Beber alcohol en el embarazo cambiaría la forma del cerebro de los bebés, según estudio

El cerebro de los fetos cambia en áreas muy importantes para el desarrollo cuando la madre toma alcohol durante el embarazo. Este nuevo estudio lo certifica. Te lo contamos.
Beber alcohol en el embarazo cambiaría la forma del cerebro de los bebés, según estudio
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto.

Última actualización: 22 noviembre, 2022

El alcohol en el embarazo es una de las sustancias prohibidas para las madres que están gestando. Y aunque este conocimiento ya era parte de las recomendaciones médicas, un nuevo hallazgo da cuenta del efecto temprano que tendrían las bebidas alcohólicas en los fetos.

Todavía sin publicar, pero ya presentada en la reunión anual de la Sociedad Norteamericana de Radiología, la investigación liderada por Gregor Kasprian especifica que el cerebro fetal se modifica con pequeñas cantidades de alcohol que ingiera la madre. Este efecto sería evidente ya desde la mitad de la gestación y tendría consecuencias a largo plazo.

Según el científico, no solo hay que considerar las connotaciones biológicas de este descubrimiento. También hay que poner sobre la mesa la realidad de la disponibilidad y accesibilidad de las drogas en ciertos países.

El consumo de alcohol durante el embarazo no es algo marginal. Según los autores del estudio, hasta casi el 10 % de las madres toman alguna bebida alcohólica mientras dura la gesta.

¿De qué se trató el nuevo estudio sobre el alcohol en el embarazo?

El Dr. Kasprian dio detalles sobre la modalidad que emplearon para llevar adelante la investigación con los fetos. Se valieron de imágenes de resonancia magnética, ya que este método no usa radiación nociva.

La población se constituyó con 24 fetos que tenían entre 22 y 36 semanas de gestación. Sus madres contaban con el antecedente de haber consumido algo de alcohol durante el embarazo.

Para hacer la comparación, también se realizaron resonancias magnéticas a otros 52 fetos cuyas madres no se habían expuesto a bebidas alcohólicas. En el grupo de madres que sí habían tomado alcohol, el promedio de consumo era de menos de una bebida a la semana.

Tras realizar las resonancias, los resultados más notorios fueron los siguientes:

  • Los fetos expuestos al alcohol tenían un puntaje de maduración menor, en comparación con el otro grupo. Es decir, su desarrollo cerebral dentro del vientre era más lento.
  • Los fetos expuestos al alcohol presentaban cambios en la estructura cerebral.


¿Qué cambios en el cerebro tienen los fetos expuestos al alcohol?

Según el informe del Dr. Kasprian y su equipo, las resonancias magnéticas evidenciaron cambios notorios en el surco temporal derecho del cerebro y en otras partes del área temporal. Esta región es la que se asocia al comportamiento social, a la integración audiovisual y al desarrollo de lenguaje.

Por diversas investigaciones previas sabemos que el lóbulo temporal juega un rol importante a la hora de procesar información visual y auditiva. Esto nos permite disfrutar la música, dialogar con los demás y hasta regular emociones.

Si bien es difícil establecer los alcances de estas modificaciones cerebrales fetales en la etapa adulta, hay elementos para sospechar que la influencia podría extenderse. Algunos estudios científicos ya han relatado una asociación entre madres con abuso de alcohol y niños que presentan problemas de conducta en su adolescencia y adultez.

Consulta por embarazo.
No todas las imágenes fetales son útiles para obtener datos cerebrales. La ecografía habitual no permitiría obtener los datos que otorga una resonancia.

Otros hallazgos de la investigación

Las resonancias magnéticas también hallaron un aumento del tamaño del cuerpo calloso del cerebro y una reducción en la zona periventricular. El cuerpo calloso es una estructura que conecta ambos hemisferios cerebrales, mientras que la zona periventricular es la región alrededor de los ventrículos (estos son espacios con líquido cefalorraquídeo).

La afectación del cuerpo calloso derivaría en síntomas muy diversos. Al tratarse del área de conexión entre hemisferios, se podrían notar problemas en aspectos tan disímiles como el procesamiento de datos numéricos y la personalidad.

Por otro lado, la zona periventricular es un sitio de nacimiento de neuronas. Los expertos creen que su reducción sería un signo de menor producción de células para el cerebro. Esto explicaría, en parte, por qué los fetos de madres alcohólicas tienen un desarrollo más lento.

Parece que la exposición al alcohol durante el embarazo coloca al cerebro del feto en un camino alterado de desarrollo que difiere del camino normal.

~ Dr. Kasprian ~

¿Cuánto alcohol es perjudicial en el embarazo?

La recomendación de rigor es no consumir alcohol durante el embarazo. Muchos médicos coinciden en el hecho de que no hay dosis segura de la sustancia para las mujeres encinta.

Sin embargo, algunas investigaciones parecen contradecir esto y postulan que pequeñas cantidades no serían suficientes para provocar cambios en los fetos. Estas afirmaciones, si bien están validadas por investigaciones y publicaciones científicas, no dejan de ser polémicas.

Según Elizabeth Armstrong, no hay evidencia contundente de que el consumo ocasional de alcohol derive en un síndrome fetal alcohólico. Inclusive, la doctorada insiste en que las recomendaciones estrictas para las mujeres no hacen más que generar temor y ansiedad, sin poseer un efecto beneficioso.

Un estudio científico del año 2012 también apunta en la misma dirección. De acuerdo con sus autores, los hijos de madres que consumieron pocas cantidades de alcohol no mostraron deficiencias cognitivas, al menos hasta los 5 años de edad.

A pesar de esto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) son contundentes. No hay una cantidad mínima segura. La institución gubernamental recalca que las madres no deberían ingerir nada de alcohol en la gestación.

El National Health Service (NHS) del Reino Unido tampoco recomienda la ingesta de alcohol en el embarazo. De acuerdo con sus expertos, no hay una dosis de seguridad en este caso y la actitud más certera sería no tomar la sustancia, debido a que no hay elementos suficientes para descartar el daño fetal.

Bebidas alcohólicas.
Las instituciones oficiales desaconsejan cualquier cantidad de alcohol durante el embarazo.


¿Qué debo hacer si estoy embarazada?

Es muy probable que, si estás embarazada y consultas a tu médico sobre la posibilidad de tomar alcohol, el profesional te diga que no lo hagas. Ese es el consejo más respaldado por la ciencia, a pesar de las divergencias que pueda haber con algunos estudios aislados.

La sola posibilidad de dañar el cerebro del feto debería ser una advertencia. Si no hay una dosis segura establecida con claridad, entonces hay que optar por eliminar la sustancia de la dieta en su totalidad.

Te podría interesar...
Cualquier cantidad de alcohol durante el embarazo puede dañar al bebé, dice estudio
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cualquier cantidad de alcohol durante el embarazo puede dañar al bebé, dice estudio

El consumo de alcohol durante el embarazo entraña graves peligros, ya que puede generar anomalías en el bebé que permanecerán toda la vida.



  • Armstrong EM. Making Sense of Advice About Drinking During Pregnancy: Does Evidence Even Matter? J Perinat Educ. 2017;26(2):65-69. doi: 10.1891/1058-1243.26.2.65. PMID: 30723369; PMCID: PMC6353268.
  • Restrepo, Francisco Javier Lopera. "Funciones ejecutivas: aspectos clínicos." Revista Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Neurociencias 8.1 (2008): 59-76.
  • Schoeps, Anja, et al. "Prenatal alcohol consumption and infant and child behavior: Evidence from the Growing Up in New Zealand Cohort." Early human development 123 (2018): 22-29.
  • Skogerbø, Å., et al. "The effects of low to moderate alcohol consumption and binge drinking in early pregnancy on executive function in 5‐year‐old children." BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology 119.10 (2012): 1201-1210.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.