¿Beber agua para bajar de peso?

Los sustitutos del azúcar presentes en las bebidas bajas en calorías estimulan el apetito. Bebe agua natural y adopta hábitos de vida saludables. Evitar las bebidas alcohólicas.
¿Beber agua para bajar de peso?
Elisa Morales Lupayante

Escrito y verificado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 18 febrero, 2021.

Última actualización: 18 febrero, 2021

Beber suficiente cantidad a lo largo del día es fundamental para mantener el organismo bien hidratado y, con ello, permitirle realizar sus funciones correctamente. Ahora bien, hay quienes han afirmado que consumir agua de ciertas formas, puede ayudar a bajar de peso, conseguir la figura ideal e incluso, obtener resultados en poco tiempo. ¿Te han recomendado alguna vez beber agua para bajar de peso?

A pesar de lo prometedor que pueda parecer esto, lo cierto es que beber grandes cantidades de agua, sustituir comidas con ella y otras prácticas afines no son nada saludables. Aunque no lo parezca, el consumo excesivo de agua (hiperhidratación) puede resultar altamente riesgoso para la salud.

El agua, una bebida imprescindible

En este sentido, vale la pena mencionar que es un mito eso de que todo ser humano debe beber dos litros de agua al día. El consumo adecuado para cada quien varía en función de diversos parámetros, como el sexo, la edad y el estilo de vida. Así pues, una persona tendrá unas necesidades diferentes a las de otra, en términos de hidratación. Sin embargo, beber al menos 4 vasos diarios sí es recomendable.

Los datos extraídos de algunos estudios de calidad indican que el agua potable previene la ingesta total de energía en exceso y promueve la oxidación de grasas en comparación con las bebidas calóricas. Beber agua en lugar de bebidas calóricas podría reducir la ingesta total de energía de niños y adultos estadounidenses en al menos un 10 %.

¿Cuál es la mejor opción: con o sin gas?

Aunque se haya puesto en duda varias veces, definitivamente el agua sin gas sigue siendo la mejor opción a la hora de mantener una buen hidratación.

Ahora, en lo que respecta a las formas complementarias de hidratación, es conveniente darle preferencia a las bebidas naturales caseras, como zumos, jugos y algunas infusiones herbales; y evitar el consumo de agua saborizada (ya que suele tener añadidos que nos ayudan a caer en una ingesta excesiva de sodio y azúcar, entre otras cuestiones).

Si deseamos beber agua con un toque de sabor, podemos cortar una o varias rodajas de naranja o limón e introducirlas en el recipiente con agua (botella, jarra, etcétera). No es recomendable añadir azúcar.

También sería recomendable evitar las mezclas de bebidas bajas en calorías, ya que tienen sustitutos del azúcar que estimulan el apetito y que sabotean mantener una dieta equilibrada. Además, la acidez presente en muchas de estas mezclas, puede resultar dañina para el esmalte de los dientes y provocar caries, como sucede con el consumo de dulces.

Descubre más sobre: La importancia del desayuno

Principales beneficios del consumo de agua

  • El agua no tiene calorías.
  • Ayuda a mantener una buena hidratación a lo largo del día.
  • Dentro de un estilo de vida saludable, puede ayudar a mantener un peso adecuado.
  • Ten en cuenta que la ingesta de agua antes de las comidas ha demostrado ser capaz de incrementar la saciedad, según un estudio publicado en la revista Clinical Nutrition ResearchDe este modo se reduce el riesgo de picar entre horas alimentos poco saludables.

¡Importante!

Beber mucho líquido

El agua sin gas sigue siendo la opción número uno y una forma de hidratación muy recomendable.

Si bien el consumo de agua tiene importantes beneficios sobre la salud, es primordial aclarar que no debe consumirse en exceso. Como todos los extremos, tomar demasiada agua acarrea riesgos para la salud. Esto incluye:

  • Hiponatremia.
  • Sudoración excesiva.
  • Muerte por consumo excesivo de agua.
  • Insomnio (ya que será necesario levantarse a orinar muchas veces).

Sabiendo lo anterior, lo mejor es beber en función de nuestras necesidades y particularidades y, además, dividir las tomas para varios momentos del día. De este modo, el organismo puede procesarlo correctamente, sacando al máximo sus beneficios.

La falta de agua condiciona la salud

Del mismo modo que una hiperhidratación resulta nociva para el organismo, una deshidratación es capaz de tener un desenlace fatal. Sobre todo en periodos de calor y estivales es especialmente peligrosa. Beber menos agua de la necesaria genera una reducción de la volemia que puede terminar con la aparición de trastornos cardiovasculares agudos, además de cursar con una mala capacidad de controlar la temperatura corporal.

Para evitar dicha situación es preciso consumir en torno a 2 litros de agua de forma diaria, repartidos en varias tomar. Hay que evitar también el consumo de bebidas alcohólicas, ya que podrían favorecer la deshidratacion. Los refrescos tampoco resultan adecuados por su elevado contenido en azúcares, edulcorantes y aditivos. Son capaces de alterar la microbiota y el estado de salud.

La ingesta de agua no hace perder peso

Por último, es importante tener presente que NO existen estudios que avalen que la ingesta de agua por sí sola sea beneficiosa para perder peso. Si estás buscando bajar de peso, lo mejor es que consultes con tu médico y un nutricionista. Así podrás conocer como alcanzar dicho objetivo de manera eficaz y saludable.

Te podría interesar...
¿Qué le sucede a tu cuerpo si sufres deshidratación?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Qué le sucede a tu cuerpo si sufres deshidratación?

Cuando el organismo sufre deshidratación se producen una serie de reacciones negativas en su funcionamiento. Conoce los riesgos y cómo identificarl...



  • Stookey, J. D. (2010). Drinking water and weight management. Nutrition Today, 45(6), S7-S12.
  • Iglesias Rosado C., Marín Villarino AL., Martínez JA., Cabrerizo L., et al., Importancia del agua en la hidratación de la población española: documento FESNAD 2010. Nutr Hosp, 2011.
  • Jeong JN., Effect of pre meal water consumption on energy intake and satiety in non obese young adults. Clin Nutr Res, 2018. 7 (4): 291-296.