4 beneficios de consumir horchata

Te vamos a mostrar los principales beneficios del consumo de horchata para la salud. Para ello ha de consumirse con moderación, dando prioridad al agua.
4 beneficios de consumir horchata
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 08 junio, 2022

La horchata es una bebida natural de la Comunidad Valenciana que resulta muy refrescante, sobre todo durante el periodo estival. Se trata de una preparación energética, ya que contiene una buena cantidad de carbohidratos en su interior. Sin embargo, no estamos hablando de glucosa, sino de sacarosa y almidón. Por este motivo, la digestión de los mismos será un poco más lenta, afectando menos a las glucemias sanguíneas.

Antes de comenzar, es importante destacar que la mejor herramienta para garantizar un buen estado de hidratación es el agua mineral natural. De todos modos, en algunas ocasiones se pueden incluir otras bebidas refrescantes, aunque con moderación. Eso sí, es importante evitar los refrescos azucarados. Estos se han relacionado con un mayor riesgo de desarrollar patologías complejas dada su alta concentración en hidratos de carbono de alto índice glucémico.

Beneficios de la horchata

Aceite de oliva en rama o sin filtrar: usos y recomendaciones
La horchata puede incluirse con moderación en una dieta equilibrada.

A continuación, te vamos a mostrar cuáles son los principales beneficios de consumir horchata con cierta regularidad. Para experimentarlos será clave conseguir introducir la bebida en el contexto de una dieta equilibrada y variada. Cualquier déficit de nutrientes podría provocar alteraciones en el buen funcionamiento del cuerpo humano, por lo que es algo que se debe evitar.

Podría favorecer la función inmune

La horchata cuenta con vitamina C en su interior. Este nutriente es clave para conseguir que el sistema de defensa del organismo ejerza su cometido de manera correcta. Estimula la inmunidad innata y adaptativa, tal y como evidencia una investigación publicada en la revista Nutrients. De este modo, se consigue reducir la incidencia de las patologías infecciosas, e incluso mejorar el control sintomatológico de las mismas.

Ahora bien, hay que destacar que para mantener los niveles de vitamina C en rangos adecuados no solo basta con consumir horchata. Lo mejor es asegurar la presencia de los alimentos de origen vegetal en la dieta. Algunos, como los cítricos y las fresas, son buena fuente de este elemento. Así, se conseguirá satisfacer los requerimientos.



Es fuente de antioxidantes

Como buen producto vegetal, la horchata cuenta con fitoquímicos con capacidad antioxidante en su interior. Hasta las vitaminas C y E que concentra podrían ejercer esta función llegado el caso.

Dichos elementos consiguen neutralizar la formación de los radicales libres y su posterior acumulación en los tejidos del organismo. De esta manera, disminuye el riesgo de desarrollar patologías complejas, según un estudio publicado en European Journal of Medicinal Chemistry.

De hecho, se considera determinante el aporte diario de antioxidantes para lograr mantener un buen estado de salud. Es cierto que algunos de estos elementos se pueden sintetizar en el medio interno, pero no suelen ser suficientes para compensar los mecanismos inflamatorios y oxidativos que tienen lugar a diario.

Podría mejorar la digestión

4 beneficios de consumir horchata
La fibra presente en la horchata podría mejorar el funcionamiento de los intestinos.

La horchata también cuenta en su interior con una serie de enzimas que pueden facilitar la digestión posterior. Mejora la acción de la fibra soluble en el intestino, elemento que ha demostrado ser muy positivo para cuidar de la microbiota.

Conseguir una fermentación óptima de la fibra es clave para que las bacterias que habitan en el tubo se mantengan funcionales. De lo contrario, se podría perder densidad microbiológica, lo que a medio plazo incrementa el riesgo de disbiosis.

Hasta se puede mencionar que la horchata podría actuar positivamente a la hora de reducir la formación de gas en el medio interno. También es útil contra las diarreas, siempre y cuando estas no estén condicionadas por el consumo de algún tóxico procedente de los alimentos. Eso sí, en estos casos es siempre positivo consultar primero con el médico y asegurar sobre todo un buen estado de hidratación.



No cuenta con lactosa ni gluten

Esto quizás no sea un beneficio como tal, pero es algo importante a mencionar. La horchata puede ser consumida por personas con intolerancia a la lactosa y con problemas con la digestión del gluten, ya que no contiene ni el azúcar ni la proteína.

Es poco probable que termine generando alteraciones gástricas o intestinales, por lo que casi cualquier persona puede refrescarse con ella. Ahora bien, no se debe olvidar que es energética. Siempre hay que asegurar un equilibrio calórico de forma diaria en la pauta.

La horchata es una bebida que puede generar varios beneficios

Como has visto, la horchata es una bebida refrescante que se puede incluir con moderación en la dieta, ya que cuenta con beneficios para la salud. No obstante, hay que destacar que las variedades industriales sí pueden contener cantidades elevadas de azúcares añadidos, algo que se debe evitar. En este caso se podría generar un impacto negativo sobre el funcionamiento del metabolismo, lo que cause daños a medio plazo.

Por último, no olvides que el líquido de preferencia es el agua para consumir a diario. El resto de las alternativas pueden ser válidas para un momento puntual, pero siempre incluidas dentro del contexto de una dieta equilibrada y variada. Al final, lo determinante es evitar que se genere un déficit nutricional que pueda condicionar la eficiencia en el medio interno.

Te podría interesar...
Alimentos que no se pueden combinar con refrescos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Alimentos que no se pueden combinar con refrescos

En este artículo sumamos otro motivo para no beber tantos refrescos: los alimentos que no deberías combinar con ellos.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.