Azitromicina

En dado caso de presentar alguna reacción adversa bajo el uso de azitromicina, suspenda su uso y consulte al médico.
Azitromicina
Alejandro Duarte

Revisado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 19 mayo, 2021.

Escrito por Rayma Moreno, 25 diciembre, 2017

Última actualización: 19 mayo, 2021

La azitromicina es un medicamento antibiótico macrólido y, como tal, se utiliza contra infecciones. Su acción consiste en matar o impedir el crecimiento y reproducción de ciertos microorganismos gram positivos y gram negativos, principalmente, bacterias, como los estreptococos, enterococos y la mayoría de las cepas de estafilococos meticilín-resistentes. No funciona en infecciones virales.

Antes de comentar más sobre este medicamento, es importante recordar las advertencias en torno al uso de antibióticos: estos deben suministrarse bajo prescripción médica. Su uso indiscriminado puede traer diversas consecuencias para la salud y empeorar el problema que inicialmente se quería aliviar. Por ende, en caso de sospechar de alguna infección, lo mejor será acudir al médico para una evaluación.

“Los antibióticos como la azitromicina no actúan para combatir resfriados, influenza u otras infecciones virales” añaden los expertos de Medline Plus.

Frasco con antibióticos de amplio espectro.

Aspectos básicos sobre la azitromicina

Como comentábamos al inicio, la azitromicina es un medicamento antibiótico del grupo de los macrólidos. Su componente principal es la eritromicinay ayuda a crear anticuerpos suficientes para combatir la infección. Generalmente se utiliza para combatir:

  • Bronquitis.
  • Neumonía.
  • Infecciones pulmonares.
  • Infección de oído y senos paranasales.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Mecanismo de acción

Los antibióticos macrólidos prohíben la síntesis proteica de ciertos microorganismos que son sensibles. Además, inhiben la translocación de péptidos. Por ello, la azitromicina es un bactericida con efecto posantibiótico a largo plazo.

Farmacocinética de la azitromicina

Como se indica en el Vademécum, este fármaco se puede administrar por vía oral o intravenosa.

  • En el caso de toma oral, su absorción es rápida. Además, posee una biodisponibilidad del 37 %, así que se puede ver afectada por los alimentos. Por ello, se administra 1 o 2 horas antes de las comidas.
  • En el caso del uso de este fármaco en suspensión, posee una absorción mucho más rápida. De hecho, aumenta con los alimentos hasta un 55 % sin alterar su biodisponibilidad.

Uso en tratamientos

  • Dependiendo de la patología, lo normal es un tratamiento de 1 a 5 días con una toma diaria en su solución oral. En el caso de las tabletas, la toma es de 1 por semana.
  • En el caso solución en polvo, debe disolverse el contenido del sobre en un vaso de agua. Si es solución de acción prolongada, deberá agregarse agua al frasco antes de la toma. Deberá agregarse aproximadamente ¼ de taza (60 mililitros), y consumir antes de 12 horas luego de disuelto.

Efectos secundarios

Al igual que otros medicamentos, en algunos casos, la azitromicina puede causar los siguientes efectos secundarios. Por esto mismo es indispensable tanto la receta como el seguimiento médico a lo largo de todo el tratamiento.

  • Mareo.
  • Diarrea.
  • Cefalea.
  • Náuseas y vómito.
  • Dolor de estómago.

Si experimentas alguno de estos síntomas y además aparecen durante 2 o 3 días, consulta al médico en la brevedad posible. Bajo ninguna circunstancia recurras a la automedicación o cualquier otra medida similar. 

Por otra parte, es necesario que tengas en cuenta que en algunos casos pueden presentarse síntomas de mayor gravedad que requerirán atención inmediata. Por ejemplo: dificultad para respirar, ritmo cardíaco irregular y, por tanto, cansancio. Además, se puede experimentar otros síntomas, tales como:

  • Picazón.
  • Urticaria.
  • Desmayo.
  • Hematomas.
  • Pérdida del apetito.
  • Diarrea con sangre.
  • Orina de color oscuro.
  • Inflamación del rostro, ojos o garganta.

Precauciones a tener en cuenta

Farmacocinética de la azitromicina

A fin de evitar inconvenientes, durante la entrevista es importante informar al médico (con el mayor detalle posible) sobre las molestias que se experimenten, pero también otros aspectos, tales como:

  • Si consumes otros medicamentos o suplementos. Ya sean vitaminas, antinflamatorios o cualquier otro medicamento con o sin prescripción médica.
  • Consulta a tu médico si estás tomando algún antiácido con hidróxido de aluminio o magnesio.
  • Si tienes alergia a la azitromicina, eritromicina o cualquier otro antibiótico de la familia de los macrólidos, así como si has tenido alergia a algún tipo de medicamento.
  • Si alguna vez has sufrido efectos secundarios, con la toma de azitromicina, debes informar al respecto.
  • Del mismo modo, si presentas niveles bajos de magnesio o potasio, debes notificarlo.
  • Si sufres insuficiencia cardiaca, enfermedades renales o hepáticas, consulta con el médico.
  • Las mujeres que planeen un embarazo o estén embarazadas deben seguir un tratamiento controlado por su médico. Lo mismo aplica en caso de mujeres en período de lactancia. Es de suma importancia llevar a cabo un control, ya que no solo se trata de la salud de la madre, sino también del bebé.

Como hemos podido ver, la azitromicina es un medicamento antibiótico muy útil. Sin embargo, debe utilizarse con precaución, siempre siguiendo las pautas del médico que lo haya recetado. Bajo ninguna circunstancia se debe consumir sin prescripción, pues puede causar reacciones adversas.



  • Baršić, B., & Pangerčić, A. (2008). Azithromycin in off-label indications [Primjena azitromicina u neregistriranim indikacijama]. Medicus.
  • Martín-Pozo, Á., Arana, D. M., Fuentes, M., & Alós, J. I. (2014). Sensibilidad a azitromicina y otros antibióticos en aislados recientes de Salmonella, Shigella y Yersinia. Enfermedades Infecciosas y Microbiologia Clinica. https://doi.org/10.1016/j.eimc.2014.02.010
  • MedlinePlus. (2014). Azitromicina. https://doi.org/10.1001/jama.2013.284427.