Bálsamo casero a base de ajo

El ajo es un alimento que se ha utilizado tanto dentro como fuera del ámbito culinario. Por esto mismo, se han documentado diversos usos a lo largo de la historia.
Bálsamo casero a base de ajo
Eliana Delgado Villanueva

Escrito y verificado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva el 20 abril, 2021.

Última actualización: 20 abril, 2021

El ajo es un alimento muy utilizado en la elaboración de distintos platos en todo el mundo, su aroma y sabor consiguen hacer de muchas recetas una auténtica delicia, y por ello en la cocina mediterránea no falta. Sin embargo, también se ha utilizado fuera del ámbito culinario como remedio natural. ¿Has oído hablar alguna vez del bálsamo casero a base de ajo?

En el ámbito de la medicina alternativa, se ha considerado que gracias a su contenido de alicina y otros nutrientes esenciales, el ajo podría ayudar a contrarrestar ciertas infecciones producidas por algunas bacterias y hongos.

Por esto mismo, no es de extrañar que se hayan realizado varias investigaciones en torno a la alicina y al ajo como tal. De momento, si bien no es posible afirmar que la alicina pueda curar una enfermedad fúngica o de cualquier otra índole, sí podemos hablar sobre algunos de sus beneficios potenciales en casos puntuales.

¿Cómo se utiliza el ajo en el hogar?

El ajo tiene varios usos en el hogar: como aliño, como pasta para atacar infecciones superficiales leves, entero (un diente) para mejorar la salud (o mantenerla, según sea el caso) y en algunos casos, se ha llegado a utilizar como desinfectante de utensilios de madera.

Hay quien utiliza el ajo machacado directamente sobre la herida para prevenir infecciones cutáneas. Esto es porque se considera que tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas. Sin embargo, no está demostrado que esto sea realmente así. El ajo (o mejor dicho, algunos de sus extractos) tiene potencial para combatir algunas infecciones in vitro. Fuera del laboratorio, no se ha podido comprobar que sea eficaz.

El ajo podría servir para quitar las verrugas.
Las propiedades medicinales del ajo han sido estudiadas durante décadas.

También es común la creencia de que el ajo favorece la microbiota intestinal y que “contrarresta” el efecto de píldoras y pastillas en el estómago. Por esto mismo, muchas personas no dudan en consumirlo a menudo en su dieta o incluso tomar un diente de ajo al día, para mantenerse sanas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que ni el uso del ajo sobre las heridas ni su uso como suplemento para mejorar la flora bacteriana ha sido avalada por la ciencia. Se tiene en cuenta, pero no se ha validado como opción tal y como se comenta en el ámbito popular.

A pesar de que aún falta evidencia científica sobre su eficacia, muchas personas consumen ajo con frecuencia, se toman un diente de ajo al día o bien consumen suplementos de ajo en cápsulas. Ninguna de estas medidas es contraproducente, siempre y cuando se combine con una dieta equilibrada y otros buenos hábitos de vida.

Otro uso que se le ha dado a este alimento es a modo de bálsamo casero para hidratar y regenerar la piel seca o maltratada. Veamos la receta a continuación.

Receta del bálsamo casero a base de ajo y aceites

Para realizar este bálsamo casero para la piel solo necesitas recordar la regla del 3×3. ¡Vamos a ver los ingredientes que necesitarás para ponerte manos a la obra!

Tres ingredientes:

Para realizar esta preparación necesitarás tres cucharadas rebosantes de cada uno.

Aceite de coco para cocinar.

Procedimiento a seguir

  • Coloca el aceite de coco a calentar a fuego bajo.
  • Agrega el aceite de oliva y mézclalos de manera uniforme.
  • Cuando esté caliente y homogéneo, agrega el ajo picado, saltéalo y retira del fuego.
  • Pon la preparación en la licuadora o muélela con un mortero o un molinillo de café.
  • Cuela la preparación y vierte el resultado en un frasco.
  • ¡Listo, ya tienes tu bálsamo casero a base de ajo y aceites! Guárdalo en el refrigerador y no olvides que la mezcla solo se mantiene por dos semanas.

Algunas aclaraciones sobre este bálsamo casero de ajo y aceites

Cuando el bálsamo casero está recién hecho, tiene un color blanco parecido a la leche, pero poco a poco se convierte en una pasta suave y espesa.

Tras varias horas de refrigeración, descubrirás que su densidad ha aumentado y se ha convertido en un bálsamo fácil de untar. Luego, verás que es sumamente sencillo usar este bálsamo casero, pero ten en cuenta lo siguiente:

  • A pesar del aceite de coco, el olor del ajo prevalecerá. Por lo tanto, trata de usarlo solamente en casa, pues este olor también se impregnará en tu ropa.
  • Llegado a este punto, te recomendamos que, cuando vayas a usarlo, elijas prendas de estar por casa que no te importe demasiado si se llegasen a manchar o impregnar de algún olor fuerte.
  • Por otra parte, trata de lavar esas prendas de ropa solas, pues si las mezclas con otras prendas podrías pasarles el olor.
  • Abstente de probar este bálsamo casero si sufres de dermatitis atópica o cualquier otro problema de la piel.

Recuerda, este remedio no sustituye ningún tratamiento médico ni es capaz de curar ninguna enfermedad por sí solo. Por ende, úsalo siempre como complemento, si tu médico así lo autoriza.

Es preferible utilizar un remedio previa consulta con el profesional, para sacarle provecho de la manera más adecuada, que experimentar por cuenta propia y terminar experimentando una reacción adversa o cualquier otra.

En definitiva, los remedios naturales no tienen por qué ser, en todos los casos y de cualquier manera, útiles o adecuados para todo el mundo. Por esto mismo es tan importante atender a las particularidades. La salud lo agradecerá en gran medida.

Te podría interesar...
Aceite de ajo: un remedio muy versátil para cuidar el cuerpo
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Aceite de ajo: un remedio muy versátil para cuidar el cuerpo

El aceite de ajo es un alimento que podemos aprovechar para elaborar platillos deliciosos. Sin embargo, se cree que se puede tomar a modo de remedi...