemos alguna información básica: qué es, los diferentes tipos, cómo iniciarlo o sus beneficios.



  • Maughan, R. J., & Shirreffs, S. M. (2010). Dehydration and rehydration in competative sport. Scandinavian journal of medicine & science in sports20 Suppl 3, 40–47. https://doi.org/10.1111/j.1600-0838.2010.01207.x
  • Peri A. (2019). Morbidity and Mortality of Hyponatremia. Frontiers of hormone research52, 36–48. https://doi.org/10.1159/000493235
  • Imamura, F., O'Connor, L., Ye, Z., Mursu, J., Hayashino, Y., Bhupathiraju, S. N., & Forouhi, N. G. (2015). Consumption of sugar sweetened beverages, artificially sweetened beverages, and fruit juice and incidence of type 2 diabetes: systematic review, meta-analysis, and estimation of population attributable fraction. BMJ (Clinical research ed.)351, h3576. https://doi.org/10.1136/bmj.h3576

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.